Últimos temas
» Afiliación hermana
Jue Abr 28, 2016 9:26 pm por d-conanmx

» ¿Todo es Posible si lo intentas?
Sáb Jul 11, 2015 8:03 am por Melisa_chan0

» Bannea al usuario de arriba
Sáb Abr 18, 2015 8:38 pm por Eagle calm

» EL REINO DEL PUNT, EL PARAÍSO DE LOS FARAONES de J A Falcón
Miér Mar 04, 2015 3:29 pm por libros15

» [P] Como una flor marchita.
Mar Feb 03, 2015 7:52 am por Kurenea

» La chispa de Alhza
Lun Feb 02, 2015 9:24 pm por yuske

» [P] A mi perro el Balto
Dom Feb 01, 2015 7:33 pm por Melisa_chan0

» Acciones
Mar Dic 30, 2014 3:37 am por Eagle calm

» Inicio y normas.
Mar Dic 23, 2014 2:14 pm por Eagle calm

» Preguntas y respuestas
Lun Dic 22, 2014 6:35 pm por Eagle calm

» [Reseña] Cementerio de Animales - Stephen King.
Lun Dic 22, 2014 4:06 pm por Kurenea

» Solicitudes de entrada.
Sáb Dic 20, 2014 2:47 pm por Kurenea

Ver más afiliados
Ver menos afiliados
Licencia Creative Commons
Todas las obras expuestas en este foro estan bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

[E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por yuske el Sáb Feb 23, 2013 10:32 pm

Bendito sea mi móvil que me permite leer en las situaciones más aburridas

Por mi parte yo no recordaba lo del capítulo 9 me alegra mucho volver s leerlo y recordar a esa compañera peluda que tendrá kotaro y si mi memoria no me falla creo que su nombre era kitsu.

Me llama mucho la atención la relación de kotone y kotaro casi tanto como la de Reeny mangetsu definitivamente son mis parejas favoritas.

Y bueno No me queda más que esperar por lo que viene.




avatar
yuske
Admin

Mensajes : 1141
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 26
Localización : En un lugar de la mancha
Insignias :





Ver perfil de usuario http://alzerath.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por Izanagi el Sáb Mar 02, 2013 4:22 pm

Lo siento Yuske pero tu memoria te falló ya que ese no es su nombre jajaja. Gracias por sus comentarios, como Kotaro y cia dejamos atras Eliopolis para volver de nuevo al desierto, el destino marcado Hjarta. Sin embargo el camino que transiten puede llevarlos a un destino insospechado.

Basta de palabrerío innecesario, a continuación el capítulo número 11 de esta historia.

Capítulo 11: Emboscada y Empatía :


- Si es mi mascota tendría que ser yo él que lo monte- se quejó Kotaro, el grupo de viajeros ya estaba en su segundo día de caminata tras la partida de Eliapolos. Sin embargo los temas de discusión habían girado en un solo punto. El nuevo “miembro” del grupo.

- Sería muy cruel de nuestra parte hacer que Foxi tenga que cargar a alguien tan pesado como tú todo el viaje, sin embargo yo no supongo ningún problema, ¿verdad Foxi?- Kairi hablaba tanto con su hermano como con el zorro demoníaco que la llevaba.

- ¿Foxi?- preguntó Kotaro con sorpresa- Por si no lo notaron es una hembra, en serio Kairi no puedes ser tan tonta para poner un nombre así- otra queja por parte del joven- Tienes muy poca imaginación.

- Foxi es un nombre tanto para mujer como para hombre- salió a hablar Kotone con mal genio- además, ¿Quién eres tú para criticar un nombre?, eres un borde, TONTO- Kotaro miró con desconcierto a su compañera einherjer.

- Yo no le puse nombre a Foxi, fue Kotone- le comunicó Kairi, el joven entendió el porque del enojo de la chica ante la critica del nombre, sabía que ella esperaba una disculpa sin embargo no desaprovecharía esa oportunidad de poder criticar a la chica.

- Si ya veo, la verdad es que no entiendo como no me di cuenta- dijo Kotaro con tono despreocupado, una sonrisa burlona cruzó su mirada- Solo alguien como ella puede poner un nombre tan estúpido- le dijo, el filo de la espada de la chica obligó al joven a detenerse, unos milímetros separaban el cuerpo de Kotaro del arma de Kotone.

- Ten cuidado ya que con lo estúpida que soy tal vez no me doy cuenta como muevo mi espada y te termine cortando- le amenazó con una cara que podría asustar hasta el mismísimo Satanás, Kotaro asintió con su cabeza totalmente atemorizado.

Delante de todo, sin tener intención alguna de participar en la conversación, Kame indicaba el camino, ya la noche estaba por caer lo que significaba que pronto detendrían su viaje por ese día.

- Mocoso, ve a buscar algo que cenar antes de que se haga demasiado oscuro- le indicó Kame a Kotaro, sabía que al instante recibiría una queja del joven así que al no tener intención de escucharla agregó con rapidez- ¿acaso prefieres seguir siendo humillado por tú hermana y Kotone?- preguntó mordaz.

Kotaro refunfuñó algo contra Kame sin embargo accedió a cumplir lo pedido, Kairi y Kotone empezaron a armar las recientemente compradas tiendas de campaña mientras que Kame se encargó del fuego.

- Vamos Foxi- le dijo Kotaro olvidando que no le gustaba ese nombre, el zorro le lamió la cara antes de obligarlo a motar. Después de largar un suspiro el joven einherjer se dirigió a Kame- Volveremos en una hora cuanto mucho si tardamos más es que nos perdimos así que dile a mi hermana que se prepare a buscarn…- no terminó de hablar ya que el zorro se había largado en la búsqueda de comida, la velocidad del demonio todavía sorprendía a todos, ya que dejó al grupo boquiabiertos ante la desaparición de tanto al criatura como el que la montaba.

- Es sorprendente- murmuró Kotone- es incluso más rápido que tu hermano- le explicó a Kairi, quien no podía notar la diferencia ya que sus ojos no eran lo suficientemente agudos como para verlo- Ahora mismo su habilidad parece inútil, teniendo en cuenta que puede luchar montado- dijo refiriéndose al poder de einherjer del joven.

- Te equivocas, la habilidad del chico es lo que lo hace poder ser capaz de luchar montado a ese demonio- le rectificó Kame a su aprendiz, al ver el interrogante en el rostro de Kotone no pudo evitar ser más especifico- Es como tu cuando luchaste contra Kotaro, a pesar de que podías ver sus movimientos tu cuerpo no lograba responder a semejante velocidad, si tu estuviera sobre el lomo de ese demonio cuando corre no podrías siquiera moverte.

- Entonces Foxi y mi hermano se complementan perfectamente- entendió Kairi, Kame asintió con su rostro- De verdad que es genial- exclamó sin vergüenza a demostrar su admiración por su hermano.

- Yo soy mucho más genial- declaró Kame en tono burlón- Ahora bien preparen todo para la comida, cuando llegue el mocoso ya tiene que estar todo listo para cocinarse- le ordenó.

- ¡¡SI!!- exclamaron Kotone y Kairi con entusiasmo.



Ya la noche había llegado, en el recién formado campamento dos carpas estaban ocupadas por los viajeros, en una Kairi y Kotone dormían profundamente en la otra Kame y Kotaro hacían lo mismo.

Acurrucado en las cercanías de lo que había sido una fogata el zorro demoníaco intentaba conciliar el sueño. Sin embargo unas fuertes pisadas intentaban arruinar la paz que se había producido en la zona haciendo que Foxi se levantara al instante alertado gracias a sus instintos animales. El zorro empezó a aullar con la intención de despertar a su dueño, como así también a los compañeros de él.

- Mocoso, ya calla a esa cosa- le dijo Kame entre sueños, Kotaro farfulló unos insultos hacía el demonio que servía como su mascota, después de pelear contra su bolsa de dormir por unos minutos el joven se vio libre para atender a Foxi. Sin embargo al abrir la puerta de la tienda de campaña todo lo único que sintió fue un agudo dolor de cabeza y un desvanecimiento total de su ser.


Ya era de día cuando recuperó la conciencia, el causante de su despertar habían sido los húmedos “besos” del zorro, la luz del sol invadió sus retinas obligándolo a retrasar un poco la apertura de sus ojos. Al empezar a acostumbrarse a la luz empezó a sentir todo el dolor que tenía en su cuerpo.

Mientras que con un pequeño gesto alejaba a Foxi de su lado Kotaro se incorporó para ver lo que había pasado a su alrededor, una de las carpas estaba desarmada y había bastante desorden, sin embargo solo una persona de las tres que viajaban con él estaba allí.

Sentada sobre un tronco una lastimada Kotone luchaba por encender la fogata que había ardido en la noche anterior. Kotaro no pudo evitar notar que unas cuantas vendas tapaban partes del cuerpo de la chica. Esta tardó unos segundos en notar el despertar del joven y al hacerlo no lo recibió con la mejor cara.

- Por fin despiertas- le dijo Kotone sin interés- ¿Cómo está tu cabeza?- le preguntó sin siquiera dirigirle la mirada, recién en ese momento Kotaro notó la venda que cubría la parte superior de su cabeza- Tuve que vendarlo para detener la hemorragia, ya es un milagro que no te hallas muerto por el golpe.

- Ya casi no me duele- mintió- gracias por vendarme- lo único que recibió como respuesta de la chica fue un encogimiento de sus hombros, como restándole importancia. El joven intentó refrescar su memoria para recordar que había pasado sin embargo nada llegaba a su mente, el dolor de cabeza no colaboraba en la búsqueda- ¿Qué paso?

- Nos emboscaron, fue un grupo de gigantes de mediana clase, creo que había uno que otro de fuego entre ellos- le contestó Kotone- Llegaron a mitad de la noche y nos atacaron, tú caíste primero ya que cuando te atacaron todavía no nos habíamos dado cuenta de su presencia- un vago recuerdo llegó a su mente- Se llevaron a tu hermana y a Kame.

No tardo ni un segundo más en darse cuenta de gravedad de la situación en la que se encontraban. No le preocupaba Kame, era alguien fuerte y sabría salir de esto sin embargo su hermana…. Su pequeña hermana había sido raptada y él ahí perdiendo el tiempo.

- ¡¡¿¿Qué hacemos perdiendo el tiempo??!!- preguntó Kotaro perdiendo la compostura, a pesar de eso Kotone no mostró ni un indicio de haber sido intimidado por el joven, permaneció con la misma tranquilidad que mantenía desde que el joven había despertado- ¡¡No podemos perder el tiempo tenemos que ir a buscarlos!!

- ¿Crees que no lo sé?- preguntó Kotone sin levantar el tono- Sin embargo no es tan fácil, primero que nada no sabemos a donde han ido y segundo estamos hablando de un grupo de gigantes, los que nos vencieron solo fueron un grupo de avanzada, seguramente sean el doble o triple cuando se reúnan en grupo, además de que los gigantes nunca toman rehenes, deben estar trabajando para alguien en especial, hay que considerar todo antes de hacer un movimiento así- la tranquilidad de la joven logró enfadar aún más a Kotaro.

- ¿Qué propones?, ¿No salvarlos?- preguntó con sarcasmo, el rostro enfurecido de Kotaro se cruzó con el de la chica- Tu no entiendes, no podrías entender lo que es saber que tu hermana…- las palabras de Kotaro fueron detenidos por cachetazo provocado por Kotone, ya la joven no mantenía un gesto de impasibilidad más bien alternaba entre el enojo y la tristeza.

- ¿Qué mierda sabes si entiendo o no?- preguntó Kotone indignada, Kotaro quedó estático al ver el gesto de la chica, su atención quedo fijada en los ojos de la joven. Eran idénticos a los que había puesto al ser rechazada por Kame- En vez de decir tantas estupideces piensa en una forma de rastrearlos.

- Lo siento- dijo Kotaro realmente apenado, con cansancio se sentó en el tronco, la herida de su cabeza le estaba a empezando a pasar factura sin embargo lo que de verdad lo había “golpeado” habían sido los ojos de Kotone, esos ojos que tanto le había llamado la atención otra vez habían aparecido eran su mejor consuelo- No debí decirte eso, perdóname Kotone- se disculpó nuevamente, los ojos de la einherjer se abrieron desmesuradamente al escuchar la última frase, de la misma forma que un ligero sonrojo inundó su cara.

- Ya te dije que no te preocupes por tonterías, ahora piensa alguna de forma de encontrarlos, intente que Foxi los encontrara por el olor, pero parece que no esta adiestrado para hacer eso, no nos servirá para rastrearlos.

Kotaro suspiró, nunca se le hubiera ocurrido que Foxi pudiera olerlos, es decir ¿Quién sería capaz de encontrar a otra persona guiándose solo por su olor?.... una idea cruzó fugazmente por su mente, con la misma velocidad que usaba un chico para entrar a una juguetería Kotaro se lanzó a su mochila, empezó a revolverla sin cuidado, las cosas volaban de allí a todos lados sin embargo Kotaro seguía sin encontrar lo que buscaba. Tardó unos minutos en encontrar el objeto deseado sin embargo al hacerlo se lo mostró a Kotone con una gran sonrisa.

- ¿Bombas de olor?- preguntó Kotone sin entender el plan del joven, no lograba descifrar que podía hacer con esas pequeñas piedras que lo único que hacían era producir una fuertísimo olor- ¿Qué haremos con eso?

- Llamar a un verdadero rastreador- le contestó Kotaro sabiendo que el dueño de esas piedras lograría encontrar a su hermana- ¡¡Ya voy Kairi!!- dijo mientras rompía la piedra con su mano, ni Kotaro ni Kotone sintieron olor alguno, por unos momentos el joven pensó que estaría defectuosa y una gran abatimiento lo invadió sin embargo al ver como un especie de estornudo salía de la boca de Foxi se sintió seguro- Por favor Quince, necesito de tu ayuda- murmuró para si.


Agradecido de cualquier mensaje (de cualquier índole y motivo) a continuación sobre esta historia (?)... jajajaja.

Saludos: Izanagi
avatar
Izanagi
Escudero de palabras

Mensajes : 209
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Insignias :





Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por yuske el Sáb Mar 02, 2013 6:38 pm

Lo siento Yuske pero tu memoria te falló ya que ese no es su nombre

Rayos.

Gran capitulo iza, no tengo que decir que no lo recordaba en absoluto (ja! con razon me equivoque en el nombre)

Lo que se viene me parece que sera algo bastante movido.

En fin, ha sido un capitulo bastante agradable ahora toca esperar por el siguente.




avatar
yuske
Admin

Mensajes : 1141
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 26
Localización : En un lugar de la mancha
Insignias :





Ver perfil de usuario http://alzerath.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por Izanagi el Miér Abr 10, 2013 2:37 pm

Más de un mes que no actualizo, así que paso a poner un nuevo capítulo.
Spoiler:


Capítulo 12: Caza al cazador y Rastreo





Ya dos horas habían pasado desde que Kotaro había roto la bomba de humo sin embargo nada había pasado, los nervios estaban consumiéndolo, cada ruido que escuchaba ilusionaba al joven con la posible llegada del cazador. Sin embargo al pasar los minutos y nadie llegar las intranquilidad volvían a dominar su
ser.

Por su parte Kotone solo se entretenía haciendo algunos de los ejercicios mentales que Kame le había asignado. Foxi caminaba en círculos rodeando a Kotaro, se la veía tan preocupada como los dos einherjer, no había duda de que entendía la situación a la perfección.

-¿Sabes lo gigantesco que es el desierto?- le preguntó Kotone a Kotaro después de terminar todos su ejercicios por segunda vez consecutiva- es imposible que este tan cerca de nosotros como para poder oler la bomba, si hubiera sido así ya estaría aquí, tenemos que pensar otra forma de encontrar a Kame y Kairi.

-Esta por aquí, lo sé- le contestó Kotaro con seguridad- Él es un cazador, lo más probable es que tema a una trampa de nuestra parte, tiene que estar vigilándonos de alguna forma para saber nuestras intenciones.

-¿Cómo sabes eso?- preguntó Kotone desconfiada- Solo estuviste con él por un día, no entiendo como podrías saber como piensa con tan poco tiempo de convivencia- refutó la chica.

-Cualquiera podría haberlo notado, Quince es una persona que ha sobrevivido a muchas cosas, según me dijo la competencia es muy dura entre los cazadores no sería extraño que algunos mataran a la competencia- le explicó Kotaro- lo que estoy pensando es una forma de encontrarlo, necesitamos obligarlo a que nos ayude- le indicó.


-Si es tan buen cazador como dices será imposible que Foxi lo encuentre con su olfato- predijo Kotone- Según tu teoría él esta escondido, tiene que tenernos vigilados de alguna forma o no sabría que planeamos, si no apareció todavía es por la misma razón que te contrató, no puede con Foxi- Kotone detallaba todo recibiendo toda la atención por parte de Kotaro- Si es así tengo una idea- sonrió mientras se incorporaba.

----------------------------------------------------


A un kilómetro de distancia de donde Kotaro y Kotone discutían su plan, Quince esperaba. Se había sorprendido mucho al recibir la notificación por parte de sus lobos sobre la utilización de las bombas de humo que le había dado a Kotaro.

La desconfianza era lo que le había llevado a sobrevivir tanto tiempo por eso al principio pensó lo peor de Kotaro. Ya su acción con el demonio había sido extraña, de la misma forma de que no había tomado el dinero y le había dejado el GPS al dueño de la taberna para que se lo devolviera. Sin embargo tres días después había usado la bomba de olor en una zona donde una joven y el demonio
que le había encomendado a matar estaban junto a él.

Después de desconfiar de Kotaro pensó que tal vez hubiera sido raptado por otro cazador (la chica) y que lo estaba usando como carnada para atraerlo. Si era así debía rescatar a Kotaro ya que estaba metido en un problema por su culpa. El problema radicaba en que junto con la joven esta el demonio que Kotaro tenía que habermatado. No podía enfrentarse a esa criatura lo que significaba que no podía hacer nada mientras ese demonio estuviera allí.

A pesar de que no podía ver al trío de seres sabía lo que hacían gracias a sus olores, sus lobos podían diferenciarlos, a pesar de que estuvieran dentro de la zona de influencia del fétido olor de la bomba.

Permanentemente su mente estaba conectada con la del jefe de la manada, su lobo llamado Yrient.De esa forma sabía de cada movimiento por parte de Kotaro y compañía.

-Se que las posibilidades de que Kotaro nos haya llamado para pedirnos ayuda son grandes sin embargo mientras haya una minina posibilidad que sea una trampa no nos arriesgaremos- le contestó a su lobo- Se que Kotaro sabe que estoy por aquí, si es así solo tiene que atraparme- murmuró complacido por el reto.

Los minutos pasaron y nada había cambiado sin embargo de un momento a otro Quince fue advertido de que algo pasaba en el lugar que vigilaban.

-¿¿Cómo que tanto Kotaro como el demonio desaparecieron de la nada??- preguntó Quince mientras se paraba sorprendido, no podía creer que hubieran logrado perder la pista de sus lobos- Su velocidad- recordó al instante, solamente por unos segundos desaparecería de su olfato, cuando se estabilicen a la velocidad de Kotaro pronto podrían rastrearlo.

Otro aviso llegó a la cabeza de Quince, dos bombas de olor más que se habían tirado juntándolo con la primera cubrían una zona de 20 kilómetros a la redonda. A pesar de los nuevos olores que habían aparecido los lobos habían podido reencontrar a Kotaro y el demonio Zorro. Estos estaban completamente separados entre ellos, a una distancia tan lejana a la de la chica que sería
imposible que se acercaran a ella sin que ellos pudieran escapar.

-No se que traman pero esta es nuestra oportunidad de atrapar al tercer olor-les indicó a sus lobos mientras se montaba a Yrient- Apenas sientas un movimiento de parte de Kotaro o el otro demonio me lo notifican y escapamos, ¿me entendieron?- les preguntó al resto de la manada, que contaba con aproximadamente con 12 lobos demoníacos- Yrient tu mantente alerta a la chica, los demás tengas sus narices dirigidas en Kotaro y el demonio- le ordenó- ¡¡Vamos!!

--------------------------------------------------------


Solaen medio del desierto Kotone esperaba, si su plan había salido bien pronto aparecería ese cazador llamado Quince rodeado por una manada de lobos. Lo más probable es que quisieran inutilizarla para moverla de allí e interrogarla en otro lado, su deber era ganar tiempo hasta que Foxi y Kotaro aparecieran y rodearan a Quince.

Sus impecables sentidos la alertaron de una par de flechas que volaban hacía suposición, con su gran agilidad sacó su espada y rompió los objetos amenazantes mientras ellos volaban contra ella. Sin embargo notó tarde como otra flechavolaba detrás utilizando a las primeras como señuelo.

-Necesitas más que eso para atraparme- murmuró al ver como a escasos milímetrosde ella la flecha se prendía fuego. El tinte rojo que había dominado los ojos de Kotone demostraban que había utilizado su habilidad para salvarse, otra muestra era el cansancio que había aparecido a su cuerpo de manera repentina- Me cuesta demasiado crear fuego con otra parte de mi cuerpo que no sea la mano-
pensó para si sin quitar su posición defensiva, no era tan ingenua como para pensar en que ya todo terminaría allí- ¡¡Vamos ven aquí!!- le incitó.

De la nada dos lobos atacaron sus laterales, con el canto de su espada Kotone golpeó a uno haciendo un ágil movimiento que le permitió esquivar al segundo sin embargo dos más aparecieron, uno atacando por el frente mientras que otro por la espalda.

-Si pudiera matarlos sería todo más fácil- pensó para si Kotone, estaba preocupado si esto seguía así no podría hacer el tiempo suficiente para que Kotaro y Foxi llegaran a auxiliarla- Hasta que no encuentre a Quince ellos no podrán venir, tengo que acabar con esto- sus ojos volvieron a convertirse en rojos, su espada se cubrió de fuego cosa que asustó al lobo que lo atacaba por detrás y lo obligó a detenerse, por delante el otro venía con clara intención de atacarla sin embargo cuando la mano de Kotone se cubrió de fuego el lobo tuvo la misma decisión que su compañero.

La situación no era para nada favorable para la chica, estaba rodeada completamente por los cuatro lobos y para colmar la situación los otros ocho aparecieron y con ellos a Quince montado en Yrient.

-¿Quién eres y porque me has llamado?- preguntó Quince con voz seria, Kotone nose dejó asustar y con su propia mirada desafió al cazador- No pareces una cazadora aunque se nota que tienes muchos demonios muertos con esa espada.

-Mato a cualquiera que se interponga en mi camino- le contestó la joven einherjer- En cuanto a mi nombre puedes llamarme Kotone Hichigawa, soy una….-sabía que palabra debía usar sin embargo le costaba decirla por eso prefirió usar un “sinónimo”- compañera de Kotaro.

-¿Compañera?, ¿Acaso eres su hermana?- preguntó Quince desconfiado, la mirada penetrante del joven cazador no se apartaba de la chica- No se parecen mucho.

-No soy su hermana- le contestó- ¿Acaso eres sordo? Soy su C-O-M-P-A-Ñ-E-R-A y si quieres mantener tu vida te aconsejo que no me vuelvas a involucrar en la misma familia de ese tipo- le amenazó.

-Pues él no me dijo nada de una compañera- le dijo con desconfianza- Ah- pareció recordar- me dijo que viajaba con su hermana y una persona, pero pensé que esa persona sería un hombre- agregó, Kotone sabía que Quince desconfiaba de ella, de la misma forma que no estaba en la mejor posición- ¿Para que me llamaron?

-Necesitamos tu ayuda, según Kotaro tu podrías rastrear a unos monstruos que raptaron a nuestros compañeros- le explicó- Obviamente serás bien recompensado- le dijo intentando tocar la fibra monetaria del tipo.

-Puede que me estés diciendo la verdad sin embargo esta situación es muy rara como para poder creerles que necesitan mi ayuda- Su cara se giró hacía uno de sus lobos- ¿siguen en la misma posición Kotaro y el demonio?- la respuesta pareció ser satisfactoria ya que una sonrisa cruzó el rostro de Quince- Bien parece que tenemos tiempo como para sedarte, después de un interrogatorio
sabremos con exactitud sus intenciones- Por un segundo se detuvo en el rostrode Kotone- ¿a menos que tengas una prueba de que no quieren matarme?

Una ráfaga de viento cruzó en encuentro, los ojos de Quince se abrieron desorbitadamente al ver como Kotone había desaparecido de enfrente de él y comoahora su lugar era ocupado por Kotaro.

-Porque si te quisiéramos matar nuestra misión estaría completa- le susurró Kotone al oído, estaba montada en Foxi y su espada estaba en el cuello de Quince, la misma amenaza que Kotaro le había hecho ahora ella lo hacía al pobrecazador que no entendía nada de lo que pasaba.

-¿Ya vez como somos buenos?- le preguntó Kotaro con una sonrisa en su rostro,por extraño que pareciera el joven estaba con el torso desnudo, es decir que no tenía nada que tapara su pecho.

-Esto es imposible- murmuró Quince sin entender que pasaba- ¿Cómo están aquí si sus olores están a kilómetros de aquí?- preguntó Quince, Kotone sacó su espada del cuello del joven como gesto de “buena voluntad”- Parece ser que de verdad no quieren matarme- confirmó al ver esto- Sin embargo me gustaría saber como hicieron para burlarse del olfato de mis lobos.

-Ajo- fue la respuesta emitida de por Kotone- Tus lobos nos mantenían vigilados por el olor, sin embargo apenas Kotaro y Foxi se movieron con su velocidad el viento golpeando a sus cuerpos con gran velocidad logró que ocultaran su olor por unos segundos, tiempo que aprovecharon para modificar su olor.

-Yo cubrí mi remera con ajo, haciendo que el fuerte olor quedara impregnada en ella, mientras que Foxi llevaba una balde lleno de ellos- le explicó, esta vez Kotaro- Fue cuestión de dejar mi camisa y el balde en un punto fijo y alejarnos lo suficiente como para que tus lobos pensaran que ese olor era el nuestro.

-Pero sabíamos que las narices de tus lobos estaban bien entrenadas por eso tuvimos que usar las otras dos bombas de olor que nos quedaban para así confundir más sus narices- continuó Kotone- lo único que quedaba era que los dos vinieran hacía aquí por la punta distinta a donde estaban los olores falsos producidos por el ajo, tus lobos estaban tan pendientes en esos olores que no sintieron a los verdaderos hasta que fue demasiado tarde- le dijo Kotone con una gran sonrisa orgullosa de su gran plan.

-Me han vencido- admitió Quince largando un suspiro- El cazador terminó cazado, aunque eso ya no es importante, ¿Qué es lo que necesitan?, no creo que me hayan llamado solo para probarme- dijo poniéndose serio.

-Dice que no importa porque lo he atrapado- murmuró Kotone con leve enojo, mientras tanto Foxi se acercó a oler al mayor de los lobos sin embargo ante un gruñido de él salió corriendo a esconder detrás del joven Kotaro.

-Será mejor que te sientes- le dijo Kotaro con seriedad, Quince asintió y se sentó en una de las ramas que usaban como asientos- Ya que necesitamos de tu ayuda con rapidez iré al grano- la desesperación había vuelto al joven sabiendo que cada minuto que pasaba complicaba a su hermana menor- Un grupo de gigantes nos atacó ayer por la noche, han secuestrado a uno de nuestros compañeros y a mi hermana, necesitamos que los rastrees para nosotros.

-Esta bien, no te preocupes por ser tú te haré un descu…- la voz del joven fue detenida por un gesto de Kotone.

-Una de las personas secuestradas es el einherjer Kame- le aclaró Kotone, los ojos de Quince se abrieron demostrando la sorpresa del joven- Lo han raptado así que deben trabajar para alguien importante, piensa antes de meterte en esto porque tal vez no salgamos vivos.

-¿El pago?- preguntó Quince preocupado, el completo cambio en el rostro del joven fue otra prueba para Kotaro de lo importante que era Kame en ese mundo, parecía que tenía enemigos importantes, sin embargo no le importaba ya que tenía que salvar a su hermana.

-Kotone- le llamó Kotaro- ¿Cuánto dinero puedes ganar por el cuerpo de un gigante?- preguntó, Kotone lo miró curiosa aunque luego pareció entender lo que iba a decir con un leve suspiro de por medio le contestó.

-Si se lo entregas a los Thor pueden darte hasta 1000 monedas de oro- le contestó- Kotaro no iremos en una misión de asalto, solo mataremos a unos pocos y escaparemos con Kame y tu hermana.

-La paga es 30000 monedas de oro como mínimo- contestó Kotaro, la joven lo miró mal sin embargo no dijo nada más- ¿Te parece justo?

-Tu no sabes las consecuencias de mentir en un futuro pago a un cazador- le recriminó Quince- Existe un gremio que…- por segunda vez consecutiva sus palabras fueron cortadas por la voz de uno de los dos jóvenes aunque esta vez fue por Kotaro.

-Te lo pagaré- contestó con una impresionante solemnidad- Tendrás 30 cuerpos de gigantes a tus pies aunque tenga que matarlos yo solo- le dijo.

-No estas solo- le recordó Kotone- Ya escuchaste cazador, 30000 monedas de oro, ¿aceptas?- preguntó.

-Solo necesito una pertenencia de las personas que buscan- le dijo como respuesta- Mientras permanezcan en este desierto sabré donde están- declaró, Kotaro asintió mientras le lanzaba una remera de su hermana, Quince la tomó y se la acercó a Yrient.

El lobo demoníaco olisqueó la prenda y por unos minutos no se movió, nadie hizo movimiento alguno hasta que el lobo dio un gran aullido que les indicó a todos que lo había encontrado.

-Ya se en donde están- contestó Quince- Se lo debo indicar a ese zorro, ¿verdad?- preguntó con una sonrisa, Kotaro asintió con su rostro- Me sorprende que esta pequeña criatura haya sido la que tantas molestias me causó- comentó sabiendo que nadie le contestaría luego tocó la frente del animal.

Pasaron unos segundos hasta que la mano de Quince y la frente de Foxi se separaron, la información había sido trasmitida, ya el zorro sabía donde estaban los gigantes junto con los dos rehenes.

-Han hecho un campamento- le informó Quince- será una misión suicida- agregó sin embargo Kotaro ya no escuchaba con un rápido movimiento se subió arriba de Foxi luego ayudó a que Kotone subiera detrás suyo.

-Tu no te preocupes por eso- le dijo Kotaro ya sobre el zorro- Te esperamos allí para que recojas los cadáveres- le indicó, Quince asintió con su cabeza sabiendo que no podría convencerlo de no cometer esa locura- sujétate fuerte- le ordenó a Kotone, esta asintió tomando a Kotaro de su cuerpo- Nos vemos allí- y sin más desaparecieron de su vista.

-Si Yrient- le contestó al lobo- Yo también le tengo miedo a Kotaro, no me gustaría estar en el lugar de esos gigantes- murmuró- Vamos todos reúnanse, tenemos una misión que cumplir- les ordenó a sus lobos mientras montaba a Yrient- Espero que los cadáveres que recoja sean de gigantes.[/font]




Cualquier comentario se agradece!!

Saludos: Izanagi
avatar
Izanagi
Escudero de palabras

Mensajes : 209
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Insignias :





Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por Izanagi el Jue Mayo 09, 2013 8:17 am

Doble post pero bue, Capítulo 13

Capítulo 13:
Capítulo 13: Asalto y Engaño

- ¿Lista?- preguntó el joven, su compañera lo miró todavía un poco desconfiada y es que desde que le había comentado ese plan no le había gustado en nada.

- Tu eres mucho más fuerte que yo- había usado esa frase para iniciar el relato de su plan lo que ya había hecho que Kotone dudara- Sin embargo no puedes aparecerte así de la nada o todos se vendrán contra ti, yo me encargaré de llamar la atención de los guardias, cuando hayan bajado la guardia tu los vences con tu fuego- le había propuesto.

El plan le parecía demasiado arriesgado teniendo en cuenta de que si ella fallaba y no mataba a los gigantes a tiempo darían la alarma y pronto tendrían a treinta de ellos encima y la verdad era algo que no le hacia mucha gracia.

Ya la noche había caído, dos horas de viaje a lomo de Foxi habían tenido que pasar para llegar a ese lugar. Sumado a eso habían demorado una hora para ver los alrededores y explorar un poco el campamento de los demonios.

Los gigantes habían hecho chozas de madera, no parecía como que fueran a quedarse una sola noche allí sino que esperarían un tiempo de cómo mínimo una semana.

- Esto me da mala espina- le había dicho Kotone a Kotaro al ver los “precarios” hogares de los gigantes- Con esto no hay duda de que estos gigantes trabajan para alguien de arriba.

- Solo tenemos que matarlos- Esa fue la respuesta de Kotaro ante la preocupación- Cuando quede uno le sacaremos la información necesaria- le indicó después.

Según había deducido Kotone, con gran preescisión, unos treinta gigantes conformaban el grupo completo de enemigos, sin embargo al explorar un poco Kotaro había confirmado que solo cinco de ellos estaban montando guardia.

- No me gusta tu plan- le contestó- Sin embargo al ver que no piensas cambiar de opinión, si, estoy lista- le confirmó Kotone, el joven einherjer asintió con su cabeza.

- Recuerda, dos guardias en el frente, uno en cada lado y otro en la parte trasera- le recordó a pesar de que Kotone se lo sabía de memoria- Primero nos encargaremos de….

- Ya se, ya se- le indicó con mal humor Kotone- Solo asegúrate que no tenga que matarlos yo sola a todos- le dijo.

- ¿acaso estas preocupada por mí?- le preguntó Kotaro con intención de molestarla, al ver la fulminante mirada que le dio la chica, Kotaro, prefirió ir a atacar.

Mientras que los ojos de su compañero se teñían de rojo, aumentando así su velocidad en gran medida, Kotone subió a Foxi, sabía que la rapidez era primordial en esta misión y aunque no pudiera luchar montando al zorro demoníaco este se encargaría de trasportarla al campo de batalla en el instante preciso que Kotaro la necesitara.

- ¿Por qué siempre somos nosotros los que tenemos que montar guardia?- preguntó uno de los gigantes, tenía la piel azulada y grandes verrugas ocupaban la mayoría de su cuerpo, su altura rondaba por casi por los siete metros.

- Porque hay un demonio de fuego como capataz- le respondió el otro, este era un poco más bajito, llegaba a los cinco metros de altura, su piel era del mismo color que la de su compañero sin embargo a diferencia de este casi no tenía verrugas- Y el jefe Nrogreningoer esta demasiado ocupado por el recibimiento de Hela como para ponernos atención.

- Seguro que Kotone podría sacar más información que yo de esta conversación- pensó para si Kotaro que permanecía sentado entre los dos gigantes- Siento molestarles las charlas señores pero necesito pasar por aquí y ustedes estorban.

Usando su velocidad como ayuda Kotaro llegó a la altura de la garganta del gigante más alto, las palabras de Kotone inundaron su memoria.

- Para matar a un gigante menor necesitas o quemarlo por dentro vivo o cortarle su cuello, pero para hacerlo tienes que literalmente rebanarle la cabeza- le había explicado.

- Pero no tengo tanta fuerza- retrucó Kotaro recordando su breve pelea con el gigante en Tokio- Es imposible que le rebane la cabeza- especificó.

- Lo sé sin embargo los gigantes producen su voz desde el estomago y lo sacan por su boca gracias a que el sonido rebota en sus cuellos- le explicó Kotone, Kotaro quiso preguntar que tenía que ver pero sabiendo que no obtendría respuesta prefirió callar- Si le haces un agujero en su cuello, yo haré el resto- le indicó.

Ya devuelta en su pelea como Kotone le había pedido Kotaro, con la ayuda de Danshiguraito, le provocó un gran tajo en el cuello, el gigante llevó sus mano hasta allí sin embargo no se escuchó ningún grito de dolor.

- Ahora entiendo, de esta manera no despertaran a los otros- pensó Kotaro en la caída lanzó su katana hacia el cuello del otro gigante provocándole un gran agujero en él.

Cuando el joven llegó al piso ya el primer demonio había caído muerto, la espada de Kotone se había incrustado en la espalda del gigante y desde ella una gran llamarada había quemado todo el interior del cuerpo. El otro enemigo quiso pedir ayuda sin embargo al haber perdido su voz, y siendo una criatura lenta por naturaleza, fue inútil cualquier intento para hacerlo.

Gracias a su velocidad Kotaro recuperó su espada, la cual estaba clavada en el cuello del gigante restante y utilizándola logró herir gravemente sus piernas. El demonio cayó de rodillas quedando a merced de Kotone.

- Muere- murmuró al mismo tiempo que ingresaba su espada dentro del pecho de su enemigo y de ella se formaban grandes llamaradas. Al terminar sacó su espada y se alejó del cuerpo.

Un leve jadeo apareció en la respiración de la chica, a pesar de que lo quiso esconder Kotaro lo notó fácilmente, era imposible no hacerlo.

- Tu eres la única que puede vencerlos- murmuró Kotaro- yo solo estoy siendo un estorbo- dijo antes de lanzar una maldición- No podrás con todos tu sola.

- Solo puedo con estos gigantes menores, es imposible que mueran con heridas que matarían a un humano normal- le contestó- Según creo solo habrá cinco de ellos, los guardias- especificó- Los demás serán de roca, no les afecta para nada el fuego y si tenemos mala suerte y hay algún gigante de fuego, pues bien no podré ganarles en nada.

- Ya veo, parece que estamos en un gran aprieto por mi culpa- le contestó Kotaro, estaba serio y hasta un poco melancólico- Si solo consiguiera más fuerza…

- No quieras dar pena- le pidió Kotone antes de agregar- Lo he estado meditando y creo que se una forma de que puedas matar a los gigantes, sin embargo no creo que te guste mucho la propuesta.

- ¿Qué es?- preguntó intrigado- No me importa lo que sea que tenga que hacer si con eso puedo salvar a Kairi- le recordó- Dímelo- le pidió.

- Tu espada- le indicó- Esa espada no te servirá mucho más- los ojos se Kotaro se abrieron desmesuradamente, ¿Cómo que su espada no servía?- Su metal no está preparado para matar demonios, no hay duda que es una gran espada sin embargo con ella no podrás durar mucho.

- No digas estupideces- le dijo Kotaro con seriedad- No soy tan infantil como para culpar a mi espada por mi incapacidad- el tono de voz de Kotaro sonaba enojado, más sin embargo no era un enojo con la chica- Si no muestra todo su potencial es que aún no lo merezco- le explicó.

- Es una espada solamente- le replicó Kotone- Intercambiemos por esta pelea, yo solo tengo que penetrar mi espada dentro del cuerpo para matarlos con el fuego, tu usaras mi espada.

- Una espada no es un objeto más- le contestó- Menos que menos una katana como Danshiguraito, ¿Conoces lo que es el camino de la espada?- preguntó.

- No tenemos tiempo para filosofía- le recordó Kotone- tu más que nadie sabe lo importante que esto, además sino nos apresuramos los otros gigantes notarán la muerte de estos dos, si no quieres cambiar las espadas seguiremos con el plan pero luego no te quejes- dijo mientras se acercaba para subir a Foxi y que este la llevara a donde los otros gigantes.

- Espera- Kotone se detuvo y dirigió su mirada a su compañero einherjer- Yo me encargaré de los guardias, tú guárdate las energías para la segunda parte del plan- le indicó, la joven iba a negarse pero al ver la decisión en los ojos del joven resistió a hacerlo.

- ¿Podrás con ellos?- preguntó, Kotaro asintió.

- Antes de enterarme de que iba este mundo mi maestro de kendo me dio unos consejos, uno de ellos era el que debía proteger a las personas que son importante para mí- le dijo como respuesta antes de agregar- No quiero volver a sufrir una pérdida por eso tendré que vencerlos yo solo, contigo cansada sería imposible triunfar- le explicó- Mantente alerta- sin decir ni una palabra más desapareció de su vista dejando a la chica preocupada.

- Es un idiota- concluyó la joven.


De los cinco guardias solo habían vencido a dos, sin embargo a Kotaro no le había sido difícil notar la dificultad de Kotone en crear tanto fuego de golpe, sabiendo que para su plan era necesario mantener su habilidad a tope el joven tenía que encargarse de la primera fase.

No tardó en llegar al primer al primer guardia de los laterales, estaba solo calentándose en una fogata, al igual que los otros dos ya vencidos, este, parecía aburrido y molesto por la situación en la que se encontraba.

- ¿Cómo es que aceptas esto?- preguntó Kotaro apareciendo al lado del gigante, este retrocedió, con gran torpeza, al ver como el joven aparecía de la nada- No tendrías que dejar que los gigantes de fuego se metan con ustedes- le acusó.

- ¿Pero que quieres que haga?- sorpresivamente para Kotaro el gigante le respondió, en ese momento el joven recordó lo que Kotone le había explicado mientras planificaban el plan- Los gigantes son demonios muy fuertes, pero también así estúpidos y orgullosos.

Usa tu cabeza antes que la fuerza, puedes ahorrarte peleas innecesarias. Uno de los consejos de su maestro logró que Kotaro creara, en breves segundos, un plan que podría ahorrarles muchos problemas.

- Claro, es cierto, para alguien como tú sería imposible matar a un gigante de fuego, seguramente quedarás de la misma forma que los guardias del frente- le dijo Kotaro, al ver como el gigante lo miró curioso no pudo evitar poner una pequeña sonrisa en su rostro- ¿Qué no te has enterado? Uno de los gigantes de fuego acaba de matar a los dos guardias del frente, todavía están allí sus cuerpos quemados.

- No puede ser, eso es un tabú- dijo el gigante horrorizado al escuchar eso- Espera, no puedo creerle a un humano eso, tendría que capturarte.

- Puedes ir a comprobar los cuerpos tu mismo- le propuso Kotaro- veras que están todos incinerados- usando su velocidad el joven se trasladó del piso hasta el hombro del gigante haciendo que para sus ojos se hubiera teletrasportado- además no soy un humano, ¿no ves mis ojos? Son rojos como los de los demonios, además ¿Cuántos humanos conoces que se pueden aparecer así como yo?

- Tienes razón- razonó el gigante aunque no hubiera razón en las palabras de Kotaro- Sin embargo aún no te creo, por lo menos hasta que vea lo que tu me dices- le aclaró.

- Claro no hay problema, te acompañaré para que me creas- le confirmó el einherjer- ¿Entonces que pasa si digo la verdad?- preguntó haciéndose el distraído.

- Pues, no lo se, los gigantes de fuego tendrían que ser castigados- dijo confundido, el gigante caminaba de manera lenta y eso emplazaba a molestar a Kotaro- Aunque la decisión la tendría que tomar el jefe Nrogreningoer- le especificó, Kotaro recordó que los otros dos gigantes también habían hablado de él.

- Pero según tengo entendido el jefe está preparándose para recibir a…- por un momento se detuvo, no recordaba el nombre que los otros gigantes habían mencionado- Espera, tal vez tu no estés autorizado a recibir esa información.

- Claro que lo estoy- le dijo, Kotaro puso su mejor cara de descrédito- Te lo probaré, el jefe está esperando a Hela- le dijo sin darse cuenta que estaba salvando a Kotaro.

- Oh, parece que eres alguien importante, pues bien seguro que el jefe no se molestará si tú decides castigar a los gigantes de fuego, al fin y al cabo con lo ocupado que está y al ver lo capaz que eres.

- No lo se- murmuró dubitativo- Además aún no te creo….- la palabras del gigante se detuvieron cuando sus ojos fijaron los cuerpos quemados de los otros dos gigantes de fuego, Kotaro agradeció mentalmente que Kotone se hubiera escondido, aunque ahora le entraba la duda de donde estaría la chica- Traición- dijo el gigante horrorizado, por un momento Kotaro pensó que se volvería loco sin embargo otro evento logró llamar la atención del peculiar dúo.

Una de las chozas que utilizaban los gigantes para descansar empezó a arder en llamas. Al ver eso el gigante pareció enfurecerse aún más provocando un sonoro grito en un idioma que Kotaro no logró identificar.

- ¿Qué acabas de hacer?- preguntó Kotaro preocupado por Kotone, ese fuego no parecía ser una buena señal.

- Esa es la choza de los gigantes de piedra, los de fuego los han atacado también a ellos- le explicó- he convocado a mis hermanos a luchar contra ellos, ve a advertirle al jefe sobre esto.

- ¿Cómo se que no es un intento de tu parte para saber cual es la choza del jefe para intentar matarlo?- preguntó intentando hacer caer al gigante otra vez en su trampa.

- Es la última extraño demonio- le indicó, Kotaro sonrió ante la información- Apresúrate antes de que los demonios de fuego quieran atacar al jefe también.

Sin despedirse Kotaro desapareció, tenía que saber donde estaba Kotone y porque había atacado una de las casas.

-----------------------------------------

Kotone esperó unos segundos desde la desaparición de Kotaro antes de subirse a Foxi, no lo dejaría completamente solo para que se enfrentara a tres gigantes.

Se había escondido a unos metros de donde el gigante que Kotaro planeaba atacar estaba haciendo guardia, su sorpresa fue grande cuando vio como, en vez de luchar, el joven y el gigante empezaron a charlar y más aun cuando lo vio irse con él subido en su hombro.

No tardó en escuchar la conversación entre ellos y entender el plan del joven, sin embargo no confiaba mucho en que diera resultado.

A pesar de eso al ver el rostro desgarrado del gigante al ver a sus hermanos de especie muertos por las quemaduras no dudó ni un segundo que todo había salido como Kotaro preveía, sin embargo no sabía si los demás seguirían el grito de guerra del gigante de Kotaro por eso prefirió asegurarse.

- Foxi, ¿puedes llevarme hacia ese lugar?- le pidió señalando una de las chozas, para cualquier persona como Kotaro todas eran idénticas sin embargo para lo que estaban acostumbrados a luchar contra demonios como ella podían notar que clase de gigante se alojaba en cada lugar.

- Probablemente haya diez gigantes menores, ahora ocho, quince gigantes de piedra y solo cinco gigantes de fuego- razonó ella después de investigar un poco- Solo necesito que los menores se junten con los de piedra contra los de fuego, con eso será un lindo espectáculo y se mataran entre ellos mientras nosotros nos encargamos de líder- murmuró, con un gesto detuvo los movimiento de Foxi, quien estaba dando vueltas por el poblado con la intención de que no los encontraran.

Sin bajarse del zorro, aunque con este caminando a velocidad normal, Kotone prendió fuego su espada.

- Jaque- murmuró antes de golpear el edificio que alojaba a los gigantes de piedra- Mátense entre ustedes, ahora Foxi busca a Kotaro, conociéndolo ya habrá averiguado donde están Kairi y Kame-.



avatar
Izanagi
Escudero de palabras

Mensajes : 209
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Insignias :





Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por MaNtoSastO el Vie Mayo 10, 2013 12:02 pm

He de confesar que por pereza no leí el capítulo 11 en su momento, y el 12 se me pasó por alto totalmente, no me enteré cuando lo subiste xP
Lo bueno de todo esto es que ahora con el 13 pude leerme los tres de corrido en una mini maratón Very Happy

No recuerdo mucho del desenlace de este episodio (saga), en mi mente hay imágenes de fuego, mucho fuego. Y por alguna razón un gigante oscuro y Kotaro gravemente herido.
Ya veré si era o no algo así.

Por otro lado volveré a decir que me encanta la relación entre los dos chicos, sí!

Saludos!
avatar
MaNtoSastO
Mod

Mensajes : 987
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 28
Localización : Saturno
Insignias :





Ver perfil de usuario http://yutube.com/user/Apaerorfo

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por Izanagi el Mar Mayo 14, 2013 10:34 am

Para no recordarlo lo recuerdas bastante bien Manto XD.

Fuego,
gigantes y revelaciones se habren en el final de esta mini-saga en la
que para bien o para mal nuestro heroes tendrán que tomar una desición
que posiblemente cambie sus planes.

Capítulo 14: Rescate y Advertencia.:


- ¡¡TABÚ!!- los gritos de los gigantes eran ensordecedores, más aún combinados por sus estruendosas pisadas o por las piedras que se estrellaban contra el piso mientras eran lanzadas de un lado para otro.

- Criaturas estúpidas- del otro lado del campo de batalla cinco gigantes se enfrentaba a más de veinte en una batalla que, por números, era desigual pero que sin embargo se mantenía equilibrada- No se que tienen en su cabeza pero será lo último.

Los gigantes de fuego eran, por mucho, los gigantes más inteligentes además claro que lo más poderosos. Creados a través de las llamas tenía una forma más humana en características físicas, su altura rondaba por los cinco metros de alto y los siete, su piel era bronceada, La mayoría iban cambiados y hasta portaban algún mazo y uno que otro se atrevía a usar espada.

- Siempre hemos sido discriminados por los gigantes de fuego, sin embargo hasta hoy no se habían atrevido a matar a dos de nuestra comunidad, además claro de quemar nuestras casas- gritó del otro lado un imponente gigante, de casi diez metros de alto y piel negra estos demonios parecían ser la elite de la raza, aunque estaban a una eslabón de la cadena evolutiva siendo solamente gigantes de piedra, lo más fuertes físicamente pero muy estúpidos en lo mental.

- Hay que admitir que Kotaro hizo un buen trabajo- pensó Kotone que observaba todo desde un montículo en las afueras del poblado, a su lado el einherjer se preparaba para el asalto a Nrogreningoer y el rescate a su hermana y Kame- Vamos idiota, ¿sabes lo que costará infiltrarnos ahora?, ¿no podías esperar hasta que salvemos a tu hermana y a Kame?- Nunca admitiría en voz alta que el joven había tenido una buena idea.

- Con Foxi será cosa de coser y cantar- dijo dejando a la joven con un gesto de incomprensión- No importa- le indicó al ver que no había entendido- Solo monta- le pidió mientras saltaba al zorro, a regañadientes la joven le obedeció- Agárrate que si no te caerás- Kotone largó un fuerte suspiro antes de hacerlo.

- ¿Por qué presiento que te gusta esto?- le preguntó la joven, Kotaro solo rió ante el comentario aunque luego su semblante serio volvió a reinar en su rostro- Vamos- le susurró al oído al demonio que estaba a su servicio.


Semanas antes en una gran sala circular, ubicada en lo que alguna vez se había llamado Europa, una reunión se estaba llevando a cabo.

En el medio del círculo un ser permanecía sentado mirando a los entes que aparecían en las diferentes televisiones con la intención de pasar un resumen de lo ocurrido en cada lugar.

La persona que estaba en el medio estaba cubierta por la oscuridad sin embargo en lo poco que se podía vislumbrar unos cuernos de animal que salían de su cabeza, de apariencia humana, llamaban la atención de cualquiera que allí estuviera.

- Así que Tokio por fin a caído- murmuró con voz fría- ¿Encontraron al portador de la entrada a Midgar?- preguntó dirigiendo su atención a un televisor en particular.

Allí la imagen de una hermosísima mujer se podía observar con gran calidad, de un hermoso pelo negro y unos sensuales ojos rojos la chica podía asegurarse de tener al hombre que quisiera con el solo chasquido de sus dedos. La sensualidad personificada.

- No, se nos escapó, al igual que Kame- le contestó la mujer- Sin embargo hemos seguido los pasos de Kame y si todo sale bien lo podremos capturar de camino al asedio- le respondió rápidamente- No se preocupe padre yo mismo me encargaré de que el problema de Japón desaparezca de una buena vez.

- Esta bien hija mía, confío en ti- le dijo con una voz muy dulce, la pantalla de apagó siendo la primera de todas que pronto siguieron el mismo camino dejando al extraño joven en soledad- Como me lo explicó mi padre antes de suicidarse, la raza humana tiene como destino morir en mis manos.


El emplazamiento donde el líder se alojaba no era muy distinto al de los demás, era igual de grande y e igual de rústico, las puertas de madera eran demasiado grandes como para que ellos pudieran usarla así que prefirieron entrar por una de las ventanas, que por supuesto no tenían vidrios debido a la naturaleza del emplazamiento.

Al caer dentro su vista dejó de servir, la oscuridad moraba todos los rincones del lugar y el único ruido que se podía oír era el de una fuertes ronquidos, seguramente producidos por el gigante. Extrañamente los ruidos de las peleas no despertaban al jefe aunque a Kotaro no le parecía demasiado extraño que alborotos como este se produjeran en todas las noche de los gigantes.

- No veo nada- murmuró Kotaro desalentado- ¿No tienes nada que pueda iluminar un poco estos?- le preguntó a Kotone sin embargo esta negó con su cabeza- Será imposible buscarlos con esta oscuridad y al mismo tiempo no hacer mucho ruido, ¿Kairi, Kame?- preguntó entre susurros- Respondan.

- Los gigantes tienen una droga capaz de dormir a un elefante por una semana, es obvio que los tendrán dormidos ya que no poseen una cárcel lo suficientemente segura como para mantener encerrado a Kame por mucho tiempo- le explicó Kotone- Necesitamos encontrarlos pero si no iluminamos esto rápidamente no lo lograremos, tengo una idea, pero es arriesgada- le comentó.

- Prende todo fuego- fue la respuesta de Kotaro, Kotone asintió al mismo tiempo que de su espada surgía un pequeño fuego que solamente logró iluminar sus caras, luego con esfuerzo, debido a la intensa oscuridad, se acercó a una de las paredes y en ella clavó la espada.

Rápidamente el fuego empezó a multiplicarse logrando tomar la pared completa y empezando a pasarse a la de al lado. Con la misma velocidad la luz empezó a aparecer en esa oscura “choza”.

- ¿Puedes verlos?- preguntó Kotone mirando a los lugares donde la luz ya habitaba- Tenemos que encontrarlos rápido o sino el gigante se despertará y eso no será algo bueno.

- ¿Qué dices mosca?- una voz gruesa y agresiva sonó en sus espaldas, los ojos de Kotone se abrieron desmesuradamente la darse cuenta de la presencia maligna que tenían en su espalda- ¡¡Mueran!!- con una potencia increíble las palmas de gigante, que rodeaban a los jóvenes, se estrellaron entre ellas provocando un gran impacto- ¿Veamos quienes eran esas moscas?- murmuró mientras separada sus manos esperando ver los cadáveres de sus víctimas, grande fue su sorpresa al no encontrar nada entre ellas.

- El problema de los gigantes es siempre el mismo- la voz de Kotaro sonó en la espalda del gigante llamando su atención, allí parado, agarrando a una todavía sorprendida Kotone, Kotaro miraba con seriedad a su enemigo- Es que todos son demasiado lentos.

A pesar del gesto serio de Kotaro la expresión de Kotone era la que mejor podía describir la situación en la que se encontraban. El gigante que se encontraba delante de él era mucho más grande de lo que se imaginaba, con diez metros de altura, una interminable barba, ojos rojos y brazos que podrían destruir cualquier edificio en segundos, su figura era lo que podría llamarse monstruosa.

El techo de la inmensa choza rozaba con la cabeza del gigante, cada movimiento del demonio provocaba un leve terremoto allí que, sumado al calor producido por el nuevo incendio provocado por Kotone, convertía al lugar en un pésimo paraje para luchar.

- ¿Quiénes son ustedes y que hacen en mis aposentos?- preguntó con un tono de voz cargado de maldad- Contesten rápido o sino los mataré de una vez- les amenazó.

- Solo vinimos a recuperar a sus prisioneros pero como podrá ver ya los hemos rescatado- le dijo Kotaro con una sonrisa soberbia en su rostro, los ojos del gigante se mostraron sorpresivos para luego ser acompañado por el girar de su rostro a una de las esquinas de la habitación que recientemente habían sido iluminadas por el fuego.

Allí, teniendo tanto sus manos como sus pies entre grilletes los cuerpos de Kame y Kairi descansaban en el piso en un aparente estado de inconciencia. Kotaro sonrió al ver como podía seguir engañando a los gigantes con tanta facilidad, además claro que por la alegría de ver a su hermana en buen estado.

- Allí están- murmuró Kotone- Rápido tenemos que llamar a Foxi y escapar no podremos contra él- dijo refiriéndose al gigante que tendría que enfrentarse sin embargo al ver como el gesto de Kotaro volvía a mostrar la seriedad de antes se dio cuenta que no serviría de nada cualquier cosa que ella dijera- Voy a recoger a Kame y Kairi con Foxi, los llevaré a un lugar seguro y luego volveré para ayudarte- le indicó.

- Veremos si tienes que ayudarme- murmuró Kotaro mientras desaparecía de su vista por unos segundos- ¡¡Hey tú no te estas olvidando que estamos aquí!!- gritó Kotaro mientras aparecía a pocos centímetros del rostro y le provocaba un pequeño corte debajo de su ojo.

- FOXI- gritó Kotone, al mismo tiempo que el gigante gritaba de dolor producido por el corte de la katana de Kotaro el zorro llegó para transportar a la joven, esta lo montó rápidamente- Vamos apresurémonos- le indicó, el cambio de velocidad del demonio fue suficiente para que Kotone se diera cuenta que esta le había entendido.

- ¡¡Maldito humano me engañaste!!- gritó Nroeninger, al ver como Foxi y Kotone aparecían al lado de sus prisioneros el gigante gritó de furia y se dispuso a atacarlos para impedirle el paso- ¡¡¿¿A dónde creen que van??!!

- Ya te dije que tienes que prestar más atención a tus oponentes- el gritó de Kotaro llamó la atención de gigante sin embargo era demasiado tarde como para impedir las intenciones del joven quien produjo un gran corte en la pierna derecha del gigante haciéndolo caer al piso.

El retumbe provocó que la rapidez con que el “edificio” se derrumbara fuera mucho más rápida, los restos de madera quemada caían sobre el gigante quien intentaba, con esfuerzo, volver a ponerse en píe.

- Apresúrate- le gritó a Kotone incitándola a retirarse, esta asintió y con un gran esfuerzo, por parte tanto de ella como del zorro demoníaco, lograron subir a Kame y Kairi. Haciendo un esfuerzo por encima de sus capacidades Foxi también permitió que Kotone se subiera- Mantente vivo- le pidió a Kotaro antes de desaparecer de su vista.

- MIERDA- gritó totalmente enfurecido el gigante al ver como sus prisioneros escapaban- SI HELA LLEGA AQUÍ Y YO ESTOY CON LAS MANOS VACIAS ME MATARÁ- gritó con angustia- ¡¡Te usaré como carnada!!- decidió refiriéndose a Kotaro.

Luego lanzó un manotazo al piso obligando a que muchas partes más del ardiente techo empezaran a caer haciendo que Kotaro tuviera que empezar a esquivar sin parar ya que sabía que si una de ella lo tocaba sería su final.

- No te servirá esto- le dijo Kotaro mientras esquivaba la última sin embargo no notó lo cerca que había quedado de la mano del gigante, la risa de su enemigo fue lo último que escuchó antes de que recibir el fortísimo impacto que lo tiró hasta una de las paredes.

- Ouch, eso dolió- murmuró Kotaro mientras se incorporaba, en sus brazos se podía ver una gran cantidad de quemaduras, además de unos cuantos moretones, adornaba de una manera poco agradable su cuerpo.

- Admirable que te puedas levantar después de ese golpe- le felicitó con voz ronca el gigante- Se nota que eres un chico perseverante sin embargo no pasaras de esta- le dijo con una sonrisa mientras tomaba unas rocas del suelo y se las lanzaba.

Con una gran finta Kotaro quedó a centímetros del gigante, este quiso responder con un puñetazo sin embargo el joven lo aprovechó para subirse por el brazo del gigante y así poder llegar a su cara.

- No me vencerás- le dijo sin embargo, gracias a un extraño movimiento de hombro por parte del gigante, cayó al suelo y tras llegar a él recibió otro poderoso puño de Nrogreningoer.

Una grotesca risa inundó el ambiente, el cuerpo de Kotaro estaba cubierto de sangre y de heridas, en las que se podía distinguir entre quemaduras y cortes hasta roturas y moretones.

- Bueno chico no te haré nada más ya que te necesito vivo- le indicó Nrogreningoer- así que se bueno y quédate quieto ya que aunque quisieras no podrías moverte con el estado que tienes- volvió a reír sin embargo su carcajada se detuvo al instante al ver como el cuerpo de Kotaro se empezaba a reincorporar- No puede ser.

- Ya… ya te lo- una gran cantidad de sangre salió expulsada de su boca- Ya te lo dije, ¿no es así?, Tú no me vencerás- le recordó parado, la cara del gigante demostraba la sorpresa- Ahora tu serás el que caerás- gritó mientras sus ojos se volvían a teñir de rojo.

Ya nada quedaba a su alrededor, solo los escombros de lo que habían sido las casuchas de los gigantes, parecía que la pelea interna entre ellos había tenido los mismo resultados demoledores que el enfrentamiento entre Kotaro y Nrogreningoer.

- Humano si te vuelves a levantar te mataré, y no bromeo- le amenazó mientras lanzaba otro golpe que era fácilmente esquivado por la velocidad de Kotaro- ¿Acaso no te das cuenta que es imposible que me lastimes con esa espada tan pequeña que tienes?- le preguntó.

- Si, he notado que yo no puedo hacerte un verdadero daño, sin embargo puedo lograr atraparte para que no puedas defenderte- le dijo antes de desaparecer de su vista, por unos segundo nada pasó y sus ojos no lograron encontrar al joven einherjer sin embargo pasado un minuto la imagen de joven apareció a unos metros de distancia- ¡¡Ven aquí cobarde!!- le incitó.

- No te burles de mí mosca- le dijo mientras se proponía a atraparlo sin embargo…

El retumbar del gigantesco cuerpo al estrellarse contra el piso se sintió en las cercanías, Nrogreningoer miró desconcertado a sus pies intentando entender el porque del error de sus pies, los ojos del gigante se abrieron desmesuradamente al ver que los dos píes estaba atados entre ellos por una soga de metal.

- ¿Cómo me has atrapado?- preguntó sorprendido mientras forcejeaba, en vano, con la soga.

- Ni te canses en luchar contra ella, es prácticamente irrompible, según me dijeron por lo menos- le advirtió mientras agradecía mentalmente a Quince que había sido quien se lo había dado.

- No importa lo fuerte que sea tarde o temprano la romperé, al fin y al cabo tu no puedes matarme- le recordó mientras seguía usando su fuerza sin embargo al sentir como unos pies caminaba en su espalda el miedo lo invadió.

- Habías tardado demasiado- dijo Kotaro con una sonrisa dirigida al dúo que se encontraba sobre el gigante- ¿Cómo a estado tu siesta abuelo?- preguntó con sarcasmo.

- Cuida tu boca, chico- le recomendó Kame con otra sonrisa, a su lado Kotone se mantenía seria- Kotone hagamos lo que planeamos- le dijo a la chica, esta asintió mientras clavaba su espada en la espalda del gigante. Al mismo tiempo Kame caminó hasta ponerse enfrente del gigante- Nrogreningoer me he enterado que nos has secuestrado, ¿se podría saber el porque de tu acción?- le preguntó Kame ante el atónito gigante.

- ¿Cómo es que estas despierto?- preguntó sin entender el gigante- Tu tendrías que estar dormido hasta el próximo mes- le dijo sorprendido.

- Si te refieres a la droga que nos hiciste tomar te recuerdo que tanto las valquirias como los einherjer estamos creados para soportar cualquier cosa- le explicó- Solo que no podíamos despertar antes por culpa de esas cadenas que nos pusiste, como sabrás bloquean las habilidades de los einherjer- le recordó- Pero ahora me gustaría que me contestaras mi pregunta.

- Prefiero morir antes de hacerlo- le respondió el gigante con firmeza, Kame sonrió ante esa respuesta.

- No dudo eso- se confesó Kame- Sin embargo no te dejaremos morir, la base de la tortura es acabarte tanto física como emocionalmente pero sin llegar a matarse, cuando quieras cualquier cosa con tal de acabar con ese dolor- le explicó- chico, todavía quedan algunos gigantes por allí, acábalos y ve con tu hermana no es bueno que este demasiado tiempo sola- le advirtió.

- Te lo encargo- le dijo Kotaro como respuesta antes de levantarse, a pesar de todas sus heridas sabía que tenía que terminar su trabajo o las posibilidades de un contraataque existirían, de un instante a otro la figura desapareció dejando en soledad a maestro y alumna junto con su enemigo.

- Entonces Nrogreningoer, ¿Quién es la persona que te envió a capturarnos?- preguntó Kame.

- Ya te dije que no te lo diré- gritó el gigante mientras intentaba librar sus pies, Kame negó con su cabeza mientras que acompañaba el gesto con un ruido de su boca.

- Mala respuesta- le dijo antes de dirigir su mirada hacia la einherjer- Kotone por favor- le pidió, la joven asintió al mismo tiempo que sus ojos se tenían de rojo, un grito totalmente desgarrador salió de la garganta del gigante.

- ¿Qué están haciendo?- preguntó entre sollozos el gigante, el dolor que sentía el demonio era impresionante haciendo que tamaña criatura estuviera a punto de llegar a la lagrimas.

- Estoy quemando cada unas de las partes internas de tu cuerpo- le contestó Kotone- Lo suficiente como para que te cause un dolor indescriptible pero también teniendo en cuenta que no podemos dejarte morir aún.

- Entonces Nrogreningoer te lo preguntaré otra vez, ¿Quién te encomendó secuéstranos?- volvió a inquirir Kame con una gran tranquilidad, al pasar unos segundos y no recibir una respuesta del gigante el einherjer volvió a negar con su cabeza- ¿Por qué alargas así tu sufrimiento?- le preguntó Kame antes de que los gritos del gigante volvieran a resurgir en el ambiente.


---------------------------------------

El grito ahogado del ya desfallecido gigante pasó desapercibido ya que al mismo tiempo otro de los incontables y desgarradores sollozos del líder gigante dominó la sonoridad de la zona.

La luz del amanecer empezaba a aparecer como indicándoles que ya los enemigos habían sido vencidos y que después de una larga noche de trabajo podrían tomar sus merecidos descansos.

- No creo que quede ninguno vivo y si lo está no podrá hacer nada contra nosotros- razonó Kotaro, su cuerpo no estaba menos herido que el de sus contrincantes, las quemaduras abrumaban los brazos del joven además de que estaba seguro que tenía una a dos costillas rotas.

Ya no sentía fuerzas como para poder convocar a su habilidad, y hasta le estaba costando caminar. Sus piernas estaban cansadas y su cuerpo adolorido.

- Creo que tendré que tomarme un descanso, pero antes tengo que llegar a donde esta Kairi- se dijo sin embargo su cuerpo no lo aguantó mucho más y lo hizo caer en dirección al suelo a pesar de eso nunca llegó al piso ya que Foxi apareció en el momento justo para detener su caída- Justo a tiempo, ¿podrías llevarme con mi hermana?- le preguntó, como respuesta el zorro empezó a andar, sin utilizar toda su velocidad ya que Kotaro no estaba en su mejor condición.

Al llegar al claro donde la joven descansaba, los ojos de Kairi divisaron la imagen del zorro demoníaco encargándose de llevar a un ya dormido Kotaro, la joven valquiria sonrió ante la imagen que tenía enfrente. Con mucho cuidado de no despertarlo bajó a su hermano del lomo del zorro y lo acostó encima de una de las bolsas de dormir.

- Gracias por salvarme hermano- le susurró Kairi con una sonrisa, la joven estaba completamente a salvo sin ninguna herida aparente siendo una total contraposición con la de su hermano- Siempre supe que vendrían por nosotros.

- Claro que lo haría- le contestó Kotaro sorprendiendo a la joven- Al fin y al cabo solo nosotros dos quedados, somos lo único que nos queda- le recordó Kotaro, nadie habló de nuevo por un tiempo, hasta que el joven volvió a sumergirse en un profundo sueño.

--------------------------------

El grito de sorpresa de Kotone solo podía competir con el gesto de su rostro, las palabras que aquél gigante les había dicho. La joven rápidamente dirigió su vista a Kame quien estaba tan sorprendido como ella.

- No puede ser cierto- le dijo Kotone- es imposible…. No puede ser que sea eso.

- No lo digas- le pidió Kame con voz seria- Se que no mientes Nrogreningoer, y aunque admito que me gustaría saber más sobre ese tema mi atención debe fijarse en el ataque de Hela, dime a que ciudad atacará.

- Si te lo digo tu tendrás que matarme- le pidió como condición, el gigante ya no recordaba cuantas veces Kotone había quemado su cuerpo por dentro y aunque sabía que la chica no podría seguir haciéndolo mucho más también entendía que ese dolor nunca desaparecería.

- Es un trato- concedió Kame, Kotone iba a quejarse pero al ver el gesto de su maestro prefirió callar- Dime a que ciudad atacara y cuando será el ataque, de esa forma tu sufrimiento acabará- le indicó.

- En un mes sus tropas llegaran a Nikolinos, sin embargo cuando se entere de que mi grupo no cumplió con la misión tal vez adelante un poco los planes- le contestó- Esta decidida a tomar Japón, ahora cumple con tu promesa- le pidió.

- Esta bien- aceptó Kame mientras sacaba su espada y se preparaba para atacar, Kotone saltó del cuerpo del gigante con intención de ver de mejor forma como su maestro se encargaría del gigante, quería ver cual era el punto débil del gigante sin embargo…

Con lentitud Kame cerró sus ojos preparándose para usar su habilidad, con un rápido movimiento al aire Kame pareció cortar algo con su espada aunque no había nada en su camino.

La cabeza rebanada del gigante tardó unos segundos en tocar el piso, los ojos de Kotone no daban crédito a lo que habían visto. Era algo verdaderamente imposible de imaginar.

- Es un monstruo- pensó Kotone- Solo necesitó de su espada para cortar su cabeza y usando solamente la potencia del viento- analizó la joven- Yo había pensado que Kotaro podría pero no, es imposible, no existe ser que pueda derrotar a Kame.

- Kotone- le llamó el hombre, la chica lo miró con respeto- Que el chico no se enteré nada sobre “eso”, es mejor que no lo sepa por ahora- le pidió, Kotone se sorprendió ante el pedido.

- Pero maestro con todo respeto creo que tiene que saberlo, al fin y al cabo es algo de suma importancia- le recordó Kotone.

- Por favor Kotone, no le agreguemos más problemas de los que ya va a tener- volvió a insistir Kame- Prométeme que solo se lo dirás si yo llegara a morir- la palabra morir sorprendió aun más a Kotone, sin embargo con un leve asentimiento de su cabeza aceptó el pedido de su maestro- Por cierto Kotone, gracias por salvarme- un leve sonrojo cubrió el rostro de la chica, que con velocidad para no ser descubierta giró su rostro hacia el otro lado.

- No es nada maestro- le contestó con una gran sonrisa que, obviamente, Kame no podía ver- Solo era algo que tenía que hacer además- el sonrojo aumentó- Kotaro hizo casi todo- admitió.

- Aún así me da gusto que nos hayan salvado ustedes dos trabajando juntos- le explicó- Bueno no podemos perder mucho mas tiempo aquí, reunámonos con el chico y Kairi no puedo quedarme sin hacer nada tras enterarme del ataque de Hela.

- Si- contestó Kotone entusiasta.

Espero que lo disfruten y como saben se agradecen comentarios.

Saludos: Izanagi
avatar
Izanagi
Escudero de palabras

Mensajes : 209
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Insignias :





Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por MaNtoSastO el Mar Mayo 14, 2013 2:37 pm

No rescordaba la información del final. Que Hela iba a atacar sí, pero que había "algo más" que no fue revelado, eso sí que no. Y lo de la entrada a Midgar... mmm me da la impresión de que Kairi tiene algo que ver con eso.
Por otro lado yo tenía una teoría sobre Hela, pero me esperaré a que avance un poco para recordar por qué había llegado a pensar eso.

Un saludo!
avatar
MaNtoSastO
Mod

Mensajes : 987
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 28
Localización : Saturno
Insignias :





Ver perfil de usuario http://yutube.com/user/Apaerorfo

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por Izanagi el Dom Mayo 26, 2013 5:05 pm

Me gustaría más saber sobre tu teoría sobre Hela Manto

Mientras tanto paso a un nuevo capítulo el número 15, ya Kame tiene obligaciones más importantes que llevar a Kotaro y Kairi a Hjarta, la duda está en que haran los hermanos ante la guerra que se aproxima. ¿Y Kotone?.
Spoiler:

Capítulo 15: Vástagos y Estrategia.

- Hace ya cinco horas seguidas que están durmiendo, ¿Cuándo piensan despertar?- preguntó de mal humor, una pequeña risa fue la respuesta de la joven que allí estaba sin embargo no fue igual del otro joven.

- No puedes esperar que estén como si nada, lo que han hecho es algo que nunca nadie había podido hacer, ellos dos se encargaron de más de treinta gigantes- apoyado sobre el lomo de su lobo Yrient, Quince, miraba con suma seriedad tanto a Kame como a Kairi.

- No es para tanto, yo podría haberlos vencidos a todos- le refutó Kame- Además de que el chico hizo trampa, ya que los engañó para que lucharan entre ellos- objetó- Me ha decepcionado, nunca pensé que fuera de los que hicieran ese tipo de trucos- murmuró.

- Kame no seas malo, tenemos que estar agradecidos a Kotone y mi hermano- le retó Kairi- Sino fuera por ellos seguiríamos estando capturados por ese gigante- Kame solo farfulló algo inteligible antes de ponerse serio nuevamente.

- Ahora en serio, tenemos que decidir que hacer. Si Hela atacará a Nikolinos yo tendré que ir para allí, sin embargo ustedes no están obligados a hacerlo, fácilmente podría indicarles como ir hasta Hjarta desde aquí- le dijo a Kairi- Pero se que tu decisión será lo que tu hermano diga.

- Parece ser algo grave- murmuró Kairi preocupada, su vista se dirigió a los cuerpos de su hermano y de Kotone- Tal vez sea lo mejor despertarlos- comentó mientras sus ojos se cerraban para luego volver abrirse como si nada.

- ¿Qué hora es? Creo que estoy enfermo no podré ir a la escuela- farfulló Kotaro cerrando con fuerza sus ojos intentando con todo su esfuerzo que la luz del sol no se filtrara por ellos.

- No quiero despertar aun hermano- murmuró Kotone imitando, sin saberlo, el gesto de Kotaro- Déjame dormir unas tres horas- pidió.

- ¿Hermano?- dijo sorprendida Kairi, al escuchar esa voz, los ojos tanto de Kotaro como los de Kotone se abrieron desmesuradamente acompañando el levantamiento de sus torsos. Grande fue su sorpresa al ver en donde estaban.

- ¡¡¿¿Qué haces durmiendo a mi lado??!!- preguntaron los dos al unísono, “inocentemente” Kame había acostado el cuerpo dormido de Kotone a pocos centímetros del de Kotaro argumentando que de esa forma podría defenderlos mejor en un futuro ataque, pero eso no era todo ya que Kotone se movía mucho mientras dormía cosa que lo acercó mucho más a Kotaro.

- ¡¡¡Dejen de gritar y despiértense de una vez!!!- les dijo Kame contradiciéndose así mismo con la imposibilidad de gritar.

- ¿Sabes Kame?, te tendrías que mostrar un poco más agradecido con nosotros- le dijo Kotaro unos minutos después ya totalmente despabilado- si no fuera por mi y Kotone aún estarías capturado por esos gigantes- le recordó.

- Hay cosas más importantes que hablar como para agradecerte por tu innecesario rescate- le cortó Kame- Gracias a Kotone hemos descubierto que Hela a preparado un ejército y planea asediar Nikolinos con un gran ejército.

- Espera un segundo, ¿Quién es esa Hela y porque quiere atacar esa ciudad?- preguntó Kotaro- ¿es de los malos?- Kame suspiró para luego hacerle un gesto a Kotone para que ésta se encargara de dar las explicaciones.

- cuatro años después de su nacimiento, más precisamente en 2027, el ser conocido como Loki procrea tres nuevos demonios, a diferencia de los demás estos fueron creados directamente por él pero…

- ¡¡Espera!! ¿No era que ese tipo Loki había creado a los otros demonios? – Preguntó Kotaro cortando completamente el relato de la chica. La mirada asesina de Kotone fue suficiente para indicarle a Kotaro que la próxima vez que la interrumpiera de esa forma no saldría ileso.

- Si creó a los demonios pero de manera indirecta, no es importante ahora- le dijo Kame intentando saciar, parcialmente, la curiosidad del joven- por favor continua Kotone.

- Bien como decía antes que me interrumpan- otra mirada fulminante fue recibida por el joven einherjer- Loki creó a tres demonios con grandes capacidades, sus nombre son Fenrir, Jörmundgander y Hela- a Kotaro y Kairi solo el último les pareció, vagamente, conocido- Estos son los comúnmente llamados “Hijos de Loki” o “Vastagos” simplemente, son sus brazos en el mundo.

- De los tres hijos quizás Hela sea las más débil pero también es la que está más alineada con el pensamiento de Loki, lo que significa que cuando Hela prepara un ataque es con un gran ejército y tiene un fin muy beneficioso para Loki- le explicó esta vez Kame.

- Entonces….- Kotaro se quedó callado esperando que los demás terminaran la frase, no entendía para que le daban toda esa información, ya sabía él que no tenía que preguntar tantas cosas.

- Entonces Kame irá a Nikolinos con la intención de alertarlos del ataque- contestó Kotone exacerbada- Eso es lo que te esta diciendo y tu eres tan torpe que no entiendes.

- Lo que quiero decir Kotaro es que Hela es un enemigo que ni tú y yo podríamos vencer, en cuestión de soldados no hay que preocuparse ya que Quince saldrá ahora mismo hacia Hjarta para pedirle refuerzos a los Thor, por desgracia las tropas que estén en Nikolinos no serás suficientes.

- ¿Es una indirecta para que te acompañe a Nikolinos para ayudarte a matar demonios?- preguntó Kotaro confundido.

- No, a decir verdad creo que tu no servirías de nada allí, es probable que mates unos cuantos demonios menores sin embargo no durarías en una guerra y tampoco serias rival para una batalla uno contra uno con Hela, a decir verdad no te voy a pedir que me acompañes.

Por extraño que pareciera, para un joven apático como era Kotaro, las palabras de Kame le habían dolido. ¿Cómo era que él, quien acaba de salvarlo, no serviría de nada en la guerra? Kotone también miraba sorprendida a su maestro y hasta en sus ojos podía verse cierto temor a que Kame también le dijera algo parecido a ella.

- En tu caso Kotone, tú eres completamente diferente- la atención de todos se dirigió a las palabras del einherjer- Tú de todos los einherjer que conozco eres la única que tiene alguna posibilidad de vencer a Hela.

- ¿Yo?- preguntó incrédula, sin embargo Kame ignoró la duda de la joven y volvió a centrar su atención en el einherjer.

- Entonces Kotaro, conociéndote, no te gustará tomarte la molestia de ir a algún lugar que perderías tu vida, seguro que preferirías ir a Hjarta a donde están tus amigos- Kotaro iba a decir algo sin embargo Kame lo anticipó- si el problema es que no sabes como ir solo tienes que acompañar a Quince, es más tal vez puedas servirle para ir mas rápido, creo que aquí nos despediremos, a menos claro que digas que quieres ir.

Kotone rápidamente miró a Kotaro, sus vista cruzaron sin embargo el joven no pudo descifrar lo que eso significaba, su mente estaba trastocada con lo que Kame acaba de decir. Lo había puesto en una encrucijada, tenía orgullo y este le decía que no tenía que ir a un lugar donde no lo querían sin embargo…

Kairi miró a su hermano, a pesar de su impasible fachada exterior sabía en que estaba pensando, y no gracias a sus habilidades como Valquiria, sino porque lo conocía mejor que nadie.

- Yo quiero ir a Nikolinos- declaró Kairi- Así que si no quieres ir conmigo tendrás que ir solo a Hjarta - la sonrisa en el rostro de la joven hizo que Kotaro entendiera sus intenciones.

- Entonces no hay nada mas que decir- declaró Kotaro- Si estas tan segura de querer ir allí te tendré que acompañar, que molestia- murmuró fingiendo desgano- Igual no te preocupes Kame, intentaré no molestarte mientras tu juegas a la guerrilla- le dijo antes de pararse y llamar con un gesto a Foxi- Iré a cazar algo para comer, Quince- le llamó- si ves a unos tipos llamados Souta y Taishi diles que me esperen allí.

- Está bien- aceptó un poco confundido, una idea cruzó en la mente de Kairi quien con una “inocente” sonrisa preguntó.

- ¿No dejaras ningún recado para Sakura Mioshi?- curioseó, al instante de escuchar ese nombre el rostro de Kotaro enrojeció con la misma rapidez que los hombros de Kotone se tensaron.

- Mándale saludos- alcanzó a farfullar antes de subirse a Foxi- Necesito una buena cabalgata para sacarme el mal humor que tengo con Kame, y ahora la tonta de Kairi me recuerda a Sakura…- pensó- Que molestia.

----------------------------------

Se sentía una estúpida, sin embargo desde que había escuchado por parte de la boca de Kotaro que los acompañaría hasta Nikolinos un sentimiento extraño la había invadido, pero no por eso era algo desagradable, más bien era una extraña calidez que no le impedía sonreír.

- He notado que mi hermano te llamó por tu nombre- la voz de Kairi, diciendo esas palabras que tan nerviosa la ponían, hizo que la joven quitará su atención en lo que estaba haciendo, cocinar, para dirigirla hacia el tema que la chica propondría, necesitaba toda su atención para no decir ninguna estupidez.

- ¿Ah sí?- preguntó Kotone fingiendo que no se había percatado del hecho- No lo había notado, además no me interesa como me llame tu hermano, ya sabes que no me cabe bien- le recordó.

- Entonces, ¿Qué hicieron cuando estuvieron solos?- la frase golpeó el cerebro de Kotone, ¿Qué habían hecho?, una rápida respuesta llegó a la mente de la joven que sin lugar a dudas quería terminar la conversación rápidamente

- Le di un cachetazo- le contestó dejando anonadada a Kairi.

------------------------------------

- ¿Puedes explicarme que intentabas hacer?- le preguntó Quince a Kame- Te conozco y se que no eres tan tonto como para pensar de verdad que Kotaro no sería útil en esa batalla- le recriminó- ¿acaso intentas incitarlo a que luche con Hela?

- Me salió el tiro por la culata- declaró confundiendo aún más a Quince- De verdad quería que Kotaro no viniera a Nikolinos con nosotros, sin embargo parece que logré lo contrario- murmuró desalentado.

- ¿Es en serio lo que me estas diciendo?- preguntó con la curiosidad reflejada en el tono de su voz- No puedo creer que si pudieras rechazarías la ayuda de Kotaro.

- No dudo que él solo podría vencer a más de cien demonios normales, sin embargo una guerra es distinta a un campo de batalla, que es donde Kotaro está acostumbrado- le explicó antes de agregar- Lo que supondría que solo serviría para las batalla individuales.

- ¿Tan fuerte es esa mujer Hela?- preguntó Quince- Si tú, Kotone y Kotaro lucharan contra ella sería imposible que sobreviviera, ni siquiera el mismo Loki podría con ustedes juntos- opinó.

- Te equivocas, Hela no es tan poderosa, es decir tiene la fuerza de un gigante y una gran velocidad sin embargo su verdadero potencial se encuentra en su cerebro- le indicó- envía onda constantemente que afectan a todos sus enemigos, confunde la mente de sus rivales - le explicó sorprendiendo al joven.

- Por eso solo Kotone puede llegar a vencerla- entendió Quince- ¿Crees que sea capaz de hacerlo en un mes?, cuando te lo dije no pensé que sería tan importante.

- Podrá, en un mes Kotone será la einherjer más fuerte del mundo- afirmó convencido, Quince no dijo nada hasta haberse subido a Yrient, con un gesto organizó a la manada a su alrededor.

- Eso significa que probablemente no nos volveremos a ver- murmuró Quince- Será mejor que parta hacia Hjarta, la velocidad es primordial para la supervivencia de Nikolinos- le dijo- Adiós Kame, fue un gusto conocerte.

No recibió respuesta del viejo einherjer, no la necesitaba. Los dos tenían misiones muy importantes de la que dependían millones de vidas.

Saludos: Izanagi
avatar
Izanagi
Escudero de palabras

Mensajes : 209
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Insignias :





Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por MaNtoSastO el Dom Mayo 26, 2013 6:07 pm

Nuuuu otro capítulo que se me pasó volando! Más cosas que no recordaba, como que Kotone tiene un hermano Very Happy
Siempre digo lo mismo sobre los personajes así que esta vez dejaré el cuánto me gustan de lado. Bueno no, me encanta cómo se desarrollan los lazos entre los personajes, especialmente la relación Kota-Koto.
Se ve que se está armando todo para el primer gran GRAN evento de la historia. Me acuerdo un par de las cosas que siguen así que estoy emocionado porque creo que no falta mucho para llegar a los estreno, diría que no más de seis capítulos más o menos (aunque tal vez me esté olvidando de muchas otras cosas Razz )

En fin, me voy a dormir contento por haber leído este capítulo.
Un saludo!
avatar
MaNtoSastO
Mod

Mensajes : 987
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 28
Localización : Saturno
Insignias :





Ver perfil de usuario http://yutube.com/user/Apaerorfo

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por Izanagi el Lun Jun 03, 2013 11:10 pm

Creo que hiciste bien la cuenta Manto porque si mi memoria no falla llegué hasta el capítulo 21 en Ikagura, pues bien paso a dejar el 16. Ya Kotone notó cuan diferente es Kame al resto de los einherjer sin embargo ella parece ser la elegida para vencer a Hela, sin embargo Kotaro también se prepara para la guerra que se aproxima.

Spoiler:
Capítulo 16: Descontrol y Pista.

- Mocoso acércate aquí, necesito tu ayuda- la voz de Kame no fue difícil de resaltar entre el silencio que había en el recién formado campamento, ya dos días habían pasado desde que Kame y Kairi fueran rescatados de los gigantes gracias a Kotone y Kotaro de la misma forma era que hacía dos días que estaban viajando hacía Nikolinos con la intención de advertirle a sus gobernantes sobre el inminente ataque de Hela y su ejército hacía la ciudad.

- Pensé que era demasiado débil como para inmiscuirme en sus peleas- dijo Kotaro fingiendo inocencia aunque todos los presentes sabían el grado de ironía que tenían cargadas esas palabras- ¿Acaso no entorpeceré sus entrenamientos?- preguntó.

- Eres un inmaduro Kotaro- se quejó la joven einherjer que aprovechaba el breve receso que su maestro le había permitido, el sudor que recorría su cuerpo y el jadeo que se escuchaba tras cada palabra pronunciaba por la chica era prueba suficiente de la dureza de los entrenamientos de Kame.

- Necesitamos un sparring y viendo que Kairi esta cocinando no encontré a nadie más que tú- dijo burlándose del joven- así que ponte a pelear con Kotone, quiero que practique unos movimientos que son bastantes complejos- Kotaro suspiró mientras se ponía de píe- Bien tu la atacarás…- la explicación fue cortada por un gesto del joven.

- ¿Por qué no lo haces tú?- preguntó Kotaro sorprendiendo tanto a maestro como alumna- si era una pelea normal no tengo problemas sin embargo no ando con ganas para recordar una serie de movimientos predeterminados, hazlo tú, yo serviré de réferi – les propuso.

- No es buena idea, estos movimientos no son simples tengo que usar demasiada fuerza para poder atacar a Kotone con esto, no es buena idea que luchemos de verdad entre nosotros- le dijo como respuesta.

- No se preocupe por mi maestro- dijo Kotone, a pesar de sus palabras no se la veía muy segura sobre eso- Al fin y al cabo “este idiota” no quiere ayudarnos- dijo refiriendo a Kotaro como el idiota.

- ¿Ves?, ¿acaso Kotone no es la única que puede vencer a esa tal Hela?, creo que podrá soportar tus golpes- dijo poniendo una tono burlón en la última frase, Kairi rió desde donde cocinaba.

- Eres un niño - se burló Kairi, Kotaro solo encogió sus hombros y volvió a dirigir su mirada a Kame y Kotone, el primero se lo veía incómodo y hasta casi tenso, la segunda un poco insegura.

- Tú no entiendes mocoso- le dijo Kame- Tanto tú como Kotone son guerreros fuertes, si yo quisiera luchar contra ustedes lo más probable es que termine usando demasiado poder sin darme cuenta, pueden salir heridos- le advirtió- Kotone podría salir herida, solo por un berrinche tuyo- sorpresivamente el rostro de Kotaro se enserió.

- No lo hago por un berrinche- le cortó- Si de verdad Kotone tiene que luchar contra esa mujer debería estar lista para luchar contra los más fuertes, yo soy débil en ese sentido- le dijo antes de agregar- ella es capaz de seguir todos mi movimientos, yo soy mucho más rápidos que cualquiera pero soy débil, si puede seguir mis ataques no hay necesidad que entrene conmigo, tú en cambio eres fuerte.

- Parecería como si estuvieras preocupada porque este lista para luchar contra Hela- dijo Kotone desconfiada- ¿No será que me estas usando como excusa para no esforzarte en una pelea conmigo?- preguntó la chica incrédula.

- Solo me preocupo que sino puedes vencer a Hela me tocará a mi hacerlo- le dijo Kotaro- y la verdad es que no tengo muchas ganas de que Loki me conozca como la persona que mató a su hija- respondió con simpleza.

- No lo haré- volvió a insistir Kame- vuelvo a repetirte que Kotone puede resultar gravemente herida- la joven iba a restarle importancia a ese sin embargo el recuerdo del poder de Kame al matar al gigante le hizo desconfiar.

- Yo me encargaré de detener la pelea si eso podría pasar- le aseguró Kotaro, Kame suspiró con cansancio y luego miró a Kotone como esperando que ella tomara la decisión final. Un leve asentimiento con su cabeza bastó para saber que aprobaba la ida.

Con lentitud los dos se pusieron frente a frente, los dos espadones se enfrentarían entre ellos, tanto así que también sería la primera vez que Kame se enfrentara a las llamas de Kotone. Hasta Kairi detuvo su trabajo para acercarse a su hermano y poder ver mejor la pelea.

Kotaro tenía la vista fija en el rostro de Kame, todavía estaba tenso y preocupado, en ese momento lo que hasta hace segundo le había parecido una buena idea ahora no parecía convencerlo demasiado, tal vez Kame no estaba exagerando, auque no creía que se descontrolara tanto como para no darse cuenta que atacaba a Kotone y no a un demonio.

- Empiecen- murmuró Kotaro dando la orden de inicio de la pelea, sin embargo no hubo movimiento alguno de parte de los dos cosa que molestó al joven recordando que cuando la chica había pelado contra él se había lanzado directamente al ataque sin pensar en nada más.

- Sino vienes tú la pelea no empezará- le indicó Kame a su alumna, por unos momentos la chica siguió con la intención de permanecer en esa posición sin embargo de un momento a otro algo cambió.

- Ahí va- murmuró Kairi anticipando al fuego que apareció sobre la espada de Kotone, al terminar de prenderse Kotone salió corriendo hacia Kame, rápidamente acortó las distancias, la chica lanzó un corte lateral apuntando al cuello de su maestro sin embargo la espada de Kame no se movió ni un centímetro.

Con sus ojos cerrados Kame se había agachado apenas Kotone había efectuado el movimiento de ataque prediciendo con facilidad la ofensiva de su aprendiz, desde la altura de donde estaba lanzó un golpe que impactó al estomago de la chica, quien no se pudo defender y lo recibió completamente. Intentando dejarla sin reaccionar Kame efectuó el primer movimiento con su espada en la pelea sin embargo el fuego en el arma de Kotone aumentó apenas recibió el puño de Kame por ende el calor alentó los movimientos del einherjer por unos segundos, lo suficientes como para que la chica pudiera bloquear con su espada.

- Contraataca- le gritó Kotaro, la chica pareció hacerle caso ya que apenas producido el choque de espadas dirigió una patada hacia el rostro de Kame quien a pesar de mantener sus ojos cerrados utilizó su mano libre para atrapar el movimiento ofensivo de su alumna- ¡¿La atrapó solo con una de sus manos?!- gritó Kotaro sorprendido del hecho.

- Lo sabía, su fuerza es algo que supera todos los aspectos, está sosteniendo el peso de todo mi cuerpo solo con uno de sus brazos- pensó para si Kotone mientras planeaba que movimiento hacer a continuación. Con un corte dirigido hacía la axila Kame se vio obligado a soltar a la chica o sino perdería el brazo.

Desde el comienzo de la batalla, más precisamente al cerrarse los ojos de Kame, la fuerza empleada por el einherjer había ido en aumento de forma progresiva, ni una palabra había salido de su boca desde que su poder de einherjer se había activado. Era otra persona cuando la batalla empezaba.

Sin esfuerzo tiró el cuerpo de Kotone hacia un costado, como si de un bollo de papel se tratara, sin embargo el embate no terminó con esa acción ya que gracias a un ágil ráfaga de movimientos de manos la joven logró atenuar el golpe de la caída y no recibir el verdadero impacto. La chica atinó a intentar levantarse sin embargo….

- ¡¡ la mente de Kame-san se ha vuelto loca!!- dijo Kairi quien había estado monitoreando la batalla con sus habilidades sensoriales debido a que sus ojos no se lograban acostumbrar a la violencia- No hay nada de él en ella-.

Con la gran fuerza que lo caracterizaba, sumada a la adquirida gracias a la carrera que estaba haciendo, Kame se lanzó a finiquitar la contienda, rápidamente cortó el trecho que la separaba de su alumna, quien aún no lograba incorporarse debido a los sufrimientos del intenso entrenamiento y la candente pelea. La espada de Kame iba exactamente dirigida al cuello de Kotone. La joven ya no podía defenderse y solo le quedaba por ver lo que serían sus últimos momentos.

- No puedo creer que muera en las manos de la persona que tengo todas mis esperanzas puestas- pensó Kotone con gran tristeza al mismo tiempo que veía como la hoja del espadón de Kame cruzaba los últimos centímetros que los separaban. Sin embargo otra espada apareció bloqueando la trayectoria del ataque de Kame.

Los brazos de Kotaro temblaron al contener a su katana cuando esta impactó con el arma del otro einherjer. Por unos segundos el joven temió no soportar la acometida y que la vida de Kotone se acabara allí sin embargo con lo justo logró soportarlo y usar esa fuerza en su contra ya que gracias al apoyo que tenía en la espada de Kame, al estar chocando con Danshiguraito, pudo propinarle una patada imposible de interceptar que hizo logró el retroceso de Kame.

- ¿Qué le está pasando a Kame?- preguntó Kotone todavía alterada por el reciente salvataje propinado por Kotaro.
- No hay problema, no tienes que agradecerme por salvarte la vida- dijo Kotaro irónico mientras veía como su acompañante de viajes parecía listo para continuar con su ataque- No se que le pasa, a decir verdad es nuestra pelea no le había pasado nada como esto- le contestó volviendo al tema que realmente importaba- ¿Qué sugieres?- preguntó.

- Kairi intenta ingresar a la mente de Kame y hazlo que vuelva a su conciencia- le indicó, la valquiria asintió, sin embargo no fue la única orden dada por la einherjer- Tú distráelo lo suficiente pero no entres en su rango de ataque o te matará- le indicó antes de agregar- Recuerda que todo esto es tú culpa, si lo que le pasa a Kame es lo que yo sospecho estamos en problemas- le indicó- Yo preparare mi mejor golpe, tenemos que noquearlo- Kotaro asintió y desapareció de su vista por unos segundos- y gracias- murmuró intentando que solo fuera escuchado por ella.

- De nada- le respondió Kotaro al mismo tiempo que aparecía frente a Kame- bien viejo no se que te pasa, pero lo que de verdad sé es que mañana tendrás un gran dolor de espalda- le dijo mientras empezaba a esquivar los interminables cortes que Kame intentaba hacerle- Su velocidad ha aumentado a como la tenía en su último ataque, sino fuera por mi habilidad ya estaría muerto- pensó al otra vez lograr esquivar el ataque.

- Tengo que ingresar a la mente de Kame - se dijo Kairi mientras preparaba su mente para ingresar en la del einherjer, desde que la contienda había empezado había empezado a notar como la mente del hombre oscurecía el aura normal que su cuerpo irradiaba convirtiéndola en una mucho más agresiva pero menos humana- No se que es lo que ocurre sin embargo no permitiré que continúe así- y sin decir más separó su mente del cuerpo buscando, específicamente, la de Kame.

Los embates del espadón de Kame cada vez se acercaban más a Kotaro, este pretendía seguir manteniendo la distancia y de esa manera ganar tiempo sin embargo cada ataque del hombre llegaba con más destreza como también más agresividad.

- Mierda- murmuró para si, Kotaro, cuando gracias al roce de la espada contraria un leve corte aparecía en su brazo derecho- Si hubiera estado un centímetro más a la derecha hubiera perdido mi brazo- pensó para si, sin embargo el tiempo para hacerlo no era mucho ya que los ataque de Kame no parecían tener fin- la velocidad de sus cortes está aumentando a más no poder, si su ritmo sigue igual el próximo ataque superará mi velocidad máxima- se sorprendió.

Y sin equivocarse la velocidad del ataque fue así obligando a Kotaro a utilizar todo su esfuerzo para siquiera poder bloquear la ofensiva de Kame. Sin embargo había logrado detener el ataque gracias a sus instintos no a su sentido ya que ni siquiera sus ojos pudieron reaccionar ante el ataque.

- No puedo ver los movimientos del brazo de Kame - pensó totalmente incrédula Kotone, a pesar de estar levemente alejada de la pelea no había logrado ver el movimiento de brazos de su maestro, sus ojos solo habían captado un manchón que se movía a gran velocidad- es igual a cuando me subo a Foxi, solo Kotaro puede ver con claridad a esa velocidad-.

- Esto es extraño- pensó Kotaro mientras se separaba unos metros del interminable asedio de Kame- Mis ojos siempre pueden ver cuando estoy utilizando mi velocidad máxima o hasta cuando estoy encima de una carrera de Foxi- recordó- Pero, ¿por qué es eso?, mi habilidad einherjer solo mejora mi velocidad, sin embargo no tengo problemas para ver mis propios movimientos, sin embargo solo pude ver con claridad el ataque de Kame cuando usé mi habilidad, no antes.

Sorprendiendo a Kotaro, Kame, acortó sus distancias e intentó cortar su cabeza con un agresivo corte de dirección diagonal, solo pudo escapar utilizando su habilidad y retrocediendo muchos metros de distancia de su enemigo.

- Esta vez ni siquiera cuando usé mi habilidad pude ver a la perfección su ataque- Kotaro estaba ensimismado intentando descifrar el significado de sus cambios de vista- Aunque la diferencia de cuando activé mi poder a cuando no estaba activada es muy clara- la mente de Kotaro por fin entendió- Mi habilidad no solo aumenta mi velocidad sino que también utiliza energía para potenciar mi vista, eso significa que tal vez pueda utilizar esa energía para mejorar mi velocidad.

A pesar del peligro al que podía llegar a involucrarse por esta acción Kotaro cerró sus ojos e intentó tranquilizar su mente, no era difícil para él teniendo en cuenta sus largas horas de meditación en sus clases de kendo. Tardó unos segundos sin embargo por fin lo sintió.

Alrededor de todo su cuerpo un aura de energía volaba impregnando de si cada una de sus articulaciones, a su vez otra aura, no igual pero parecida rodeaba el área específica de sus ojos.

- Imagino que esa aura que rodea la mayor parte de mi cuerpo es la que me proporciona el aumento de velocidad y la que se mantiene en mis ojos es la que mejora mi vista- pensó para si- entonces solo debo…- con rapidez el aura que permanecía en sus ojos desapareció al mismo tiempo que la que rodeaba el resto del cuerpo aumentaba en gran medida, sin embargo acompañado de eso apareció un gran cansancio en todo el cuerpo de Kotaro.

- ¡¡Abre los ojos idiota!!- el grito de Kotone fue clave para sacarlo de su ensoñación y por instinto más que otra cosa esquivar el ataque de Kame, sin embargo la réplica no tardó en llegar. Al ver el cuerpo del einherjer inclinarse hacia el suyo Kotaro se alejó unos diez metro logrando que el corte fuera al aire.

- Esta vez no pude distinguir la verdadera forma del ataque, solo fue una mancha- pensó para si Kotaro quien seguía con su habilidad activada, movió su cuerpo levemente intentando notar posibles cambios- me siento mucho más ligero, siento como si pudiera penetrar la defensa de Kame solo con mi velocidad, no hay duda que mi agilidad ha aumentado sin embargo el coste fue que no pudiera ver con exactitud el ataque de Kame.

- Es imposible- la voz de Kairi llamó su atención obligando a poner énfasis en su hermana- No puedo ingresar a lo profundo de la mente de Kame siento como si algo bloqueara mis habilidades extra sensoriales, solamente puedo seguir los movimientos de él- las palabras de Kairi retumbaron en la mente de Kotaro.

- Kotone- le llamó con un gesto serio- ¿crees que puedas dejar inconsciente a Kame si queda desprotegido?- le preguntó, el gesto de Kotone se volvió pensativo, por unos segundos analizó la situación sin embargo al hacerlo este se convirtió en uno de absoluta seguridad.

- Podré- aseguró mientras preparaba su espada para atacar, ella sabía que si Kotaro le había hecho una pregunta de ese tipo era porque tenía un plan para vencerlo, por eso tenía que asegurarse de hacer bien su parte.

- Kairi necesito que te centres en Kame y en mi y que trasmitas todo a mi mente- le indicó- ¿Te crees capaz de hacerlo?- volvió a inquirir, su hermana, como respuesta proyectó en la mente de Kotaro una imagen de energía que tenía la forma de Kame- Bien, yo lo dejaré sin su arma, Kotone tu derríbalo en ese momento, tú Kairi solo mantente concentrando esa imagen en mi mente ya que no podré usar mis ojos en este ataque- les indicó al mismo tiempo que sus pupilas se cerraban.

- ¡¡Entendido!!- dijeron al unísono Kairi y Kotone.

Sin esperar nada más Kotaro se lanzó contra Kame con una velocidad totalmente aumentada, con su espada en mano se preparó para atacar sin embargo fue anticipado por su rival quien lanzó un ataque hacia donde tenía planeado ir. La imagen provista por la telepatía de Kairi hizo posible que Kotaro pudiera esquivar la ofensiva de Kame, y se prepara para atacarlo por otro lado, aunque otra vez fue anticipado.

- No entiendo nada de lo que está pasando, ¿Cuándo Kotaro logró aumentar su velocidad de esa forma?, ni siquiera Kame podrá mantener el ritmo de esto por mucho tiempo más- los ojos de Kotone intentaban entender la inverosímil pelea que se estaba llevando entre los dos einherjer- Pase lo que pase debo atacar a Kame cuando pierda su arma.

- ¡¡Aquí voy!!- después del quinto bloqueo consecutivo la reacción de Kame había mermado lo suficiente como para que Kotaro lograra esquivar su ataque y al mismo tiempo romper su defensa- ¡¡Es tú turno Kotone!!- gritó al mismo tiempo que producía un pequeño corte en la mano de Kame lo suficientemente grande como para obligarlo as soltar su espada, sin embargo un gran gesto de sorpresa apareció en el resto de Kotaro al ver la sangre que salía de la mano de su rival- Es… es blanca- murmuró sorprendido al mismo tiempo que Kame abría sus ojos y estos volvían su tinte verde original.

- ¿Qué está pasando?- preguntó Kame ante de recibir un golpe en su cabeza producido por el canto de la espada de Kotone que terminó dejándolo inconsciente.



- Entonces, ¿Qué mierda fue lo que le sucedió a Kame?- ya habían pasado unas horas del incidente y aunque Kame aun se mantuviera inconsciente los tres jóvenes sabían que la actitud del einherjer había vuelta a ser la misma debido a que ante de ser golpeado por Kotone había vuelto a la normalidad.

- Pues después de recordar lo que Kame había dicho, además de su comportamiento en la pelea y la sangre blanca que tu viste puedo llegar a una conclusión- le contestó Kotone- Como sabrás Kame fue el primer einherjer formado por el afamado científico Thomas Jackson, sin embargo lo que en realidad creó fue una variación de la sangre de los demonios.

- ¿Variación?- preguntó Kairi- ¿Dices que la sangre de Kame es sangre de demonio?- como siempre todos estos eventos eran desconocidos por los hermanos debido a su poco tiempo viviendo en ese mundo.

- Algo así, pero su cuerpo es el de un humano normal, no el de un einherjer solo tiene la sangre de los demonios- le explicó- Tengo que admitir que esto es una sorpresa hasta para mí, conocía la existencia de esta sangre sin embargo nunca pensé que sería usada en un humano.

- Siempre tan perspicaz Kotone- la voz de Kame sorprendió a los tres jóvenes que voltearon rápidamente hacia la dirección del mayor integrante del grupo- Parece que les causé un par de problemas-.

- Kame - tanto Kotone como Kairi se apresuraron a acercarse a auxiliar al viejo einherjer, Kotaro se quedó a unos metros de distancia- ¿Se encuentra bien?, siento haberlo golpeado.

- No te preocupes, yo debo disculparme, debido a mi cuerpo humano a veces no puedo controlar a la perfección estos poderes y mi parte demoníaca sale a la luz- se disculpó con una sonrisa.

- Oye viejo- la voz de Kotaro silenció a todos, Kame miró al joven esperando sus palabras- ¿Qué se siente que un perdedor como yo te venciera sin recibir ni un solo golpe?- preguntó con una sonrisa burlona antes de dar un leve silbido llamando al zorro demoníaco que era su mascota, tardó unos segundos en aparecer, al hacerlo Kotaro se montó en él- Iré a dar un paseo- dijo antes de desaparecer de su vista.

- Es verdad yo voy a terminar la comida- dijo Kairi recordando sus quehaceres, rápidamente se paró y salió corriendo en dirección al campamento.

- Espera que te ayu…- la voz de Kotone se detuvo al sentir el brazo de Kame sosteniendo su hombro impidiendo que siga a la chica- ¿Qué pasa maestro?- preguntó sorprendida.

- Ahora que lo pienso pocas son las personas que conocen sobre la sangre de demonio- al decir estas palabras los ojos de Kotone se abrieron desmesuradamente- Me habías dicho que eras de Hwajae, ¿verdad?- a pesar de que no hubo respuesta por parte de Kotone, Kame prosiguió- Ahora que lo pienso ese país está prácticamente desaparecido desde que su príncipe pactó con los demonios, sino me equivoco ahí estaba el país de corea, es una lastima ya que los reyes de ese país fueron los que financiaron el estudio de la sangre blanca.

Sin decir nada más Kame se levantó y empezó, lentamente, a caminar en la misma dirección que Kairi había tomado. Sentada en el piso con un gesto terrorífico en su cara unas pequeñas lágrimas cayeron por el rostro de Kotone.

- Parece que ya me descubrió- murmuró mientras su rostro pasaba a tener una sonrisa melancólica.


Los jadeo producido por el joven ya estaban preocupando a la bondadosa criatura. Esta, con la intención de calmarlo, lameteaba su rostro demostrando la preocupación que tenía en su amo.

- Ya Foxi, no tienes nada de que preocuparte- le dijo Kotaro mientras intentaba sin éxito alejar el rostro del zorro, con esfuerzo empezó a regular los jadeos, después de unos minutos ya no había rastro de ellos en el cansado joven- Creo que si muevo demasiada energía activa junta tiene sus represalias- pensó para así- Sin embargo ya estoy empezando a entender mi poder, si aprendo como distribuir mi energía tal vez no solo puedo mejorar mi velocidad o mi vista….
avatar
Izanagi
Escudero de palabras

Mensajes : 209
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Insignias :





Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por MaNtoSastO el Mar Jun 04, 2013 5:47 am

Síii este era uno de los capis que más recordaba. Kame saliéndose de contros y Kotaro "evolucionando" su habilidad.
Una muy buena pelea, y el final nos deja pensando, ¿acaso Kotone tiene algo que ver con la realeza?

Ya no me aguanto a ver los capítulos que siguen Very Happy
Un saludo!
avatar
MaNtoSastO
Mod

Mensajes : 987
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 28
Localización : Saturno
Insignias :





Ver perfil de usuario http://yutube.com/user/Apaerorfo

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por yuske el Miér Jun 12, 2013 2:00 am

por fin al corriente de nuevo con la oscuridad.

vaya que me tomo su par de horas hacerlo. Recordaba algunas cosas como un poco mas impactantes, como por ejemplo la muerte que le dio kame al gigante.

a diferencia de manto yo solo recordaba a hela, no lo de la guerra y por un momento crei que los hermanos irían a hjarta y no a nikolos con kame.

La verdad es que mis recuerdos ya son mas bien, pocos.

Estare esperando por el siguiente capitulo.

PD: uno menos en mi lista de pendientes Very Happy




avatar
yuske
Admin

Mensajes : 1141
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 26
Localización : En un lugar de la mancha
Insignias :





Ver perfil de usuario http://alzerath.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por Izanagi el Mar Jul 02, 2013 9:29 pm

Bien teniendo en cuenta que Yuske y Manto viene actualizando su historia, me sentía en deber de hacer lo mismo con la mía a pesar de que aún sigo estancando en la escritura del capítulo 25, así que les traigo el número 17 el cual se podría considerar como el inicio (o acaso final) de una de las sagas más importantes de lo que planeo que sea la historia en si. 

Capítulo 17: Charlas y violenta entrada:
[b style="text-align: justify;"]Capítulo 17: Charlas y Violenta entrada.[/b]
 
- ¿hermano?- preguntó la pequeña con sus ojos demarcando la incredulidad que tenía ante la imagen que estaba viendo. La espada que el joven portaba permanecía llena de sangre demarcando el siniestro final que tendría quien quisiera imponérsele en combate- ¿Madre?- volvió a inquirir la niña mientras su rostro de empalidecía más y más- ¿padre?- dos pasos hacia delante fueron dados, sin embargo al ver el gesto sombrío en el rostro del joven pronto fueron hechos para atrás- ¿por qué?
 
 
La noche ya había aparecido desde unas horas antes, la oscuridad del interminable desierto solo era iluminada por las incontables estrellas del cielo y la pequeña fogata que servía de apoyo para el encargado de la guardia.
 
Tras dar la decimoquinta vuelta dentro de su bolsa de dormir se dio cuenta que no descansaría fácilmente, ¿Cómo hacerlo después de recordar esas imágenes que tanto dolor le producían?
 
A pesar de que, al saber la identidad de quien estaría montando la guardia por esas horas no le apetecía mucho salir, tenía que tomar un poco de aire si quería poder volver a conciliar el sueño. Largando un suspiro salió sin antes olvidarse la campera que la protegería de ese invernal frío.
 
Se sorprendió bastante al ver como la fogata se mantenía sola sin necesidad de que nadie la cuide. Extrañamente no había nadie en ese lugar aunque “esa” persona tendría que estar ocupando el sitio al lado del fuego.
 
- Ese vago se volvió a escapar de sus responsabilidades- se quejó mientras llevaba su manos al fuego intentando absorber un poco del calor que este brindaba, se estaba empezando a arrepentir de la ropa con la que había salido teniendo en cuenta que había menospreciado el frío de ese lugar.
 
- ¿No te parece mal criticar a las personas que no están presentes?- esa voz tan conocida para ella sonó susurrante en su oído impulsándola a dar un brusco movimiento debido al susto producido.
 
- ¿Dónde estabas?- preguntó sorprendida mientras se giraba para ver al interrogador, delante de ella un joven de pelo castaño la miraba con una sonrisa burlona en su rostro, a su costado un especie de zorro demoníaco le hacía compañía- ¿Cómo me escuchaste? estoy seguro que hace unos segundos no estabas aquí- teniendo al animal a su lado no había dudas de que Kotaro podía cambiar de locación es cuestión de segundos sin tener que usar su habilidad.
 
- Una pregunta a la vez- se quejó mientras se sentaba en el lado más apartado de la fogata- Estaba en las dunas de allí- dijo señalando un paisaje ubicado a quinientos metros de allí- cuando escuché pisadas aquí me acerqué para ver que pasaba, aunque si hubiera sabido que eras tú sonámbula ni me hubiera tomado la molestia de venir- le contestó.
 
- Nadie tiene tan buen oído como para escuchar los pasos que hace una persona que se encuentra a más de cuatrocientos metros de distancia- le retrucó con desconfianza, Kotaro solo se encogió de hombros antes de añadir unas simples palabras.
 
- No es de tu incumbencia la razón de porque puedo escuchar cosas que pasan lejos de mi- dijo con normalidad, aunque luego de decir eso empezó a toser con una gran fuerza a lo largo de unos interminables segundos.
 
- Deja ya de hacer eso o despertaras a Kairi y a Kame - se quejó con un grito que provocó aún más alboroto que el producido por Kotaro.
 
- Tú eres peor que yo- murmuró para si- Entonces ya viste que estoy cumpliendo mi trabajo, ya puedes irte a dormir- le dijo Kotaro mientras dirigía su vista hacia el cielo.
 
- No tengo sueño- admitió Kotone- prefiero tomar un poco de aire fresco aquí- agregó mientras se acercaba un poco más al fuego producido por la fogata- Si quieres dormir no tengo inconvenientes en hacer yo tu turno de guardia, no olvido lo vago que eres- le dijo.
 
- Si claro, y soportarte toda la vida sabiendo que te debo un favor, ni pensarlo- al decir la palabra “vida” Kotaro notó que no sabía nada de Kotone, quien era, su familia, el porque quería entrenarse con Kame, eran grandes lagunas que aún no se había puesto a pensar- Oye Kotone- la chica se sobresaltó al escuchar su nombre proveniente de la boca del chico- ¿A tu familia no le importa que tu estés viajando en un desierto lleno de demonios solo para aprender a luchar?- preguntó.
 
Kotone miró sorprendida al joven, no era raro que los hermanos quisieran saber más de ella después de tantos tiempo compartido sin embargo le sorprendía que fuera Kotaro el que hiciera las preguntas cuando siempre había esperado una reacción así de Kairi. Le resultaba incomodo hablar de su pasado sin embargo en ese momento no notó esa opresión que siempre aparecía al hablar de ello.
 
- Mis padres están muertos- dijo como si nada- Tengo tres hermanos sin embargo estamos algo “distanciados”- le explicó dándole un extraño énfasis a la palabra- ¿Qué te pasa que me preguntas por eso?- preguntó con intención de sacar de quicio al joven sin embargo al verlo notó que no lo lograría. El joven permanecía acostado en la arena con sus ojos puestos en las estrellas, estos lucían melancólicos de una forma que nunca había visto en el joven- ¿Puedo hacerte una pregunta yo?- dijo un poco más seria.
 
- ¿Quieres saber porque te defendí con Kame el día que nos conocimos?- preguntó sorprendiendo a la joven que se le anticipara a la perfección- Lo suponía- le dijo antes de dar su explicación- Creo que fue por tus ojos- le dijo sabiendo que no lo entendería- Tus ojos eran idénticos a los míos cuando me enteré que mi padre me había mentido- le contestó sorprendiendo aún más a la joven- Ese sentimiento de que toda tu vida se fue al caño en un instante- detalló- esa sensación de impotencia que te hace querer romper cualquier cosa que se te interponga- prosiguió antes de finalizar- eso es lo que vi en tus ojos, no podía quedarme sin hacer nada después de ver alguien que le pasaba lo mismo que a mí.
 
- ¿Eso… todo eso lo dedujiste solo viendo mis ojos?- preguntó asombrada e incrédula ante la confesión de Kotaro, el joven solo asintió con su cabeza antes de volver a dirigir su mirada hacia las estrellas. Por unos segundos los mejillas de la joven se tiñeron de rojo sin embargo gracias a la oscuridad de la noche pudo ocultarlo de Kotaro- ¡¡Ya deja de hacerte el melancólico, no va contigo!!- gritó Kotone sin tener la mínima preocupación en no despertar a los otros.
 
- ¿Así que la melancolía no va conmigo?, pensé que solo las personas enérgicas se salvaba de eso- contestó Kotaro sin quitar su vista del cielo- Creo que es mi turno de preguntar- agregó refiriéndose a que cada uno había hecho su propia pregunta- ¿Por qué quieres hacerte más fuerte?- preguntó.
 
- ¿Tan obsesionado estás con mi pasado?- preguntó Kotone con molestia- Solo voy a decirte que alguien me está esperando y para encontrarnos tengo que hacerme mucho más fuerte- respondió.
 
- ¿Un novio?- la sonrisa socarrona que puso Kotaro logró sacar de quicio a la chica que, como manera de advertencia, rápidamente le lanzó una piedra que cayó a pocos metros de la cara del joven- Bien, bien, ahora es tu turno, dispara tu mejor pregunta.
 
Por unos momentos Kotone se calló, su mano se dirigió al mentón como si esto ayudara mejor a pensar una pregunta molesta para el joven. Cuando iba a rendirse el recuerdo de unas palabras de Kairi resonó en su mente. Sin entender demasiado el porque de esa preguntar la formuló esperando ansiosa la respuesta del joven.
 
- ¿Te… te gusta alguna chica?- preguntó con cierto recelo, se la notaba nerviosa, y hasta se podría decir intranquila. Kotaro la miró con una extraña calma.
 
- Si me lo hubieras preguntado hace un mes a pesar de que mi voz hubiera salido temblorosa yo estaría seguro de esa respuesta, sin embargo hoy que puedo contestar con una voz clara y segura tengo dudas de eso- contestó- Esta experiencia a cambiado mi manera de ver muchas cosas- agregó- Antes tenía planeado terminar la escuela con notas regulares y entrar a una universidad normal mientras que haría un trabajo de medio tiempo, me recibiría y luego ahorraría para casarme, tendría uno o dos hijos como mucho.
 
- ¿Acaso ya tenía toda su vida así de planeada?- se preguntó la joven un poco indignada por lo que Kotaro acaba de largar de su boca.
 
- Sin embargo toda mi percepción del mundo a cambiado, ahora ni siquiera sé si mañana voy a despertar con vida o sino moriré en la guerra- le explicó- Sinceramente lo último que ocupa mi cabeza en estos momentos es el “amor”- dijo poniendo especial énfasis en esta última palabra.
 
- Ahora se hace el maduro cuando en realidad es un verdadero idiota- murmuró Kotone aumentando su indignación anterior- Será mejor que me acueste rápido, ¿seguro que no quieres que te cubra?- le insistió.
 
El joven negó con su cabeza permitiéndole a la chica irse a descansar, pasaron unos minutos hasta que ella acostarse y mucho más hasta que concilió el sueño. Ningún detalle pasaba por alto para Kotaro.
 
De repente un ataque de tos invadió la garganta de Kotaro, tardó unos minutos en recuperarse sin embargo no parecía completamente repuesto cuando escuchó una voz que le hablaba.
 
- Parece que tu nuevo poder tiene sus desventajas- sorprendiendo al joven la voz de Kame sonó a su espalda, su cuerpo se tensó del susto, además claro que su mano no soltó la empuñadura de Danshiguraito hasta asegurarse de la identidad del hombre- Parece que no es muy gracioso cuando te lo hacen a ti- dijo refiriéndose a la costumbre de hacer eso por parte de Kotaro.
 
- ¿Cómo mierda hizo para ocultar cualquier sonido y moverse hasta mi espalda?- se preguntó anonadado, luego de eso probó si todavía sus oídos lograban escuchar a la distancia y se dio cuenta que su efecto aún seguí activo- ¿nueva habilidad?, No se de que hablas, ni que haces levantado a esta hora, sin embargo voy aprovechar el momento ya que tengo que hablar algo contigo- le dijo.
 
- Que sea rápido ya que mi razón de estas aquí es que necesito que hagas algo por mí lo más rápido posible- le retrucó con una sonrisa- Una misión que solo puede hacer el einherjer más veloz de todos- le explicó.    
 
---------------------------------------------------
 
- No hay nada peor que hacer guardia en la puerta- protegiendo el gran portón que conducía a Nikolinos, dos guardias mantenían una charla, la poca actividad que tenían era el principal culpable de la desconcentración de los hombres- No solo no hacemos nada, sino que además no hay ningún buen lugar para descansar, es algo irritante. 
 
- Deja ya de quejarte y ponte a vigilar de una buena vez- le contestó el otro con tono gruñón, después de farfullar algunos insultos contra su compañero el guardia decidió tomar los binoculares que tenía para entretenerse observando a su alrededor.
 
Entre la inmensidad del desierto nada parecía llamar su atención, por lo menos hasta que esa mancha apareció a kilómetros de su posición.
 
- Oye- llamó a su compañero logrando captar su atención- ¿Qué es eso?- le preguntó mientras le lanzaba los binoculares para que los tome, rápidamente se los llevó a sus ojos para poder ver mejor y grande fue sorpresa al encontrarse con lo que vio.
 
- ¡¡Es un zorro demoníaco!! Y no hay dudas que se dirige a toda velocidad hacia aquí- dijo sorprendido- Rápido, avisa a los arqueros para que se preparen y que la sacerdotisa que esté a cargo active el escudo- le indicó a su compañero este asintió y empezó a cumplir con lo pedido.
 
---------------------------------------------
 
- Se que es necesario que los soldados de Nikolinos se preparen lo antes posible para la batalla, sin embargo entrar así de improviso me parece demasiado exagerado- pensó Kotaro mientras montaba a Foxi. En su mano derecha portaba la espada de Kame, sorpresivamente dejando a Danshiguraito enfundada en su cintura- Además hacer esto es demasiado trabajoso para una persona como yo- murmuró desganado.
 
No fue difícil para Kotaro notar que había sido descubierto por los guardias, la aparente tranquilidad que habitaba en el muro había desaparecido al instante y ahora se podía vislumbrar las preparaciones para repelar su “invasión”.
 
Sin embargo ninguno de esos guardias podía detener la velocidad de Foxi…
 
- ¡¡Se está acercando a una velocidad increíble!!- gritó asustado uno de los soldados mientras apuraba con gestos a los arqueros- ¡¡Vamos disparen, disparen!!- les ordenó.
 
La oleada de flechas voló en dirección a Kotaro, a pesar de eso las ágiles fintas del zorro hicieron posible que ninguna llegara al destino demarcado por los lanzadores.
 
- ¿No está listo el cañón?- preguntó quien resultaba ser el líder de grupo, ni cuenta se había dado que mientras decía esas palabras el einherjer y la zorra ya lo había pasado quedando a un solo obstáculo de distancia para ingresar a la ciudad.
 
Frente a ellos un muro de figura casi transparente se alzaba amenazando con impedir que el joven cumpliera el recado impuesto por Kame. Sin embargo el chico solo suspiró mientras preparaba la espada que su compañero de viajes y guía le había dado la noche anterior.
 
- Con la velocidad de Foxi podrás esquivar a todas las defensas exteriores- le había dicho Kame- Sin embargo cuando sobrepases a los guardias te encontraras con algo que ni con velocidad podrás superar- le indicó al mismo tiempo que le lanzaba su espada aún enfundada- Como la mayoría de las ciudades importantes, no solo murallas protegen a los ciudadanos- le indicó- Las Valquirias de esos lugares preparan barreras anti-demonios que impedirán que Foxi pueda entrar-.
 
- Es demasiado conveniente que tengas una espada que pueda romper esos escudos- pensó Kotaro antes de saltar del lomo del zorro y preparar su ataque, su “mascota” se detuvo tras él esperando la oportunidad para ingresar- Vamos- murmuró mientras blandía la espada y con un solo corte se abría una gran zona para el ingreso del demonio- No puedo creer que tenga que hacer esto- con un salto subió al lomo de Foxi y de esa forma los dos se dispusieron a concluir su misión.
 
 

Mucho blabla y poca acción pero es un capítulo de transición donde de alguna manera que aún no se revela pasan hechos de gran importancia. Espero que no se hayan aburrido demasiado. 

Saludos: Izanagi
avatar
Izanagi
Escudero de palabras

Mensajes : 209
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Insignias :





Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por MaNtoSastO el Miér Jul 03, 2013 8:17 am

¿Cómo me voy a haber aburrido? Ya lo dije varias veces en La Caída y lo repetiré por aquí: los capítulos tranquilos, donde hay charlas y explicaciones, me gustan tanto o más que los que están plagados de acción.
Creo que ahora es cuando aparecen esos tres personajes. Diré un par de palabras sueltas y sabrás si recuerdo algo o no:
No ver si no se ha leído la historia en Ikaruga:
maestro, discípulos, tuberías, telaraña, rosado, explosión...

La charla de Kotaro con Kotone está muy buena, enseñándose el uno al otro aspectos de sus personalidades que antes pasaran por alto. Kotone menciona tener dos hermanos, uno parece ser el asesino de sus padres (Sasuke... Neutral  No obstante espero más de vos que lo que nos permitiste ver en el primer párrafo) y otro hermano misterioso que creo que es una hermana. A lo que desarrollaré: en un capítulo pasado, si no recuerdo mal la escena, salía una mujer frente a unos monitores, si esa no era Hela, pondré mis apuestas a que era la hermana de Kotone. De alguna manera las palabras de Kame cuando ella se presentó ante el grupo siguen rondando mi cabeza, esa frase en la que implicaba que se arrepentirían de viajar con ella o de que traería graves consecuencias.


Por último, creo que ahora sí estamos a dos o tres capítulos de los estreno, no recuerdo muchos más eventos Very Happy
Tendré que aguantarme la emoción de ver cómo sigue mientras contrato focas parlantes para que me canten villancicos a las tres de la tarde.
Saludos!
avatar
MaNtoSastO
Mod

Mensajes : 987
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 28
Localización : Saturno
Insignias :





Ver perfil de usuario http://yutube.com/user/Apaerorfo

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por yuske el Miér Jul 03, 2013 3:23 pm

Por último, creo que ahora sí estamos a dos o tres capítulos de los estreno, no recuerdo muchos más eventos

Igual me lo parece a mi, recuerdo la invasion de kotaro a máxima velocidad en una ciudad, y es de hecho, lo ultimo que recuerdo de la historia XD

La relación de kotaro y kotone siempre me ha gustado, de todos los parrings que se pueden formar con todos los personajes de las historias del foro es mi favorita. en cierta forma me recuerdan a ranma y akane.

ummm... me parece que no tengo nada más que agregar.
Hasta luego.




avatar
yuske
Admin

Mensajes : 1141
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 26
Localización : En un lugar de la mancha
Insignias :





Ver perfil de usuario http://alzerath.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por MaNtoSastO el Miér Jul 03, 2013 5:20 pm

Estaba dando vueltas entre archivos y encontré esto...

Spoiler:
 
¿Estarán masomenos bien? xD
avatar
MaNtoSastO
Mod

Mensajes : 987
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 28
Localización : Saturno
Insignias :





Ver perfil de usuario http://yutube.com/user/Apaerorfo

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por Izanagi el Miér Jul 03, 2013 9:50 pm

¡¡¡No sabía que habías dibujado eso Manto!!! Me siento halagado aunque con toda esa ropa no logro reconocer al segundo. El primero (que calculo será Kotaro) me copó muchísimo especialmente por su gesto de tranquilidad. El segundo calcula que en realidad será la segunda ya que creo que es Kotone, aunque con tanta ropa puedo llegar a confundirme.

avatar
Izanagi
Escudero de palabras

Mensajes : 209
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Insignias :





Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por yuske el Jue Jul 04, 2013 1:11 am

¡¡¡No sabía que habías dibujado eso Manto!!!

Por un momento imagine a manto respondiendo con un "yo tampoco" XD

Ahora y dejando de lado lo bien que se le da dibujar a manto, tambien he creido que el primero se trata de kotaro,pero no estoy tan seguro de que el segundo sea kotone (auqnue si pense en ella), quizas sea ese chico cazador que ayudo a kotaro, se me escapa el nombre en estos momento pero creo que saben a quien me refiero... creo que se llama Quince .

El tercero....¿Acaso ese gigante posee el rinnengan?




avatar
yuske
Admin

Mensajes : 1141
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 26
Localización : En un lugar de la mancha
Insignias :





Ver perfil de usuario http://alzerath.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por MaNtoSastO el Jue Jul 04, 2013 6:19 am

Jajaja casi que el yo tampoco era una respuesta bastante válida xD

El primero es efectivamente un intento de Kotaro. Y la segunda era Kotone cuando aparece por primera vez, imaginé la escena con su silueta recortándose entre la arena que llevan fuertes ráfagas de viento y un aire emblemático al no saberse quién era este nuevo personaje (por eso la ropa y los lentes para protegerse del hostil clima del desierto y darle aspecto de viajera). En fin, fue lo que salió Razz

El gigante creo que lo dibujé cuando leía la parte de la cosechadora, si mal no recuerdo aparece uno allí, rompiendo una pared y destilando genialidad gigantézca.
Y como era un cíclope que leía muchos mangas se dibujó el ojo con marcador indeleble para parecerse a sus villanos favoritos (?).
avatar
MaNtoSastO
Mod

Mensajes : 987
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 28
Localización : Saturno
Insignias :





Ver perfil de usuario http://yutube.com/user/Apaerorfo

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por Izanagi el Jue Jul 04, 2013 5:01 pm

Buenos sus comentarios e imágenes me dieron inspiración y no sólo pude terminar el capítulo que iba sino que uno más así que traigo un nuevo capítulo, hasta donde recuerdo este es el anteúltimo capítulo que publiqué en Ikagura.

Yuske: es entendible que no recuerdes más, ya que no pasó demasiado más que eso. 
Manto: Creo que recordabas más este capítulo que yo, tuve que releer el capítulo para entender que significaba "rosa".  Sobre el "caso Sasuke" espero que cuando pase lo que tenga que pasar y se revele lo que tiene que revelarse no te decepcione demasiado, que es algo distinto al caso, seguro. 

Va el Cap 18, mucha más acción y la atención fija solamente en Kotaro. 

Capítulo 18: ¿Duelo? y Captura:
[b style="text-align: justify;"]Capítulo 18: ¿Duelo? Y Captura[/b]
 
- ¡¡Intruso!!¡¡Hay un intruso en la ciudad!!- los sonoros gritos de los guardias solo eran eclipsados por el incesante estallido proveniente de las campanas de alerta. Poco segundos tardó la muchedumbre en entender el mensaje y salir disparatados hacía los lugares más seguros que pudieran encontrar de momento.
 
Los arqueros se apostaron en las inmediaciones al gran portón sin embargo ni bien lograban acomodarse ya su trabajo desaparecía, nadie parecía poder combatir contra la velocidad del foráneo.
 
Establecida con la forma de un triángulo, el demonio y su amo ya habían llegado a la mitad de la ciudad, donde las murallas empezaban a estrecharse aprovechando la inusual forma de la montaña en la que compartía espacio.
 
Hasta el momento el joven no había tenido demasiados percances, su velocidad, más bien la de Foxi, parecía ser la mejor herramienta para ingresar al lugar furtivamente. Desde su llegada habían podidos esquivar a los soldados de la ciudad, hasta a los que se especializaban en los combates en largas distancias. Sin embargo ahora era cuando la cosa se complicaría.
 
- Pase lo que pase tienes que llegar directamente ante el rey de Nikolinos- las palabras de Kame aún retumbaban en su cabeza, desde que lo había conocido el “viejo” había confiado bastante en sus habilidades, por lo menos hasta que se habían enterado del ataque de Hela a la ciudad. A pesar de eso, esta misión parecía mucho más compleja que lo anteriormente hecho, más bien la diferencias eran sustanciales- No puedes detenerte demasiado, por lo menos hasta que llegues a la mitad del camino, ya que allí…
 
Un estridente sonido, seguido a la explosión de la carretera en donde Foxi y Kotaro deambulaban, obligó a detenerlos. Delante de ellos tres personas se alzaban. Sus miradas estaban totalmente centradas en el par de invasores.
 
- Después de la mitad del camino aparecen los einherjer que trabajan para el ejército de Nikolinos- murmuró recordando la advertencia que Kame le había dado. Rápidamente les hecho una breve mirada. El del medio era un tipo maduro, probablemente de unos treinta y cinco años de edad, pelo castaño, prolijo. Lo más destacable eran las gafas que llevaba.
 
A su lado izquierdo si tenía a una persona llamativa, de aspecto joven, probablemente compartiría edad con Kotaro. Su pelo color rosado lograba destacar fácilmente del trío de enemigos. A diferencia de los otros dos este tenía una jovial sonrisa y no parecía para nada ofuscado con la intrusión del einherjer de Tokio.
 
El último del grupo era más bien, “la” última. Una joven de aspecto a tener unos dieciocho años era la que terminaba de conformar la formación. Su pelo era color celeste, lo llevaba corto, ni siquiera pasaba la altura de los hombros.
 
Los ojos de Kotaro ya estaban rojos debido a que desde la intromisión en Nikolinos que venía utilizando su habilidad, sin embargo de los tres rivales solo uno, el joven, tenía en evidencia haber utilizado poderes de einherjer.
 
- ¿Podrías por favor identificarte?- el del medio fue el primero en hablar, con una voz sumamente serena y seria- También nos gustaría saber el porque de tu intrusión- agregó.
 
- Soy un einherjer de Tokio, mi nombre es Kotaro y tengo un mensaje de Kame para el rey de este lugar- contestó recordando lo que el viejo le había indicado- Sino es mucha molestia quisiera que me dejaran pasar a cumplir mi recado.
 
- Si eso es verdad, ¿por qué no entraste como se hace normalmente?, no solo ingresaste de manera ilegal sino que además lo hiciste con un demonio- le recordó- No creo que Kame te halla dicho que hagas esto, ¿o si?- preguntó nuevamente- ¿tienes algunas explicación para esto?
 
- Es un asunto ultra secreto, no puede saberlo nadie más que el rey, si entraba de manera normal había posibilidades de que las Valquirias de la entrada se enteraran- le contestó Kotaro antes de levantar el espadón de Kame- ¿acaso no reconoces esta espada?, creo que es suficiente prueba para que me crean.
 
- No hay dudas de que esa es la espada de Kame- comentó la chica, su voz estaba dirigida al mayor del grupo- ¿Qué hacemos Ipbre?- le preguntó dubitativa.
 
- A pesar de que puede que estés diciendo la verdad todavía no podemos confiar en ti- le aclaró- Después de que te encerremos el rey dará su propio veredicto- el llamado Ipbre seguía impasible ante la situación, en cambio la joven solo asintió con su rostro al escuchar sus palabras. El único que parecía no estar prestando demasiada atención era el chico de pelo rosado.
 
- ¿Me permitirás ponerte las esposas?- preguntó el único miembro femenino del grupo, su mirada permanecía seria ante Kotaro quien solo tuvo que largar un suspiro de cansancio al escuchar la respuesta dada por los einherjer de Nikolinos.
 
- ¿En serio no me dejarán pasar?- insistió Kotaro, al no encontrar una respuesta positiva tuvo que pasar al plan B- Luchar contra tres einherjer al mismo tiempo parece demasiado para mí, sin embargo el viejo parecía bastante serio con esto, debe ser de vital importancia- pensó para sí- ¿Acaso no es Kotone quién tendría que hacer estas cosas?, el viejo ni siquiera me a enseñado algo como para deberle este favor- preguntó en voz alta, luego levantó la espada de Kame y la ató a la espalda de Foxi- Escóndete hasta que halla terminado- le indicó, la demonio lo miró con dudas- Apúrate, no tengo todo el día- le insistió al mismo tiempo que desenvainaba Danshiguraito.
 
- No sabemos nada de su habilidad, ¿no es peligroso atacar directamente?- preguntó la joven al llamado Ipbre, este miró con detenimiento a Kotaro para luego tardar unos segundos en contestar.
 
- Es una habilidad del tipo parcial, no es algo que se pueda ver a simple vista, me atrevería a decir que es un poder de incremento de algún talento natural de los hombres- contestó Ipbre sorprendiendo al joven einherjer.
 
- ¿Parcial?, ¿Qué significa eso?- preguntó Kotaro a sus propios enemigos.
 
- ¿Eres un alumno de Kame y ni siquiera sabes eso?- preguntó el joven pelirosa, por primera vez el único enemigo de Kotaro que tenía ojos rojos había hablado- Las habilidades parciales significan que se mantienen por un periodo de tiempo, tu y yo somos parciales ya que estamos usando una habilidad en este momento y podremos seguir usándolas por ahora, son técnicas largas, sin embargo después de usar una habilidad de características parcial no podrás usar otra en un largo tiempo- le explicó el joven- lo que quiero decir es que cuando tus ojos vuelvan a tu color normal, significará Game Over para tí.
 
- Estoy usando mi habilidad para aumentar mi vista, 80 por ciento está enfocada en aumentar mi visión y solo un 20 por ciento está destinada a mi velocidad, con esos números no creo que gane- pensó para si Kotaro al mismo tiempo que sus ojos apagaban el tinte rojo que venían portando.
 
- Apagaste tu habilidad, ¿eso significa que te rindes?- preguntó la joven ante la repentina acción de Kotaro.
 
- No, no significa eso- murmuró antes de desaparecer de su vista.
 
- Elaine, cuidado- gritó Ipbre al mismo tiempo que se daba vuelta e intentaba defender a la joven utilizando también una espada.
 
Danshiguraito sonó al impactar contra el arma de Ipbre, la katana de Kotaro estaba a milímetros del rostro de la llamada Elaine y lo único que la separaba, en resumen lo único que la había salvado, era la defensa del líder del grupo.
 
- Significa que no saben nada de mí- contestó el joven con normalidad, todavía se podía sentir el retumbar del choque entre ambas espadas. De la nada otra explosión, similar a la que había detenido la marcha de Foxi previo al combate, apareció a escasos metros de Kotaro quién gracias a su velocidad logró zafar de la situación- No hay duda, esa es la habilidad de ese chico- entendió Kotaro refiriéndose al pelirosa. 
 
- Tengo la habilidad de generar presión a cualquier cosa- comentó el chico- No es muy difícil para mí hacer explotar los caños de gas que están predispuestos bajo nuestro- le explicó- mientras que estés sobre estos suelos estarás en peligro-.
 
- Sin embargo me sorprendes, nunca había visto a un einherjer “parcial” que pudiera activar su habilidad dos veces en períodos tan cortos de tiempo- le elogió Ipbre- A pesar de eso sigues sin tener posibilidades de vencer, y más si utilizas el canto de tu espada- le advirtió.
 
- No es la primera vez que me enfrento a una cantidad de enemigos superior a la mía- le dijo- Aunque estos momentos no vendría mal tener a Kotone de mi lado- pensó para si, sabiendo que nunca lo admitiría abiertamente- Lo primero que haré es descubrir sus habilidades- con su velocidad se lanzó contra el más joven del grupo.
 
- Después de ver tu habilidad una vez, no supone ninguna amenaza- gritó al mismo tiempo que unas tres explosiones se producían frente a la trayectoria de Kotaro- Eso tuvo que haberlo acabado- murmuró satisfecha.
 
- No soy tan lento como para que siquiera me roce ese lento ataque- gritó Kotaro mientras aparecía por la espada del joven levantando su espada- ¿Cómo reaccionarán los demás?- se preguntó mientras atacaba, su mirada inevitablemente se dirigió hacía el líder del grupo. Grande fue su sorpresa al ver que no hacía nada más que mirar como Kotaro efectuaba el ataque contra su aliado.
 
El ruido de dos disparos alertó a Kotaro haciéndolo detenerse por unos segundos, la balas, provenientes de la einherjer llamada Elaine, siguieron de largo permitiéndole a Kotaro tener el camino libre como para vencer de un solo golpe a chico del cabello rosado.
 
Sin embargo…
 
- ¿Qué mierda?- el cuerpo del joven quedó estático a pocos centímetros de el lugar donde culminaría el golpe, por unos segundos no entendió que lo detenía sin embargo al ver los ojos rojos posados en la pupilas de Elaine supo que había caído en su habilidad- Parece que me apresuré demasiado- murmuró, su vista por fin vislumbró que era lo que detenía sus movimientos.
 
Situados exactamente donde las balas habían volado, dos largas telarañas habían detenido el ataque de Kotaro, impidiéndole avanzar en cualquier sentido. Los hilos eran estrechos, casi ínfimos, sin embargo el 20 por ciento de la energía de su habilidad estaba destinado a sus ojos permitiéndole, con esfuerzo, notar los hilos.
 
- Así que eres una araña- le dijo Kotaro a Elaine, los ojos de la chica se abrieron sorprendidos al escuchar la aclaración del joven.
 
- Me sorprende que puedas ver los hilos, ni siquiera yo tengo la habilidad de verlos normalmente- confesó- Sin embargo eso no es suficiente, Max, ¿podrías acabar con esto?- le pidió al chico.
 
- Aunque me lo pida una chica-plana como tú, lo haré- le dijo burlándose de la figura de la joven, al mismo tiempo que preparaba para liquidar a Kotaro con su habilidad.
 
- Viene de la izquierda- los ojos de Kotaro se abrieron desmesuradamente al prevenir el ataque que vendría. Con esfuerzo logró girar su katana y con eso cortar la prisión que lo tenía atrapado.
 
La explosión se produjo unos segundos después de que Kotaro hubiera escapado, sin embargo el jadeo que salía de su boca era prueba suficiente para demostrar que esa jugada le había costado.
 
- Si que es persistente- murmuró desganado Max al ver que su enemigo se había librado de la explosión- Hey tienes que hacer tus hilos más resistentes, ¿es que no puedes hacer nada bien?-.
 
- No solo es rápido, tiene un oído privilegiado además de una vista con cualidades semejantes- la mente de Ipbre trabaja sin cesar intentando descifrar el verdadero poder de Kotaro- Max, esa no es la forma de hablarle a un superior, ponte serio por favor.
 
- Esta bien, lo siento- se disculpó Max con un tono que no parecía para nada arrepentido- Pero bueno, ya lo ves, es imposible que pueda seguir a ese ritmo por mucho más, la pelea ya es nuestra.
 
- He tenido que dar la energía de mis odios a mi velocidad a último segundo, sino lo hubiera hecho no podría haber escapado- la jadeos cada vez eran más continuos- Debo volver a poner la energía en mi audición, es la única forma que tengo para esquivar esas explosiones- los ojos de Kotaro se cerraron al mismo tiempo que sentía como el cambio de lugar de su poder se efectuaba- A pesar de que desde que entiendo más profundamente mi habilidad me he hecho mucho más fuerte, mover la energía de un lado a otro trae unas consecuencias bastante desagradables- no pudo terminar de decir eso para que de su boca saliera una gran cantidad de sangre.
 
- Ups, parece que si fue golpeado por la explosión- sonrió confiado Max- Pues bien, ven chico y termina con esto de una vez- le incitó.
 
- No podré continuar por mucho tiempo- murmuró para si Kotaro mientras que con su mano derecha se quitaba la sangre del rostro- Con mi vista puedo ver esos hilos y con mis oídos puedo prevenir al explosiones, sin embargo…- la vista del joven se estanco en Ipbre- Sin embargo aún no se nada de su habilidad.
 
- Max prepara un ataque doble, Elaine crea todos los obstáculos que puedas- le ordenó en voz baja, ambos asintieron preparando lo pedido por su líder- Con esos sentidos que tiene no hay duda que podrá descubrir mi habilidad apenas la use, tenemos que terminar con esto en este movimiento.
 
Al instante de salir de su carrera contra el trío de enemigos, cinco disparos salieron en dirección a Kotaro dejando en su camino las telarañas producidas gracias a la habilidad de Elaine. Sin detener su marcha, pero obligando así a que su cuerpo entorpeciera la corrida, el joven logró esquivar cuatro de ellos, sin embargo el último ya era imposible de evadir así que utilizando su espada lo cortó provocando que su velocidad bajara por unos segundos.
 
- Estás acabado- el grito de Max, sumado a la fina audición de Kotaro, fue suficiente para que se diera cuenta de que una explosión venía contra él.
 
- Una explosión a la derecha- pensó Kotaro mientras hacía una diagonal hacia la izquierda, ya su cuerpo estaba a escasos centímetros de Ipbre. Una socarrona risa por parte de Max fue la única advertencia que tuvo previa a la explosión.
 
A pesar de lo negativo que era ser golpeado, mientras que el cuerpo de Kotaro volaba gracias al impulso producido por la detonación sus ojos lograron captar la clave de los ataques de sus enemigos. Un mullido cuerpo detuvo el impacto abaratando las heridas.
 
- ¿Así que tú también lo viste?- preguntó Kotaro mientras que con esfuerzo se mantenía en pie apoyado en el cuerpo de Foxi, quien había sido su rescatadora. El pésimo estado de su cuerpo no se correspondía con el estado de ánimo que tenía. En su rostro una gran sonrisa resaltaba entre heridas y quemaduras.
 
- Esta cucaracha es resistente- murmuró la joven- Es demasiado molesto cuando no puedes matar- se quejó antes de encoger sus hombros- Ni modo no creo que pueda dar otro paso.
 
- Lo ha descubierto- atónito, Ipbre, sonrió resignado- ¡¡Max prepara tu última explosión!!- le ordenó.
 
- ¿Sabes? Hasta ahora me había preguntado como era posible que si utilizaban los conductos de gas para producir las explosiones no se creara un accidente mucho mayor, sin embargo ahora lo entiendo todo- afirmó confiado Kotaro al mismo tiempo que con sus últimas fuerzas lograba ponerse en pie y tomaba la espada de Kame que el zorro portaba.
 
- Aunque lo entiendas ya es tarde para vencernos- le aclaró Max- Por si no te diste cuenta tu cuerpo está en las últimas mientras que nosotros ni siquiera hemos recibido un golpe.
 
- Tú creas escudos alrededor de los caños procurando que las explosiones no interfieran con las otras partes, esa es la explicación de porque no te viste afectado en esa última detonación- Ajeno a las palabras de Max, Kotaro permanecía concentrado en Ipbre- ahora no necesitaré pensar en las explosiones, porque no habrá ninguna más.
 
La energía de sus oídos desapareció agregándose a la ya gran cantidad de poder potenciando su velocidad. 80 por ciento rapidez y 20 por ciento vista, esa era la combinación ganadora según el plan de Kotaro.
 
Por cuarta vez consecutiva se lanzó contra sus enemigos, sin embargo esta vez el objetivo principal era Ipbre.
 
Tres disparos salieron por parte de Elaine, con sus redes intentaban atrapar a Kotaro y así, finalmente, poder vencerlo. Sin embargo con la velocidad actual del joven no eran obstáculo.
 
- Explótalo- gritó Ipbre a Max, este asintió sin embargo ya Kotaro estaba enfrente del líder del trío y con su espada lista para terminarlo- ¡¡No te olvides que todavía tengo esto!!- sus ojos se colorearon al rojo al mismo tiempo que un escudo, casi invisible, se interponía entre Danshiguraito y su objetivo.
 
- Y tu no te olvides que yo tengo esto- le retrucó tomando la espada que Kame le había dado y utilizándolo contra el muro.
 
Un estruendoso ruido fue provocado al caer el producto de la habilidad de Ipbre. Ni un segundo pasó para que este recibiera un certero golpe en el estomago por parte de Kotaro y su espada prestada.
 
- Detén la explosión- murmuró Ipbre antes de caer inconsciente, los ojos rojos de Max permanecieron encendidos, dirigidos especialmente a Kotaro.
- Necesito descargar la energía ahora- gritó Max asustado- No puedo usar la explosión sin la habilidad de Ipbre, la reacción en cadena provocaría que la ciudad completa se destruyera- explicó rápidamente- ¡¡Mierda!! ¡¡Acábame!! De esa forma la energía se disipara.
 
Kotaro no dudó ni un segundo y con un certero golpe detrás del cuello, el cuerpo de Max quedó en el mismo estado que su superior. Dejando solamente a dos personas. Elaine y él.
 
- No puedo creer que un solo hombre nos haya vencido- murmuró desanimaba mientras tiraba sus armas- Avanza, le rezaré a Odín que no vengas con malas intenciones realmente- dijo sin más.
 
Kotaro sintió que todo su cuerpo caería al piso, no podía soportar todo el cansancio que tenía por mucho tiempo más. Para su salvación apareció Foxi quien lo cargó gentilmente. En pocos segundos desaparecieron de la vista de la einherjer que sólo se encargó de ver el estado de sus compañeros.
 
Ya poco faltaba para llegar al castillo del rey, sólo tenía que dar esa estúpida carta, ¿Por qué tanto misterio? ¿No hubiera sido mejor alertarlos a todos de una manera pacífica y ordenada que invadir una ciudad estando completamente sólo? Todavía le costaba creer que lo había logrado.
 
Ajeno a los pensamientos de Kotaro, un vigilante seguía cada movimiento de Foxi desde la terraza de uno de los edificios de la ciudad, sonriendo se preparó para actuar.   

Aquí empieza una serie de capítulos donde la acción pasa de un lado a otro, varios hilos que representaran a nuestros (?) héroes. 

Saludos: Izanagi
avatar
Izanagi
Escudero de palabras

Mensajes : 209
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Insignias :





Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por MaNtoSastO el Jue Jul 04, 2013 6:20 pm

La verdad que lo recordaba bastante bien, será que me quedó grabado porque fue practicamente lo útlimo que vimos en Ika.
Fue una gran batalla y con Kotaro aprendiendo a manejar su habilidad cada vez mejor, se deja ver que será uno de los einherjar más poderosos de la historia (y sin o lo será, déjenme soñar). Dicen que su habilidad es de tipo parcial, pero no estoy seguro. El hecho de que la active, desactive y modifique da que pensar.

Esperemos a ver el siguiente episodio. A la misma hora y por el mismo canal!
Saludos!
avatar
MaNtoSastO
Mod

Mensajes : 987
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 28
Localización : Saturno
Insignias :





Ver perfil de usuario http://yutube.com/user/Apaerorfo

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por yuske el Vie Jul 05, 2013 1:54 am

Que gran capitulo.

El combate a estado fenomenal, y nuevamente que suerte tener una espada rompedora de escudos XD

la linea final me deja un poco en ascuas, no tengo idea de que seguirá pero me parece que los problemas estan por comenzar.

Y algo es cierto, para no ser discípulo de kame, este confia mucho en kotaro, en si es una relación extraña, ya que realmente no son amigos (o al menos no lo parecen), la relación maestro-alumno no existe, tampoco hay una relación amo-subordinado, cuando mucho son compañeros de viaje, pero eso no impide que kame confíe en kotaro para este tipo de tareas.

Por cierto siempre he venido pensando en kame como alguien bastante parecido a kirin del manga 666 satan:


Spoiler:




avatar
yuske
Admin

Mensajes : 1141
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 26
Localización : En un lugar de la mancha
Insignias :





Ver perfil de usuario http://alzerath.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por MaNtoSastO el Vie Jul 05, 2013 2:53 am

Yo me lo imaginaba parecido a este personaje que ni siquiera sé su nombre xD

Spoiler:
 
Very Happy
avatar
MaNtoSastO
Mod

Mensajes : 987
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 28
Localización : Saturno
Insignias :





Ver perfil de usuario http://yutube.com/user/Apaerorfo

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por Izanagi el Dom Jul 14, 2013 9:12 pm

Bueno primero que nada decir que Kame es muy similar a los personajes que ustedes me mostraron pero con más pelo y con una contextura física similar a la de, por ejemplo, Auron de Final Fantasy X.

Ahora bien tengo el placer de anunciarles que llegamos al capítulo 19 y con él al último que se había publicado en Ikagura, tardé más de un año pero llegué a donde había quedado. Capítulo de transición, menos acción más palabrerio. 

Capítulo 19:


Capítulo 19: Prisionero y Examen

Tardó unos segundos en entender la situación en la que se encontraba. El primer indicio había sido la incapacidad de poder separar sus manos. Estas estaban atrapadas por unos fierros de metal en una forma muy parecida a las esposas que utilizaban los policías. 

La segunda pista fueron los barrotes que tenía enfrente, imposibilitándole la salida de esa estrecha habitación en la que se encontraba. 

No había duda de que se encontraba en una prisión y casi podía asegurar que esto se debía a la “invasión” que había efectuado junto con Foxi.

- Por fin despiertas, chico- una áspera voz sonó por su costado izquierdo logrando llamar su atención, su dueño era un viejo ya de entrada edad. Tenía una gran barba llena de canas. Su pelo tampoco se libraba del blanco característico de los ancianos. Al ver que Kotaro permanecía un poco atontado intentó ubicarlo en la realidad- Estas en la prisión de Nikolinos, parece que armaste una buena por aquí- le comentó.

Dudó unos segundos en decidir si contestarle o no, sin embargo, al notar que la laguna en su memoria persistía, dio como prioritario entender un poco lo que había pasado a su alrededor.

- ¿quién sabe?- contestó encogiendo sus hombros mientras pensaba que contestar- no quisieron dejarme entrar a la ciudad así que me terminé peleando con los guardias de la entrada, a decir verdad no fue nada de otro mundo- le mintió, tenía que omitir toda la información posible del verdadero objetivo de su llegada a Nikolinos hasta que pudiera entregarle la carta que Kame le había escrito al rey del lugar.

- ¿Sólo eso?- preguntó con aparente decepción- la poca acción que hemos tenido en los últimos tiempos a hecho que estos soldados se asusten por nada, aunque parece que después de tu llegada aquí a pasado algo grave, los guardias y mensajeros están desesperados corriendo de un lugar a otro.

- ah, ¿si?- preguntó Kotaro fingiendo poco interés en el tema, mientras mentalmente maldecía no poder quitarse las esposas y revisar si su carta seguía en su bolsillo- ¿y como sabes tantas cosas si tienes esta pésima vista exterior?- preguntó refiriéndose a que solamente podía ver los barrotes del calabozo. 

- Cuando uno está aquí hace tanto aprende como mimetizarse con el lugar- le contestó con aire misterioso, luego con un gesto le indicó que se callara como preámbulo a la llegada de un par de guardias quienes se detuvieron en la celda que Kotaro compartía con el anciano.

- Oye mocoso- la voz del guardia se dirigió hacia Kotaro quien solo le respondió con una funesta mirada- levántate, tienes el honor de tener una reunión con el rey- le indicó- Ha leído tu carta- le aclaró.

- Sí leyó mi carta no tiene nada más que hablar conmigo, tendría que liberarme y dejarme en paz- le recordó mientras les acercaba sus manos con la intención de que lo desaten.

- ¿Qué quieres decir?- preguntó el guardia sorprendido- La carta decía que eras un criminal de Hjarta y tu precio por traer el mensaje era que te trasladen a la prisión de aquí- le aclaró.

- ¿Qué carajo?- preguntó Kotaro sorprendido al mismo tiempo que se incorporaba, los dos soldados se prepararon para defenderse temiendo una posible actitud violenta de parte del chico. A los segundos entendió todo y supo a quien culpar- maldita seas Kame, ¿Qué mierda se le pasa en la cabeza?- se preguntó.

- Si no piensas venir no tenemos nada más que decirte- le cortó y con eso dio finalizada la charla, si bien Kotaro intentó detenerlos ninguno de los dos les hizo caso y terminaron dejándolo sólo con el anciano.

- Eres bastante famoso para solamente haberte peleado con un guardia, parece que no me dijiste toda la verdad- le inquirió el anciano con una sonrisa socarrona en su rostro- Sin embargo no te culpo, no puedes confiar en un viejo que acabas de encontrar en la cárcel, no es el mejor lugar para encontrar amigos.

- Soy un mensajero enviado por el einherjer Kame- se sinceró- Vine a advertir al rey de un ataque de demonios que se dirige hasta aquí, me tomé muchas molestias para llegar y cuando lo hago me entero de esto, sinceramente no entiendo a ese viejo- se quejó.

- Parece que llevas una vida interesante-.

- ¿tú crees?-. 


------------------------------

- Disculpe que le vuelva a preguntar, pero sigo sin entender el verdadero propósito de enviar a Kotaro a hablar con el rey de Nikolinos- inquirió Kotone- No creo que sepa comportarse debidamente con una persona de su clase- opinó.

- Tal vez debí enviar a alguien que esté acostumbrada a convivir con la realeza, ¿no crees así Kotone?, alguien que sea parte de ellos- le preguntó a la joven con una sonrisa burlona, ella no respondió y dirigió su mirada al piso, como si estuviera avergonzada. Mientras tanto Kairi miraba todo desde una posición privilegiada, acomodando las cosas para poder partir nuevamente.

- ¿Crees que mi hermano estará bien?- preguntó Kairi con leve preocupación- Estoy preocupada por él y Foxi- admitió.

- A decir verdad la tiene bastante difícil, sin embargo tiene mi espada así que el mayor problema estaría resuelto, aunque luego tendrá que enfrentar a la guardia de einherjar, cualquier persona normal moriría sin embargo siendo él, tiene alguna posibilidad de sobrevivir. 

- No te preocupes Kairi, a pesar de ser un hablador tu hermano no es alguien que moriría por algo así, lo que realmente me preocuparía es como se comportará ante el rey- le intentó tranquilizar.

- Entonces Kame, ¿Cuánto nos queda de viaje hasta llegar a Nikolinos?- inquirió Kairi.

- Si fuéramos directo llegaríamos en tres días, sin embargo antes tenemos que hacer una parada- al ver la sorpresa en los rostros de sus jóvenes acompañantes decidió aclarar ese punto- Iremos a las tundras de Nikolinos- y sin decir más empezó a caminar en dirección al recién nombrado destino.

Kairi miró a Kotone esperando una explicación por parte de la chica, se había dado cuenta que Kame no pensaba darles más información de la ya proporcionada por ende la única que podía llegar a sospechar algo era Kotone.

- En ese lugar se encuentra los guerreros más fuertes de Nikolinos, según se el príncipe tomó a sus einherjer más capaces, además de un gran número de soldados y se los llevó allí después de tener una pelea con su padre, el rey- acotó la chica- Seguramente querrá convencerlos para que vuelvan a la ciudad a defenderla del ataque de Hela- opinó- será mejor que nos apresuremos o nos dejará atrás.

------------------------------------

- Entonces viejo, ¿Qué hiciste para terminar en un lugar como este?- preguntó Kotaro con tono aburrido, desde que los guardias le revelaron que estaba prisionero allí ya dos horas habían pasado y el joven ya no sabía que hacer para entretenerse.

- ¿Yo?- el anciano levantó su rostro hasta poder ver los ojos del chico- Maté a un einherjer- respondió, Kotaro lo miró. Sabía que si estaba en una prisión algo malo tendría que haber hecho, sin embargo no esperaba algo así de la persona que tenía enfrente. 

- Bastante impresionante- opinó- Parece que tendré que tener cuidado contigo, ¿Cómo lo mataste?- preguntó- ¿en una pelea?, ¿asesinato a sangre fría?, vamos dame algún detalle más, este ambiente tan lúgubre me desanima- le pidió.

- Primero que nada no tienes porque preocuparte, contigo ni siquiera me esforzaría- le dijo dejándolo con más dudas que certezas- Verás, yo me dedicaba a entrenar einherjar, pues convencí a mi alumno de hacer un entrenamiento especial que terminó llevándolo a la tumba.     

- ¿Qué quieres decir con entrenamiento especial?- preguntó Kotaro interesado, su atención en la historia del anciano había aumentando en gran manera al escuchar que su profesión consistía en entrenar einherjer.

- Seguramente ya te habrás dado cuenta que esas esposas que te tienen atrapado están especialmente hechas para suprimir los poderes de los einherjer- le dijo, Kotaro asintió con su rostro- El metal con el que están hecho tiene las propiedades magnéticas que interfieren de manera directa con la mente de los seres vivos a lo que tocan- continuó- ¿entiendes lo que quiero decir?

- no se a que vas- admitió Kotaro sin pizca de vergüenza y empezando a aburrirse de que no fuera al punto. Su compañero de celda suspiró fastidiado.

- Lo que quiero decir es que los poderes de los einherjer provienen de nuestra mente- le explicó como si de obviedad se tratase- Por eso cree un entrenamiento que logra aumentar el potencial del cerebro humano en un cincuenta por ciento y crear un control perfecto de la habilidades de einherjer.

- Eso suena bastante bueno- admitió con sinceridad- ahora tendrás que decirme donde viene la parte mala- le incitó a continuar.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------

 El clima había cambiado de drástica manera, de un momento a otro el ardiente calor del desierto había cambiado a un congelante frió, las escarcha cubría el piso. Por si fuera poco una tormenta se había levantado moviendo con su fuerza grandes copos de nieve.

- ¿Cómo es que el clima cambió tan deprisa?- preguntó Kairi a los gritos intentando que su voz se sobrepusiera al sonido producido por la ventisca.

- Estamos en la zona de Gastropnir- contestó Kotone imitando el tono de voz de Kairi- Es cosa de los gigantes de hielo, ellos producen este clima- contestó, antes de añadir- se le llama zona Gastropnir a cualquier manada de gigantes de hielo que se mueve- detalló.

- Los gigantes de hielo convierten su alrededor en una eterna tormenta de nieve, pocos son capaces de permanecer en esas zonas sin perderse- agregó Kame- Kotone has el campamento aquí, tu te quedaras y vigilarás las cosas mientras que yo y Kairi iremos a contactar con el príncipe y sus tropas, tardaremos como mínimo tres días, ¿crees poder hacerlo?- el tono de su voz en la pregunta no dejaba lugar a una respuesta negativa, por ese motivo asintió con su cabeza.

- No entiendo para que debe quedarse Kame- se quejó Kairi- ¿Por qué no viene con nosotros?, es muy peligroso que se quede sola- preguntó, sin embargo el viejo einherjer la ignoró profundizando su mirada en su aprendiz.

- Vendrán a atacarte, será mejor que no gastes demasiada energía de golpe o sino no podrás sobrevivir- le advirtió y sin decir más se largó a caminar.

- No tienes de que preocuparte Kairi, esos gigantes no tienen nada que hacer conmigo- le intentó tranquilizar, la mirada desconfiada de Kairi fue lo único necesario para saber que la chica no estaba tan segura como ella- Será mejor que te apures, Kame te necesitará para que le guíes. 

- Ahora no solo tengo que preocuparme por mi hermano, sino que también por ti- suspiró la chica antes de mostrar una triste sonrisa- Recuerda que tu vencerás a Hela, no puedes perder- le incitó antes de salir corriendo en busca del einherjer.

- Será mejor que para cuando te encuentre te hayas convertido en alguien más fuerte- murmuró Kotone a sabiendas de que nadie la oiría- Porque para nuestro próximo encuentro yo seré otro tipo de guerrera. 

Pero bien de manera de festejo por haber llegado hasta aquí pongo a su dispocición también un estreno, antes veíamos como Kotaro se ponía en acción, ahora es el turno de nuestra querida einherjer Kotone que tendrá la responsabilidad de matar a Hela... para maestros así es mejor no estudiar. 

Capítulo 20:
Capítulo 20: Llama y Principe

Su vista estaba completamente nublada, frente a ella no se podía ver nada más que la nieve volar de un lado a otro moviéndose al compás de las insoportables correntadas del frío viento. Sin embargo, a pesar del inhumano clima, ella permanecía fuera de la carpa, agolpada cerca de la pequeña fogata que solamente seguía viva gracias a sus habilidades con el fuego. 

Y es que permanecía afuera porque sabía que dentro no estaría segura, estando allí sus posibilidades de sobrevivir tenían un bajo número pero existían. En la carpa inevitablemente moriría, no por el congelado clima sino por los que allí fuera acechaban. 

No era la primera vez que se encontraba con gigantes, sin embargo si lo era en cuanto se refería a este tipo de enemigo. De entre la familia de los gigantes los de hielo se diferenciaban completamente del resto. De menor estatura, nunca confraternizan con sus “hermanos” agrupándose solo entre los de su misma clase. Comparados con los fuertes gigantes de piedra tenían cuerpos débiles, tampoco tenían la habilidad de los de fuego, mucho menos el valor de los estúpidos gigantes menores, sin embargo siempre utilizaban los números a su favor. 

Entre los gigantes, los de hielo eran los más inteligentes. Siempre moviéndose en grupos creando un terreno perfecto para ellos antes de atacar, esperando que su enemigo quede fuera de juego debido a las inclemencias del clima que ellos mismo creaban. Nunca dejaban nada al azar. 

Kotone sabía eso, no dudaba que en ese mismo momento seguramente estaría rodeada de una gran cantidad de enemigos de dos metros de alto, por eso no se refugiaba en la carpa donde seguramente estaría más confortable y caliente. No, ella los esperaba, los desafiaba porque sabía que si había algo que los gigantes de esa índole ponderaban más que su inteligencia era su orgullo. 

La joven estaba esperando el momento justo para incitarlos a pelear, no podía cometer un error o ellos se darían cuenta lo que planeaba. Tenía que proteger esa posición ya que allí tenía su fogata, lo único que le permitía tener una ventaja sobre los gigantes. Su mirada voló hacia donde había preparado todo para ese combate. Todo parecía listo, las preparaciones estaban completas, ahora todo dependía de su actuación en la pelea.

- De todos los tipos de gigantes que hay vengo a estar rodeada de los más estúpidos- murmuró a sabiendas de que ellos escucharían cada palabra que ella dijese- ¿Entonces no van a venir a atacarme?, ¿O será que tienen miedo a una simple humana?- por unos segundos nada pasó sin embargo la joven no se desesperó sabía que morderían el anzuelo tarde o temprano. Escondidas por el azote de las correntadas de aire el ruido de unas grandes pisadas sonó en su espalda. Kotone lo había percibido, el paso era lento como si intentara ocultar el ruido con el sonido de ambiente, y su idea no era mala, sin embargo los sentidos de Kotone estaban completamente agudizados debido a que esperaba el ataque, nada pasaría por allí sin que ella lo supiera con anticipación. 

- En serio son estúpidos- dijo antes de levantarse y sin siquiera mirar a su espalda girar con espada en mano y cortar por la mitad al gigante. Mientras el inerte cuerpo de su enemigo caía unos horrendos gritos inundaba el ambiente. Rodeándola completamente casi quince gigantes se abalanzaron contra su posición. Ella había predicho esa acción y por consecuencia había preparado una forma de recibirlos. 

Bajo los pies de Kotone un hilo se dividía separándose en varias direcciones llegando a haber más de ocho puntas y estando estas en los alrededores del campamento. Al mismo tiempo que ella apoyaba su espada sobre la única punta del hilo que estaba en su cercanía los gigantes ingresaban al perímetro del campamento. Todos con la intención de acabar con la joven espadachín que había osado ingresar en su territorio. Sin embargo ella estaba lista, y al pasar un segundo una poderosa llama se adueñó de su espada, quemando la soga… llevando el fuego a cada una de las puntas previamente ubicadas. 

Las llamas se apoderaron de sus enemigos, empezándolos a calcinar vivos, los gritos del dolor mortificarían a cualquiera que los oyese sin embargo ella era inmune a todo eso, su mente solo estaba enfocada en como repeler a la segunda oleada de gigantes que pronto vendrían. Ya no tenía trucos bajo la manga solo tenía su espada y el fuego que pudiera generar. 

- ¡¡Vamos!!- gritó incitándolos, y mientras el primer grupo terminaba de morir por el fuego el segundo grupo hizo su aparición mostrando un número de enemigos mucho más abultado que antes. 

Los primeros tres que se le acercaron cayeron rápidamente, el fuego se apoderó de su espada acabando con facilidad con ese tipo de enemigos. Al instante dos gigantes más aparecieron a sus costados, el de la derecha le lanzó un golpe a su cabeza el cual logró esquivar con lo justo, reduciendo la altura de su cuerpo. Sin dejarla respirar el de la izquierda la atacó con un ataque vertical, acción que obligó a la joven a rodar pero que permitió quedar frente al torso desnudo de su contrincante. 

Su espada no tardó en impregnarse dentro del pecho del gigante, los ojos de Kotone se volvieron rojos al instante que su rival explotó por dentro. El fuego se liberó alcanzando al otro gigante, que también terminó acabado.

Sin embargo la maniobra había consumido mucha de la energía de Kotone, la situación era casi un calco de la avanzada al campamento de los gigantes que había hecho previamente con Kotaro, y al igual que en ese momento necesita de su fuego para vencer a los enemigos. 

- “vendrán a atacarte, así que será mejor que no gastes tu energía de golpe o sino no podrás sobrevivir”- las palabras que Kame le había dedicado antes de partir le golpearon hondo. Sabía que no era un capricho de su maestro que se quedara sola enfrentando a los gigantes de hielo. No, esto era una prueba en la cual Kame había confiado que ella entendería. Si quería entender en profundidad su habilidad, la que según Kame era “La más adecuada para vencer a Hela” tenía que aprender a controlarla, quizás el obstáculo más grande desde que la había utilizado por primera vez. 

Una gran llama copó la espada de Kotone, quitándole una gran carga de energía, sin embargo con el pasar de los segundos el fuego empezó a desvanecer en tamaño, quedando una pequeña capa fina sobre el filo y, de esa manera, recuperando los tensionados músculos carentes de energía. Su objetivo era claro, no solo debía sobrevivir sino que además tenía que aprender a controlar su habilidad en el proceso, nada complicado para ella ya que era, la aprendiza del mítico einherjer Kame.

- Vamos de una vez a ponernos serios- murmuró al ver como sus enemigos se acercaban en caravana.   

----------------------------------

- ¿Acaso perdiste el rastro?- la voz de Kame llegó a su oído, sin embargo su mente no estaba allí, se encontraba a metros de su cuerpo, buscando el paradero del grupo de exiliados. Si alguien podía encontrar algo de vida en medio de semejante tormenta de nieve era una valquiria, en especial una con la habilidad de Kairi. 

Con un poderoso golpe de su mano Kame derribó al gigante de hielo que recientemente se les había acercado, sus ojos permanecían cerrados siendo la prueba de que estaba utilizando su habilidad. 

- Sin mi espada es más difícil- pensó para si mismo, su arma estaba ahora en manos de Kotaro, en realidad ahora pertenecía a la guardia de Nikolinos, sin embargo eso no era sabido por Kame- ¡Kairi!- le llamó con más fuerza antes de derribar al último gigante de las cercanías.

- Están cerca- murmuró Kairi con su mente, el fuerte azote de las ventisca hacía que la voz de la joven se perdiera, viéndose obligada utilizar sus habilidades mentales para comunicarse con el einherjer- Sígueme Kame - le indicó mientras emprendía la marcha. Al caminar por casi media hora la joven se detuvo por completo, obligando a su acompañante a imitarla.

- ¿Qué pasa?- preguntó confundido, no parecía que estuvieran el campamento buscado, sin embargo la chica se había detenido por una razón en particular, y eso a Kame le daba mal espina.

- Estamos rodeados- le dijo la más joven del grupo esta vez si usando su voz. Kame se puso en posición defensiva, sin embargo al hacerlo ya tenía dos lanzas a milímetros de su pecho, esperando cualquier movimiento bélico del einherjer para clavarse en él. 

- ¿Qué tenemos aquí?- la voz de un hombre se dejó escuchar al mismo tiempo que la cortina de nieve dejaba a la vista a un hombre encapuchado, a pesar de agudizar sus ojos Kame no pudo vislumbrar a ninguno de los demás que permanecían escondidos gracias al poderoso viento.

 El einherjer no podía calcular cuantos y donde estaban cada uno de los soldados, impidiéndole poder preparar un posible movimiento de ataque. No había duda que en ese punto la ventisca era más fuerte que en cualquier otro lugar y que los habían atrapado en ese lugar por ese motivo. El enemigo tenía un pleno conocimiento del terreno y lo aprovechaba a la perfección.

- Dos personas caminando, en medio la tormenta, directo a nuestro campamento como si de expertos se trataran- dijo el recién aparecido mientras se acercaba a Kairi, Kame intentó adelantarse sin embargo dos lanzas más se le acercaron, impidiéndole movimiento alguno- A pesar de tu juventud pudiste superar las barreras que esconden nuestro escondite, debo felicitarte- le dijo a la joven, el extraño encapuchado no parecía tener demasiado en cuenta a Kame, pero si a Kairi.

- No tanta habilidad como la persona que en este momento bloquea mi ingreso a su mente- Kairi parecía haber entendido que Kame estaba incapacitado y por eso había tomado cartas en el asunto- Sin embargo aunque lo siga intentando no podrá ingresar a mi mente, mucho menos a la de mi compañero- contestó.

- Tienen una valquiria con ellos- pensó para si Kame sorprendido por las habilidades de Kairi, no sólo había podido detectar a alguien queriendo ingresar a su mente, sino que además lo había repelido, al mismo tiempo que defendía la mente de Kame- Soy Kame y quiero hablar con su líder- pronunció el einherjer.

- ¿Crees que no lo sabemos?- preguntó el encapuchado- Cualquiera que entra a nuestro territorio es identificado por nuestro centinelas, también tenemos gente vigilando a su pequeña amiga, al parecer está armando un buen alboroto entre los gigantes de hielo, me pregunto cuando durara…- dijo desafiante- sin embargo nosotros decidimos quien va a nuestro campamento y quien no, no nos gusta los que se acercan sin invitación- pronunció.

- Mira chico, no se bien quien seas pero cuando tu líder se entere de lo que tengo que decirle te hará arrepentirte de haber perdido tiempo en estas estupideces- bramó Kame enojado, al momento que iba a continuar su crítica contra el encapuchado la mano de Kairi lo detuvo.

- No tienes porque alterarte Kame - le dijo Kairi antes de agregar- ya que frente tuyo se encuentra Pharos Culiant, el príncipe de Nikolinos y líder de este campamento- explicó Kairi, tanto Kame como la joven sintieron el sentimiento de agitación que se produjo en los captores. Por su reacción el einherjer no dudaba que las palabras de Kairi eran verdaderas, si quedaba duda alguna esta desapareció al momento en el que el líder del grupo se quitó la capucha permitiendo el libre acceso a la visión de su rostro por parte de los presentes. 

- Veo que ya no sirve de nada ocultar mi identidad- dijo aun mirando exclusivamente a Kairi- Debo admitir que has vuelto a impresionarme señorita, y eso no es algo que cualquiera logre, en especial alguien tan joven como tú- le elogió. 

- ¡¡Cualiant!!- gritó Kame con enojo, aun a su alrededor estaba más de una decena de espadas y lanzas apuntándole, impidiendo que haga movimiento alguno- ¡¡Deja de jugar al jefe del ejército malvado y escucha lo que vengo a decirte!!- ordenó el einherjer. 

- ¿Qué vienes a decirme Kame?- preguntó con un gesto enfadado en su rostro- ¿Acaso te ha enviado mi padre a matarme?- por un segundo se detuvo antes de proseguir- No olvido que tu y él llevaban una gran relación y no dudo tampoco que ya se haya dado cuenta el aumento de mis fuerzas- su cara estaba serena, fría, sin embargo en sus ojos se podía notar el enojo que cargaban estas palabras, cuando iba a continuar con su respuesta una voz sonó en su espalda proveniente de uno de sus hombres.

- Señor los centinelas por fin han descubierto la identidad de la mujer que los acompañaba- pronunció uno, Kame lo identificó rápidamente como la valquiria de ese grupo- No podrá creerlo.

Ahora si, me pongo a escribir nuevamente así me despego un poco de la última publicación porque estas publicaciones dobles que me agarran cada tanto me dejan con más trabajo (?)

Saludos: Izanagi
avatar
Izanagi
Escudero de palabras

Mensajes : 209
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Insignias :





Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] La Oscuridad de uno mismo - Capítulos 22 - Llegamos a los estrenos - 27/7

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 2 de 3. Precedente  1, 2, 3  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.