Últimos temas
» Afiliación hermana
Jue Abr 28, 2016 9:26 pm por d-conanmx

» ¿Todo es Posible si lo intentas?
Sáb Jul 11, 2015 8:03 am por Melisa_chan0

» Bannea al usuario de arriba
Sáb Abr 18, 2015 8:38 pm por Eagle calm

» EL REINO DEL PUNT, EL PARAÍSO DE LOS FARAONES de J A Falcón
Miér Mar 04, 2015 3:29 pm por libros15

» [P] Como una flor marchita.
Mar Feb 03, 2015 7:52 am por Kurenea

» La chispa de Alhza
Lun Feb 02, 2015 9:24 pm por yuske

» [P] A mi perro el Balto
Dom Feb 01, 2015 7:33 pm por Melisa_chan0

» Acciones
Mar Dic 30, 2014 3:37 am por Eagle calm

» Inicio y normas.
Mar Dic 23, 2014 2:14 pm por Eagle calm

» Preguntas y respuestas
Lun Dic 22, 2014 6:35 pm por Eagle calm

» [Reseña] Cementerio de Animales - Stephen King.
Lun Dic 22, 2014 4:06 pm por Kurenea

» Solicitudes de entrada.
Sáb Dic 20, 2014 2:47 pm por Kurenea

Ver más afiliados
Ver menos afiliados
Licencia Creative Commons
Todas las obras expuestas en este foro estan bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Bastian

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Bastian

Mensaje por yuske el Jue Jul 26, 2012 8:21 pm

Hoy es un dia especial, pues dare a conocer oficialmente otro de mis experimientos. 

Hace unas semanas estuve leyendo algo sobre la narrativa en segunda persona y me dio por querrer escribir algo de esa manera (resulta que la segunda persona es como la primera, pero diriguiendose al lector o directamente a un personaje en espesifico)  por lo que escribi esta historia, auqnue siento que al final se me fue un poco de las manos, en casi toda la historia la narrativa se mantiene en segunda persona. 

Espero que les guste. 

Sinipsis: El jamas me agrado, nunca me gusto como pareja de mi hermana, simplemente no podia soportarlo, su estupida moralidad y su forma de hacer las cosas, siempre justo, siempre correcto...pero pese a eso estoy aqui, llorando la perdida de ese imbecil

Bastian:
 


Caía la noche cuando te vi llegar desde mi ventana. Vestías aquel abrigo café que hacía tiempo te obsequio mi madre, y que anterior mente había pertenecido a mi padre. Te vi tocar la puerta y esperar  sobre los escalones de la entrada, pero no esperaste mucho, ya que apenas pasados unos segundos la puerta se abrió y tú entraste a la casa.

 Salí de mi habitación y me apresure a bajar por las escaleras. No había llegado siquiera al descanso cuando te vi en la recepción besando a tu prometida, mi hermana.

Aquello me incomodaba, jamás aceptaría que se uniera a un hombre como tú, nunca lo haría.

Pero la opinión de mi madre era diferente. Ella agradecida de que mi hermana te haya elegido y que tú la eligieras a ella. Un buen hombre te llamaba. Un buen hombre.

Permanecí de pie en las escaleras, observándote con recelo cuando mi madre entro a la recepción y fue directo a abrazarte.
Quizás podrías engañarlas a ellas, pero no a mí. Y seguramente tampoco hubieras podido engañar a mi padre. Es una lástima que él ya no esté entre nosotros los mortales, sin duda te hubiera puesto en tu sitio, lejos de esta familia. De mi hermana.

Alzaste la vista y volteaste a ver hacia la escalera, justo donde yo estaba. Dibujaste una sonrisa y me saludaste. Pero aquella sonrisa no duro mucho en tu rostro, pues no me moleste en disimular mi disgusto por tu presencia. Como ya te lo había dicho, quizás puedas engañarles a ellas, pero no a mí. 

Tu actuación quizás haya sido perfecta, pero eso fue lo que te delato ante mis ojos, era demasiada perfecta para ser creíble, simplemente tu actitud no me parecía natural. Detallista e inteligente, bien parecido, amable y siempre servicial, con una moral impecable y el deseo de ayudar a los demás. Ninguna persona es así solo porque si, tú escondías algo,  no era una sospecha vana e infundada, era una afirmación. Algo ocultabas, lo sabía y tenía pensado descubrir de que se trataba, sacaría tus perversas intenciones a la luz, al a vista de mi hermana y de mi madre. 

La noche cubrió, por fin, el cielo sobre nosotros  y el firmamento estelar apareció. El resto de los invitados arribaron y poco a poco nos fuimos acomodando en el comedor para la cena. No fue casualidad que me haya sentado frente a ti, tenía planeado observarte, esperando a que cometieras el más mínimo error, aquel que me revelaría  la verdadera razón de tras de tus acciones.
La cena dio inicio con una crema de vegetales como entrada, la charla era amena y variada. Todos hablaban de diferentes temas, sobre lo que les había ocurrido los más recientes días, sus aventuras y desaventuras, sus problemas cotidianos, quejas sobre sus vecinos y chismes de ellos, pero a nadie realmente le importaba eso, todos allí fingían interés por los demás. Sin embargo todos hicieron al menso algún comentario sobre lo estupenda que era la crema. Todos menos yo, quien era el único que no participaba en alguna conversación.

Deguste la crema y me maraville con su sabor y consistencia, pero permití que eso me distrajera, quería estar atento a tus acciones.

Comías de la cuchara de mi hermana. Repudiaba aquella actitud melosa de ustedes, pero pese a eso no te quite la vista de encima. Con el tiempo te percataste que te observaba y te mostraste cohibido ante mi mirada. Zahira se dio cuenta de ello y rió para luego acariciar tus rubios cabellos. Me lanzo una mirada fugaz y penetrante. Ella sabía que pensaba de ustedes como pareja, sobre todo conocía la opinión que tenia de ti. Con aquella mirada no hizo más que decirme que no le importaba lo que yo pensaba, que eras tú a quien ella amaba.

Termine mi plato de crema disgustado, me molestaba que mi hermana no hiciera caso a mis palabras. Con una servilleta limpie por mi mismo las comisuras de mi boca, mientras que Zahira limpiaba los restos de crema de la tuya, y después te besaba, a sabiendas de que estaban bajo mi mirada.

Los platos fueron retirados y la charla se volvió a animar. Mi madre se acerco a ustedes y les susurro algo. No me fue difícil suponer que les recomendó hacer el anuncio de aquello a lo que me opina firmemente en el momento en el que terminaran de servir el vino.

Dicho momento no tardo en llegar. Los sirvientes entraron con bandejas de comida, las botellas de vino y las copas. Mientras repartían estas últimas y servían la bebida se desvelaron los manjares que había en las bandejas: Lomo de cerdo ahumado y pavo relleno, también un costillar de cordero. De guarnición había ensalada, puré de patatas y arroz blanco. Un festín digno de tan especial ocasión. Los invitados se sorprendieron al ver la comida, comenzando a sospechar que esa cena era algo más que una comida familiar.

Con delicadeza golpeaste tu copa con los cubiertos llamando la atención de los demás. Tomaste tu copa y te pusiste de pie fingiendo una seguridad que no tenías, sabía bien yo que estabas nervioso y te temblaban las piernas aunque nadie (salvo mi hermana y mi madre) pudiera verlo. 

Entonces comenzaste a hablar:

-Como ya se habrán dado cuenta, este festín frente a nosotros es digno de una celebración- Dijiste conteniendo los nervios- Y esa es la razón por la cual está frente a nosotros. Estamos celebrando. Celebrando que una joven tan dulce y encantadora, inteligente y bien educada como su Zahira haya aceptado casarse conmigo. 

La impresión no se dejo esperar y todos en la mesa, salvo mi excepción, aplaudieron emocionados ante tan alegre anuncio. Desde hacia tiempo esperaban que ocurriera eso.

-Mi corazón palpita jubiloso- Volviste a hablar y los aplausos cesaron- Jamás llegue a imaginar, que alguien como yo, un huérfano de padre y madre, llegara a graduarse de la escuela de medicina y tendría la suerte de unir subida a la de una mujer como Zahira y de formar parte de una esplendida familia. Gracias a todos, por aceptarme entre ustedes.   

Los aplausos resonaron una vez más, esta vez junto con el ruido de las sillas al ser arrastradas. Poco a poco quienes se hallaban sentados alrededor de la mesa se levantaron y fueron hacia ustedes para abrazarlos y felicitarles. 

La atmosfera que envolvía la cena se había vuelto más festiva después del anuncio del próximo matrimonio, La increíble cantidad de temas de conversación quedaron atrás, todos se centraron en la boda. Las preguntas de cuando seria y donde no se hicieron esperar, como tampoco lo hicieron las sugerencias y los planes para ese día.

Yo te seguía observando desde mi silla. Sonreías, estrechabas manos y correspondías abrazos, dando las gracias a cada quien por sus buenos deseos. Pero a mí me seguías pareciendo falso, tanto como un actor que sobre actuaba a su personaje.

Entonces volteaste a verme, a mí, solo al otro lado de la mesa y con mi mirada adusta clavada en ti. No parecías sorprendido ni esperanzado. Nunca me habías agradado y lo sabías, por lo que no esperabas nada de mi parte. Pero pude ver en tu rostro que reflexionabas, que te preguntabas porque mis familiares me evitaban casi hasta el punto de ignorarme. Deja que te conteste. La razón era sencilla, había heredado el mismo carácter que había poseído mi padre. Huraño y amargado para muchos, yo lo considero más bien prudente. Por lo que todos sabían que lo mejor era no discutir conmigo  Hacia tiempo desde que él murió, pero déjame asegurarte que si él estuviera entre nosotros, no estaríamos celebrando, o por lo menos no estarías tú aquí, en esta mesa, ni siquiera hubieras pisado alguna vez esta casa.   

Los ánimos comenzaron a calmarse y el orden poco a poco volvió, cada uno de quienes se levantaron volvieron a sus asientos. Pronto el comedor se tranquilizo pese a que aun se podía percibir la alegría en el ambiente. Y en cuanto cada quien estuvo en su asiento la cena se reanudo.

Durante la cena continuo la charla, pero en un orden menos caótico y de forma más general. Yo me abstuve de participar. Ya rumbo al final de la velada los sirvientes volvieron a aparecer, esta vez con rebanadas de pie de manzana y café para todos.

Eran poco más de las diez de la noche cuando termino la cena y los invitados comenzaron a despedirse y regresar a sus hogares.Tú te quedaste por más tiempo hablando con mi madre, agradeciéndole por su permiso y bendición y el apoyo que les había brindado a ti y a mi hermana.

Eran pasadas las once cuando decidiste marcharte, mi madre te ofreció quedarte, pero tú te negaste argumentando que tenías que devolver algunos instrumentos a la facultad de medicina mañana temprano. Te confieso que en ese momento tú negativa a pasar con nosotros la noche me causo gran alegría. Probablemente la única durante toda la velada.

Resignada ante tu decisión mi madre acepto tu partida, pero ¡Oh maldita mi suerte!, pensé, pues te puso la condición de que yo te acompañara, al menos hasta la mitad del camino. Proteste, pero no escucho mis palabras, y tu… Tú aceptaste tras pensarlo muy poco.

Tan pronto como me coloque un abrigo salimos a la calle adentrándonos en la oscuridad de la noche. Las farolas de aceite en las avenidas iluminaban tenuemente el camino. El silencio y la tranquilidad que había eran totales y yo pretendía respetarlas, pero tú pensabas diferente y decidiste romperlas.

-Allen- Dijiste mi nombre sin voltear a verme- Discúlpame por hacerte venir, pero quería hablar a solas contigo, por ello acepte que me acompañaras.

No te respondí, ni siquiera te mire al rostro, no tenía nada de qué hablar contigo.

-Está bien si no quieres hablarme- Dijiste de nuevo- Pero por favor escúchame. Sé que no te agrado y no me explico el porqué, pero tampoco es necesario que me lo digas. Entiendo que no le puedes agradar a todos. Sé que amas a tu hermana y que quieres lo mejor para ella y no crees que yo lo sea. Te lo aseguro, yo tampoco lo creo. Pero ella si lo cree, por eso te pido que me des la oportunidad de cambiar la opinión que tienes de mi y poder llevarnos mejor.

-Mentiroso- Te espete- Eres un mentiroso y un mal actor- Declare y tu expresión se volvió confusa- Tu no crees no estar a la altura de Zahira. De hecho estas bastante seguro de que la mereces. Y esa actitud moralista con la que cargas, ayudado a todos a tu paso esta sobre actuada. Eres un egoísta pero escondes eso a los demás, por eso actúas tan bondadoso y moral. Hipócrita. Eres un falso humilde, podrás engañar a los demás pero no a mí, ¿Qué más escondes? – Te bramé.

Tu reacción no fue indiferente, realmente la sorpresa se reflejo en tu rostro, había puesto el dedo en la herida. Te vi vacilar, no sabias exactamente qué decir, pero querías decir algo.

Fue entonces que se escucho aquel ruido. Alzamos la vista buscando su origen pero solo nos topamos con un escenario diferente. Ya no estábamos en la calle entre los edificios, habíamos avanzado hasta el puente sobre el rio.Nerviosos terminamos de cruzarlo y comenzamos a alejarnos antes de siquiera pensar en continuar la conversación.

Avanzamos unos pasos y nos creímos a salvo. Pero no fue así.

Paso muy rápido. Dos sujetos salieron debajo del puente y me amagaron, pues o iba detrás de ti. Te exigieron dinero y tus pertenencias. Accediste, o por lo menos eso querías aparentar. Te acercaste para entregarlos, pero entonces cambiaste de opinión y te opusiste, seguramente creyendo que salvándome mejoraría mi opinión sobre ti. Tonto. 

Golpeaste a quien tenias enfrente y después lo empujaste hacia donde estábamos  yo y el otro asaltante. Él me soltó ante la sorpresa. Trate de huir, pero aun así recibí un corte de su arma. Caí y tú te acercaste a ayudarme, pero ellos te patearon haciéndote caer al suelo. Uno se subió sobre ti, tenía un puñal en la mano. Trate de gritar por ayuda pero la bota del otro me golpeo en la cara silenciándome. Sentí como esculcaban mis bolsillos y tomaban lo que llevaba. Escuche un silbato a lo lejos, abrí los ojos lo suficiente como para ver a los criminales correr.

Me arrastre hasta a ti para ver como estabas. No tenías un buen aspecto. Tu rostro estaba golpeado y sangrabas mucho. Aun más que yo. Trate de detener la hemorragia con mi mano tapando la herida que tenías en el cuello, pero parecía imposible, te retorcías desesperado, querías vivir, deseabas hacerlo. Vi a dos oficiales acercarse, corrían hacia nosotros, pero aun así les llame pidiendo su ayuda. Pero cuando se acercaron lo suficiente ya era demasiado tarde. Tú ya no reaccionabas, habías dejado de moverte. Te llame, grite tu nombre pero no respondiste.

Y por eso estoy aquí frente a ti este día. Ya no puedes oírme, te has ido pero no puedo dejar guardado esto en mi pecho. Moriste tratando de salvarme, no sé cómo juzgar eso. Me pareció una completa estupidez lo que hiciste, pero por alguna razón no puedo aceptarlo como tal. De alguna forma sentía que esto era mi culpa. Lo irónico de todo es que cuando me preguntaste que podrías hacer para cambiar mi opinión sobre ti estuve a punto de decirte que te murieras. No sabes lo mucho que me alegro no haberlo dicho. Sin embargo a pesar de que no te lo dije moriste y mi opinión sobre ti cambio. No sabes cómo me arrepiento de lo que te dije, de lo que te hice y de lo que no hicimos. Creí conocerte pero jamás lo hice. Nunca me tome la molestia de hacerlo, realmente ni de comprenderte. Has perdido todo por alguien quien no lo valía. Tu amor, tu carrera, tu vida, tu familia. No lo merecías.

-Bastian, perdóname.

Espero que les haya agradado, y les repito esta historia, asi como algunas otras es una especie de experimento en el cual quise probar la narracion en segunda persona, por lo que cualquier comentario o critica, sera mas que bienvenido, seran agradecidos.

Hasta luego.

PD: Como dato curioso, el nombre del personaje no lo habia ni pensado simplemente lo escribi y al día siguente me tope con el libro de "La historia interminable". 

Esta historia esta registrada en safecreative bajo el Código: 1207262025843




avatar
yuske
Admin

Mensajes : 1141
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 26
Localización : En un lugar de la mancha
Insignias :





Ver perfil de usuario http://alzerath.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Bastian

Mensaje por MaNtoSastO el Dom Jul 29, 2012 4:37 am

Pues sí me ha agradado, y bastante. Desde mi punto de vista te ha salido bien el manejo de la narración en segunda persona. En algunas partes hay errores (el más notorio siendo "subida" en lugar de "su vida") pero me ha encantado.

No tengo mucho más que decir, así que me voy alentándote a seguir con estos experimentos que resultan realmente bien.
Un saludo!
avatar
MaNtoSastO
Mod

Mensajes : 987
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 28
Localización : Saturno
Insignias :





Ver perfil de usuario http://yutube.com/user/Apaerorfo

Volver arriba Ir abajo

Re: Bastian

Mensaje por Izanagi el Dom Jul 29, 2012 11:04 pm

Estas dandonos buenas lecturas Yuske, ahora me parece a mi o
Spoiler:
El personaje narrador estaba enamorada de Bastian y no se dio cuenta hasta su muerte, ¿o es que en realidad se puso a si de mal sólo porque su hermana perdía al supuesto hombre perfecto?
sacando esa duda me ha gustado el relato aunque creo que, como tú dices, la parte del final es un poco la más floja (no es que diga que sea mala pero a comparanción con el relato de la cena y el inicio está en clara desventaja).

En fin.

Saludos: Izanagi
avatar
Izanagi
Escudero de palabras

Mensajes : 209
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Insignias :





Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Bastian

Mensaje por yuske el Jue Sep 20, 2012 10:13 pm

Vaya si que me he tomado mi tiempo para responderos XD disculpen por eso.

Aun no estoy tan seguro de que sea realmente narrado en segunda persona, pero bueno...

izanagi:

Spoiler:

En si el narrador es el propio bastian, sin embargo narra dirigiéndose a alguien (en este caso a Allen... o a su cadaver), ya que según tengo entendido ese es el principal atributo de la narración en segunda persona, esta dirigida a alguien normalmente es al lector (por lo que es mas común encontrar este tipo de narraciones en epistolas), pero en ocasiones también puede estar dirigida a un personaje de la propia historia, como lo es en este caso. En si la escena final es durante el funeral de Allen (aunque el mismo tipo de narración no me permitió describirlo o decirlo de forma clara, por lo que trate de darlo a entender), vista la historia desde ese punto no es mas que un relato en primera persona sobre lo sucedido la noche en la que murió Allen. Por lo que respondiendo a tus preguntas (al fin XD ) Si, el realmente se puso mal al ver que se equivoco sobre el prometido de su hermana. Como dijo una vez un doctor cascarrabias de la televisión :"la muerte lo cambia todo". Incluso las opiniones.






avatar
yuske
Admin

Mensajes : 1141
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 26
Localización : En un lugar de la mancha
Insignias :





Ver perfil de usuario http://alzerath.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Bastian

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.