Últimos temas
» Afiliación hermana
Jue Abr 28, 2016 9:26 pm por d-conanmx

» ¿Todo es Posible si lo intentas?
Sáb Jul 11, 2015 8:03 am por Melisa_chan0

» Bannea al usuario de arriba
Sáb Abr 18, 2015 8:38 pm por Eagle calm

» EL REINO DEL PUNT, EL PARAÍSO DE LOS FARAONES de J A Falcón
Miér Mar 04, 2015 3:29 pm por libros15

» [P] Como una flor marchita.
Mar Feb 03, 2015 7:52 am por Kurenea

» La chispa de Alhza
Lun Feb 02, 2015 9:24 pm por yuske

» [P] A mi perro el Balto
Dom Feb 01, 2015 7:33 pm por Melisa_chan0

» Acciones
Mar Dic 30, 2014 3:37 am por Eagle calm

» Inicio y normas.
Mar Dic 23, 2014 2:14 pm por Eagle calm

» Preguntas y respuestas
Lun Dic 22, 2014 6:35 pm por Eagle calm

» [Reseña] Cementerio de Animales - Stephen King.
Lun Dic 22, 2014 4:06 pm por Kurenea

» Solicitudes de entrada.
Sáb Dic 20, 2014 2:47 pm por Kurenea

Ver más afiliados
Ver menos afiliados
Licencia Creative Commons
Todas las obras expuestas en este foro estan bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

[E] Broken [Capitulo 5 |26/12/12|]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[E] Broken [Capitulo 5 |26/12/12|]

Mensaje por yuske el Vie Jul 27, 2012 3:47 pm

Quizás ya hayan visto esta hsitoria antes por el foro, y es que la verdad ya la había publicado antes como oneshot, pero no duro mucho pues decidi hacer una historia larga de ella. Razon por la que les presentare el oneshot original (llamado aqui capitulo 0) y el capitulo 1

Sinopsis: En el mundo existen secretos que una vez descubiertos cambia la vida de quienes lo descubrieron, secretos que abren las puertas hacia lugares maravillosos y extraños mas alla de las dimensiones carnales y del mundo vigil, secretos que conducen hacia el pais de los sueños. Pero conocer tantos secretos nunca es bueno, Broken lo sabe y kathrine esta por comprender, que incluso la ambicion de conocimiento resulta ser muy peligroso.  

Capitulo 0.- Una muerte hermosa :



El sonido de las aves nocturnas cruzaba el campo santo.  Tras unos rápidos aleteos un búho se elevó en la oscuridad, surcando el cielo nocturno en busca de una presa. 

Pese a que no había nubes en el cielo, las estrellas no brillaban en la oscura bóveda celeste, su fulgor había sido atenuado, siendo reducido a apenas un brillo pálido, casi enfermizo. Quizás las luces de la ciudad eran lo que atenuaban su resplandor, quizás fuera el smock que cubría a esta, tal vez sea por ambas cosas. Pero no. Había algo más, algo intangible e invisible. O quizás no sea así.  Simplemente se trataba de algo que no se veía a simple vista, pues el que una cosa no pueda apreciarse de una mirada no quiere decir que no esté ahí o que no pueda verse. Quizás una persona acostumbrada a la vida de la ciudad sería incapaz de verla… no, no solo eso, pues una persona de campo tampoco podría verlo.  Tal vez esa incapacidad de no poder ver más allá de lo evidente se deba a los propios límites del ser humano. Pero quizás una persona pueda llegar a verlo.  Si se mantiene lo suficientemente quieta para mezclarse con la naturaleza, si deja de observar las cosas cómo cree que son y empieza verlas como realmente fueron hechas, si aparta de su mente todos aquellos conocimientos absurdos adquiridos por la ciencia y la lógica… quizás logre entender un poco todo aquello que lo rodea y sea capaz de ver aquello que resguardan tanto la luz como las sombras.

Pero hacerlo no es sencillo y aun si se tiene éxito la probabilidad de terminar pagando por ello con la cordura es muy alta. La locura y el delirio son los peligros a los que se expone la mente humana al tratar de superar sus límites.

Para los animales es diferente.  Tal vez no todos puedan ver aquellos detalles, pero de alguna manera lo sienten. Y el búho lo sentía. Aquella sensación irreal que advertía un extraño peligro viajaba desde la punta de su pico hasta la cola,  pasando por cada una de sus plumas. Presa de la incertidumbre retornó y voló de regreso,  huyendo de la parte más vieja del camposanto sin percatarse de lo que había bajo de él.

Entre lapidas en ruinas, algunas erosionadas, otras destruidas por las salientes raíces de los árboles o cubiertas de una marchita enredadera se encontraba él de pie, completamente quieto. No observando, sino viendo y escuchando.  No era fácil distinguirlo, la negra gabardina que lo cubría hacia que se fundiera con las sombras de la noche.  Los ojos grises en su mirada mostraban el reflejo  del vacío y el sufrimiento, del anhelo de terminar con todo.  Quizás a simple vista no era una mirada triste, pero eso no significaba que no lo fuera realmente.  Posó su vista entre los árboles, viendo como corría el viento a través de ellos y cambiaba de dirección de un instante a otro.  Notó una ligera perturbación, aun no sabía a qué se debía, pero dentro de poco lo averiguaría.  Escuchó con detenimiento el silencio y el sonido del caos le llegó desde lejos. Pero no solo eso.  Era mucho más tenue que un susurro y viajaba más lento que el aliento en un suspiro, pero él lo escuchó fuerte y claro. Un rasguño, después otro,  luego el crujir de una hierba bajo los pies.

Colocó su mirada hacia el cielo sin prisa, sin miedo. Una silueta oscura se abalanzaba sobre él. Era delgada y fina,  poseedora de una belleza que solo se encuentra en las cosas más terribles y peligrosas. Era sin duda, una muerte hermosa.  Un débil hilo de luz hizo resplandecer la hoja  curveada de su arma, una especie de oz  del tamaño de una alabarda. Un débil quejido se dejo escuchar por parte de la silueta y entonces  habló, pues pese a que había sido descubierta tenía más que la ventaja en aquella situación. Nada podría cambiar lo que estaba a punto de ocurrir.

-¡Voy a matarte!-  Se la escuchó decir con una voz aguda y agresiva.

-¿De verdad puedes hacerlo?- Respondía el hombre con voz queda.

El aire se rompió y un dolor agudo recorrió de un costado a otro a aquel individuo.  Se escucho el caer de un cuerpo y el girar de otro. Frente a lo que quedaba del hombre se encontraba una chica tan hermosa como amenazadora, vestía un delgado pantalón negro y una extraña blusa gris sin mangas con un raro diseño, su figura era delgada y cautivadora.  Su mirada denotaba agresividad y sus ojos negros la respaldaban. Su cabello largo hasta media espalda era de un color cobrizo.  Sus manos estaban cubiertas por una especie de guantes de cuero sin dedos y entre ellas se encontraba aquella extraña arma parecida a una oz.

Dejó escapar un suspiro satisfecha por su accionar sin notar nada raro en el lugar. Volteó a ver a su presa y un escalofrío le recorrió el cuerpo. No era la primera vez que lo hacía, muchas otras veces había cortado criaturas humanoides por la mitad, incluso había partido en dos criaturas mucho más grandes que una persona. Pero aquello la dejó pasmada, jamás había presenciado algo así. Aquello no era normal, fue un corte  exacto  a través del torso de aquel sujeto, partiéndolo de lado a lado, fue perfecto, completamente limpio.  No obstante ese era el problema, estaba demasiado limpio. No había viseras regadas por el suelo,  no había sangre.

Lentamente posó la mirada en la hoja de su arma. Al igual que el suelo no tenía rastros de sangre. Un leve quejido la sobresaltó sacándola de su aturdimiento.

-Como lo suponía- Se escucho decir al hombre cercenado – No puedes hacerlo.

El rostro de la chica palideció aterrada,  jamás en su vida había presenciado algo como eso. Si bien estaba acostumbrada a ver cosas extraordinarias y bizarras aquello estaba más allá de eso. La hacía temblar de miedo, lo cual le desagradaba, jamás le había gustado esa sensación en su cuerpo no odiaba otra cosa más en el mundo que el tener miedo y ahora por culpa de aquel sujeto lo sentía. Eso la enfurecía. Movida más por el enojo que por su valor alzó la voz y preguntó:

-¿Qué eres?

Sin embargo aquellas dos palabras no salieron de su boca como lo había planeado, no trasmitieron esa rabia que ardía en su interior, no. Se mostraron temblorosas, asustadizas y con menos fuerza de lo que ella había querido.

-Una aberración- Respondió el hombre. - ¿Te importaría acercarme la parte inferior de mi cuerpo?

Una expresión de horror se dibujó en el rostro de aquella chica ante tal petición.

El hombre dejó escapar un suspiro al ver la expresión de su atacante, estaba más que claro que no le ayudaría. 

Las partes del cuerpo que le fueron separadas comenzaron a vibrar, lo cual alarmó más a la chica. ¿Qué estaba pasando?  De pronto las extremidades desaparecieron. Asustada, la chica volteó a ver a todos lados nerviosa por lo que iba pasar, luego lo entendió. Posó su horrorizada mirada en aquel sujeto. Sus piernas y brazos estaban en su lugar. Lentamente el hombre se incorporó sin dificultad alguna.  Se sacudió un poco el polvo de la ropa y volteó a ver a la chica, quien en un acto reflejo adoptó una extraña postura, el cual el hombre infirió que se trataba de su “guardia”. El hombre dio un paso hacia la chica y esta tembló, mas no retrocedió. Su orgullo le impedía hacer tal cosa. 

Sus ojos se encontraron los unos con los otros, un escalofrió recorrió la espalda de la chica seguido de una extraña sensación de invasión. Pronto se sintió expuesta, completamente desnuda. Sentía como aquellos profundos y vacíos ojos grises la veían. No, era más que eso y lo sabía; era como si miraran dentro de ella. Y eso la molestaba aún más. No podía soportarlo, tenía que hacer algo pero, ¿Qué hacer contra un hombre que seguía vivo después de ser cercenado? ¿Qué hacer contra esos ojos grises aparentemente vacíos, pero llenos de dolor? Nada. No podía ganar, y lo sabía. Y él también.  Hacer aquello que pensaba no tenía sentido alguno.  Lentamente relajó su cuerpo y bajó su arma saliendo de aquella postura extraña. Jamás se había sentido tan humillada.

-Buena elección, Kathrine- La felicitó el hombre.

La chica se sobresaltó aún más al escuchar su nombre, se preguntó cómo es que él lo sabía, pero algo en su interior le decía que conocía la respuesta. Poco después volvió a exaltarse, esta vez al darse cuenta de la proximidad de él rostro de aquel sujeto con el suyo, ¿Cuándo se había acercado tanto? ¿Qué es lo que pensaba hacerle? Involuntariamente cubrió su cuerpo con sus brazos, como si estuviera desnuda.

Una sonrisa rota se dibujó en el rostro de él individuo y retrocedió un paso.

-No pienso hacerte nada, no hay razón para preocuparse. – Le dijo.

Kathrine trató de relajarse pero no podía hacerlo, no preocuparse por tener a algo como él en frente le parecía una locura.

-No soy tu enemigo. Yo también estoy tras esos nigromantes.

-¿Cómo sé que dices la verdad y que no eres uno de ellos?

-¿Crees que si lo fuera estaríamos hablando?

-¿Has vuelto de la muerte?- Dijo la chica, sorprendiéndose a sí misma por decir esas palabras.

-No.

-Entonces, ¿Cómo es que….?

-No es algo que necesites saber- La cortó.- Además explicarlo es difícil. En esta lengua y en cualquier otra.

El silencio llenó el espacio entre ellos por unos segundos. Kathrine permaneció inmóvil sin tener idea de que hacer. Por su parte el hombre retrocedió un par de pasos con la intención de ayudar a la chica a relajarse.

-Me sorprende que la orden enviara a alguien tan joven tras ellos- Comentó el hombre tratando de romper la tensión.

-Si viste mi nombre deberías haber visto el por qué me enviaron.- Contestó la chica.

-Debe ser fastidiante, ¿No? Que alguien que solo te haya visto una vez te conozca como si hubiesen crecido juntos. –Dijo él.

-Sí  y estoy muy molesta por ello.

-Te ofrezco mis disculpas, pero tenía que averiguar quién  eras antes de hacer algo más… agresivo.

De alguna forma el sentimiento de terror que poseía a su cuerpo se fue desvaneciendo luego de intercambiar aquellas pocas palabras, las piernas ya no le temblaban  y sentía  más seguridad en sí misma, podría decirse que se estaba relajando, sin embargo la herida en su orgullo persistía y con ella su molestia hacia aquel sujeto.

-¿Quién eres tú?- Dijo tratando de imprimirle un tono furioso a su voz, sin embargo no lo consiguió y sus palabras se mostraron nerviosas.

-No me creerás si te lo digo- Respondió el hombre- Pero para fines prácticos puedes llamarme Broken.

-¿Qué haces aquí? ¿Alguien te envió? ¿Quién? – Inquirió la chica de forma más normal, a pesar de que su intención era sonar 
como si le acusara.

- Nadie me envió. Hacía una linda noche así que salí a pasear por los alrededores, entonces  noté una perturbación en este lugar.- Respondió Broken.

-¿Por qué he de creerte?

-No tienes por qué hacerlo.

-¿Perteneces a la orden?

-No.

-Entonces, como es que…

-Para ser una genio no ves con claridad. Cualquier persona que sepa al menos una decima parte de lo que nosotros sabemos sabe de la existencia de la orden. – La interrumpió – Así que no me preguntes como es que sé de la orden.

-¿Por qué vas tras los nigromantes?

-Hay cosas que no deben ser molestadas.

El silencio volvió a imperar en el ambiente. Kathrine no sabía que pensar, lo miró con detenimiento, sin embargo no podría descifrarlo. Aquel sujeto tenía algo misterioso, alguna fuerza oscura, oculta en su interior, sin embargo no parecía un peligro, no percibía malas intenciones en su mirada, ni ninguna otra cosa, excepto el dolor, un dolor inmenso que se había ido acumulando por mucho tiempo.

Una sutil melodía llegó hasta sus oídos. Era el sonido de una flauta cuyas notas formaban una sinfonía horripilante y aterradora, completamente nefasta para los oídos de aquellos que podían distinguirla y para los que no.  Ambos la escucharon y supieron que era una mala señal, habían estado perdiendo el tiempo. El ritual estaba por concluir, si no se apresuraban una criatura del plano oculto seria invocada en este mundo y quien sabe que cosas podrían ocurrir.

-Deberíamos apresurarnos- Dijo Broken sin apartar la vista del bosque.

Kathrine asintió con la cabeza y echó a correr hacia el bosque adelantando a Broken. Tardaron menos de dos minutos en llegar hasta el lugar de la invocación, el sonido de la flauta los guió por el camino, por lo que pese a la oscuridad que se ceñía en el bosque no les fue difícil dar con ellos.

El claro marchito en el que se realizaba el ritual se hallaba moderadamente iluminado por el fuego diferentes pebeteros, dispuestos en un orden específico según lo indicaba un símbolo trazado en el suelo. Junto a él, un par de nigromantes se mantenían de pie, mientras que uno de ellos entonaba la flauta danzando alrededor del complejo símbolo dibujado en la tierra, el otro recitaba las palabras necesarias para romper la barrera que separaba ese plano con el abismo.

Katherine se apresuró a intervenir pero Broken la detuvo, la chica miro incrédula al sujeto y este le señaló el perímetro del claro. Era difícil percibirlo, pero ahí estaba una barrera casi invisible que cubriría de podredumbre a todo ser vivo que la atravesara y que solo los ojos más expertos y experimentados podrían ver y conjurar.

Aquellos sujetos no eran ningunos novatos, sabían perfectamente lo que hacían. Algo parecido a una sonrisa se dibujó en los labios de Broken, pese a que sabía que no debía ilusionarse albergaba la esperanza de que esta noche terminara su búsqueda.

La melodía de la flauta se tornó frenética y caótica, produciendo un tono repulsivo y estridente. El fuego de los pebeteros estalló y sus llamas se volvieron de un color verde fangoso, mientras que una densa cantidad de energía comenzó a acumularse

-¡Maldición! Están por terminar, ¿Qué se supone que haremos?- Dijo Kathrine por lo bajo.

-Tiraré esa barrera para ti.- Se limitó a decir el hombre y caminó hacia la barrera.

La chica pelirroja  hizo un ademan de detenerlo y trató de decirle algo pero se detuvo, ¿Era realmente necesario detenerlo, después de lo que había visto de él? El hombre caminó dentro de la barrera, por un instante pareció que el mundo se ralentizó. Kathrine contempló como el cuerpo de Broken adquiría un repulsivo tono morado mientras entraba al claro, para después volver a su color aperlado.

Iluminado por las llamas verdes, Broken se acerco a él nigromante que recitaba aquellas palabras necesarias para invocar a la creatura.

-Buvrsak  thae irnt aóhek yomgôth- Dijo sacando de toda concentración al nigromante- Esa de ahí atrás era una barrera muy buena. –Añadió.

El nigromante lo miró con el rabillo del ojo,  mas no pareció sorprendido de verle. Dejó escapar una risa arrogante.

-kolthg awerh  shothun  Orwu  jaekesfheron ¡ryleath!- Dijo el nigromante y después añadió- Demasiado tarde, el ritual a finalizado.

La música de la flauta cesó y Broken pudo ver como el símbolo absorbía el tono verdoso de las llamas hasta que volvieron a su tono natural. Un ligero temblor se dejo sentir y fue presidido de una fluctuación en espacio sobre el símbolo, una especie de rayo salió de la nada y después otro más, pronto un agujero apareció y lentamente fue incrementando su tamaño. Los nigromantes miraron emocionados como paulatinamente aquella criatura a la que llamaban aparecía en este mundo.

Sin embargo más allá de ser amorfa, su apariencia era indefinida, pues solo se podía presenciarla como una distorsión en el aire. No obstante daba la impresión de ser inmensa y poseer algo parecido a unos tentáculos.

El nigromante con el que Broken habló soltó un grito de júbilo, apuntó así al intruso y bramó:

-Ryleath, obedece mi mandato y devora a este insolente.

Un rugido sepulcral,  más parecido a un lamento que otra cosa, se extendió por el lugar. Broken retrocedió sin darle la espalda, pese a que su vista podía engañarle, pues solo percibía el contorno de la criatura, sentía como aquellas repulsivas extremidades se movían.

El grito de alegría del nigromante quedó silenciado y en su rostro se dibujó una expresión de desconcierto.  Algo se había enroscado alrededor de su cuerpo. La bestia lanzó un nuevo rugido y levantó al nigromante del suelo quien volvió a gritar, esta vez aterrado por lo que iba a pasar. Broken vio como aquella extremidad invisible llevó al nigromante hacia el centro de su cuerpo y lo hizo desaparecer, quizá devorándolo.

Aterrado, el segundo nigromante dejó escapar un grito de horror y echó a correr, sin embargo uno de aquellos invisibles tentáculos le derribó. Trató de incorporarse, mas la criatura lo sujetó al igual que a su compañero y lo elevó en el aire llevándolo hacia ella para hacerle desaparecer.

Broken levantó la mano haciendo una señal a Kathrine para que se acercara, esta obedeció y se aproximó a él con cautela procurando no llamar la atención de la bestia. 

-¿Qué haremos?- Inquirió esta.

-El portal sigue abierto, tendremos que hacerle retroceder antes de que salga por completo.

-¿Cómo?

-Encárgate de distraerlo y yo me encargare de lo demás.-Dijo Broken y se separó de la chica.

La creatura percibió su movimiento y trató de ir a por él, sin embargo Kathrine le cubrió la espalda y haciendo uso de su oz cortó aquellas extremidades que trataban de ir por Broken. La criatura profirió una especie de grito y centró su atención en la chica que corrió en dirección opuesta a la de Broken.

Más tentáculos se abalanzaron hacia ella, quien, pese a no poder verlos con claridad consiguió eludirlos lo suficiente para evitar ser capturada. Kathrine frenó su andar y se arrojó al suelo eludiendo un nuevo ataque, se incorporó tan pronto como pudo y usando su oz cortó un tentáculo más a la bestia, el cual se había aproximado mucho a ella. La creatura del abismo lanzó un grito de rabia y azotó todo lo que estaba a su alcance, algunos árboles cercanos cayeron y la tierra retumbó, mientras que los pebeteros, los cuales aún se mantenían encendidos, fueron derribados haciendo que sus llamas alcanzaran la vegetación seca de los alrededores, la cual se incendió de inmediato.  

Kathrine corrió para alejarse de las llamas, sin embargo uno de los tentáculos de aquella creatura la golpeó derribándola. La chica cayó de espalda golpeándose la cabeza, no obstante solo quedó aturdida por el golpe.  Pudo sentir la intensidad de las llamas cerca de su cuerpo por lo que se apresuró a incorporarse, sin embargo uno de los tentáculos la sujetó por una de sus piernas, rápidamente la chica giró como pudo sobre sí misma y cortó la extremidad que la sujetaba justo cuando comenzaba a levantarla. Kathrine cayó de nuevo  al suelo, esta vez se le incorporó de inmediato y se apresuró para cercenar otra de las extremidades de la creatura antes de salir corriendo hacia donde el fuego era menos intenso.  Por su parte Broken se movía de un lado a otro sobre aquel símbolo, borrando elementos y remplazándolos por otros, esquivando algún tentáculo ocasionalmente.

La respiración de Kathrine comenzaba a dificultarse, el calor de las llamas la sofocaba y cada vez le era más difícil evadir aquellos tentáculos, e incluso tratar de cortarlos. Tenía claro que no podría mantener el ritmo por mucho tiempo más.  Un tentáculo se acercó por su derecha y trató de sujetarla, la chica saltó hacia el lado opuesto tratando de esquivarlo, entonces se percató de la trampa, un nuevo tentáculo se había erguido en aquella dirección y estaba por capturarla, tan pronto y se plantó en la tierra giró sobre si misma lanzó un golpe con su oz cortando así aquel tentáculos, más no tuvo tiempo de tomar un respiro. Inmediatamente después dio un paso lateral y cortó el tentáculo que había esquivado anteriormente. Retrocedió una vez más guardando la distancia, el sudor caía por su frente y entraba en sus ojos, aquello le era molesto. Esquivó un nuevo ataque de la creatura y cortó el tentáculo, poco después volvió a hacer lo mismo. Esquivar. Cortar. Esquivar. Cortar. Tal y como lo había estado haciendo desde un principio.

-¿Cuánto más piensas tardar? – inquirió Kathrine tras rebanar un tentáculo más.

-Está casi listo.

La chica pelirroja dejó escapar un suspiro de alivio solo para después apresurarse a evadir un nuevo ataque. Broken corrió hacia el último símbolo que había en el suelo y se apresuró a borrarlo para escribir otro en su lugar.

-¡Qué tus pies no toquen el símbolo!- Le gritó a la chica mientras corría por salir de él.

Kathrine asintió con la cabeza y se apresuró a salir de él.  Por su parte Broken fue golpeado por uno de los tentáculos mientras salía de la superficie del símbolo, yendo a dar al suelo por el cual rodó unos cuantos metros. El hombre se paró algo aturdido, pese a eso no se demoró en pronunciar las palabras necesarias para regresar a aquella creatura a su lugar de origen.

-Dofark r’goth bahikso kaptox yoshot gathevo ryleath.

Tras pronunciar aquellas palabras la creatura dejó de moverse agitada como lo hacía, centrándose únicamente en Broken. Un aullido aterrador salió de aquel horrendo ser  y movilizó los tentáculos que aún tenía contra el hombre, sin embargo este pronunció de nueva cuenta aquellas palabras  antes de que pudieran tocarlo y al hacerlo los tentáculos se contrajeron de vuelta hacia aquel ser, que dejó escapar una especie de chirrido.  Broken pronunció por tercera vez aquellas palabras y la tierra se sacudió, una corriente de viento arreció con fuerza golpeando a la creatura haciéndola retroceder dentro del portal pese a que este luchaba desesperadamente por no regresar. Aquellas palabras llegaron por cuarta vez y el símbolo que había bajo  aquel ser comenzó a emanar un destello plateado, el cual, como si fuera fuego, hirió a la bestia haciéndola regresar al portal definitivamente.

El suelo se sacudió nuevamente y un ligero estruendo se propagó por el aire antes de dar paso a la calma. Kathrine respiró aliviada, su cuerpo estaba cubierto de sudor, tenía sed y estaba cansada. Broken caminó hasta ella con una ligera sonrisa en el rostro.

-Lo has hecho bien- Le dijo al llegar junto a ella y le palmeó el hombro. – No esperaba menos de un genio como tú.

-Tengo que admitirlo- Habló la chica- Broken, no habría podido hacerlo sola. Aunque hubiera llegado antes, esa barrera me hubiera retrasado.

-Y yo no hubiera podido combatir  al Ryleath, lo más probable es que me hubiera devorado, y ser digerido eternamente no es una idea muy agradable.

Kathrine dejó escapar una pequeña risa tras aquel comentario. Sin embargo esta desapareció pronto al no entender lo que pasaba. El suelo se sacudió y hubo un pequeño estruendo, Broken se abalanzó frente a ella y la empujó hacia atrás. Asustada se aferró a su arma y se preparó para atacarle pese a saber lo inútil que resultaría, no obstante pronto se dio cuenta de lo que realmente pasaba. El abdomen de Broken había sido perforado por un solo tentáculo. Kathrine soltó un pequeño grito asustado, poco después se apresuró y cortó el tentáculo por detrás de Broken quien se dejó caer de rodillas. El suelo se sacudió de nueva cuenta y un estruendo volvió a hacerse presente. Esta vez tras cerrarse definitivamente el portal.

-¡Broken!- Dijo la chica y se acercó al susodicho- Estarás bien, ¿Cierto?

-No moriré por esto si eso es lo que quieres saber. – Respondió el hombre con una mueca de dolor en el rostro- Pero  eso no significa que no sienta dolor. ¡Rayos, como duele!

Lentamente Broken se retiró el trozo de tentáculo del cuerpo. No sintió alivio alguno tras sacárselo, el dolor persistía,  sin embargo ya estaba acostumbrado a ello, por lo que no le importó. Por su parte, Kathrine no podía evitar mirarlo con preocupación, sabía que era innecesario, pero algo en su interior hacia que se preocupara de todos modos, pese a lo inútil que era.

-¿Qué es lo que harás ahora? ¿A dónde iras? – Preguntó Kathrine en cuanto Broken se recuperó.

-No lo sé, seguiré el camino.

-¿Por qué no vienes conmigo? La orden dejaría entrar a alguien como tú en sus filas.

-Dudo que sea tan bien recibido como crees.

-¿Por qué dices eso?

-Tengo mis razones...

-Broken, yo….

-No tienes que decirlo. Te comprendo Kathrine. Una cama en la cual dormir seria más que suficiente.

-Eso es algo que puedo darte- Dijo sonriendo.

Broken le regresó la sonrisa dibujando en su rostro aquella sonrisa rota tan peculiar en él y la miró de nuevo, esta vez  observando la silueta de sus rostro y la intensidad de su cabello, el destello de su mirada y su delgada figura, poseedora de una agresividad y tenacidad mayúsculas, de una inteligencia sorprendente. No  se había equivocado, era una muerte hermosa, aunque quizás no para él. 


Capitulo 1. Comencemos.:



Despertó bruscamente. La comodidad en la que se encontraba le parecía tan inusual que tardo unos momentos en comprender que se hallaba acostado en una cama. Habiéndose acostumbrado a dormir en bancas, bajo puentes  e incluso en el suelo al aire libre, despertar tumbado sobre un cómodo colchón le parecía de lo más extraño.Respiro hondo y dejo escapar el aliento lentamente, con un aire nostálgico y triste, como si añorara un lugar lejano o  una vida pasada.

Se incorporo sin pereza, más que eso, lo hizo como si huyera de la cama. Desde hace algún tiempo aquel mueble simbolizaba para él aquel lugar al que no podía volver. No por un castigo (o tal vez si), si no porque era lo mejor. Tanto para ellos como para él.

Recorrió con la mirada la habitación. No había nada en especial ni preocupante en ella, nada fuera de lo normal, había un ropero con un espejo en sus puertas, una ventana con unas viejas cortinas que permitían el paso de la luz solar, pequeños duendes del polvo que gustan de hacer sus colonias de bajo de las camas. Todo lo que había en un dormitorio normal. 

Se acerco al espejo que se hallaba empotrado a las puertas del ropero con mucho cuidado, manteniendo una distancia prudente pues conocía los secretos de los espejos y lo peligrosos que podían llegar a ser. Con cuidado se reflejo en él y pudo ver aquellas terribles cosas que todo ser debería de temer: El sufrimiento, la pena, el arrepentimiento, la soledad, el vacio, la inmortalidad.  Pero también veía cosas buenas, cosas en él que valían la pena… pero él era un ser roto y aquellos días en los que esos atributos brillaban quedaron atrás. Muy atrás.

Broken salió de la habitación y bajo por las escaleras que se encontraban a apenas tres pasos a su derecha. El olor de la comida caliente llego hasta él y lo siguió hasta la cocina. No sin antes detenerse a saludar a unos pequeños wrigûz que lo veían.

Dentro en la cocina estaba ella. La chica que había conocido la noche anterior y que lo había rebanado por la mitad. Kathrine, la joven genio de la orden de soñadores.

Sin embargo lucia diferente. No vestía aquellas ropas oscuras ni mostraba aquel semblante agresivo que tenía anoche. Era justo lo contrario. Pese a que él podía notar algo de estrés en su mirada, la expresión que su rostro mostraba era de alegría. Sus ropas eran más coloridas, predominando el rojo y la plata de su falda a cuadros y de su chaleco. Broken no se sorprendió por eso, pues sabía que era el uniforme del instituto al que pertenecía.

-¡Por fin has despertado! Creí que no volverías. ¿Dormiste bien?- Hablo la chica.

-Hace mucho tiempo que no duermo como se debe, ni vago de estrella en estrella. Pero gracias por la cama, ha estado muy cómoda.

La chica se quedo extrañada por la respuesta, si aquello era verdad o solo una mentira no podría averiguarlo, pues no parecía ser capaz de “leerlo” a él. Lo cual le intrigaba. Actuó como si no le diera importancia a aquella respuesta y sirvió avena para los dos, junto con pan tostado con miel. Broken contemplo el desayuno incrédulo ¿Hace cuento tiempo que no tomaba un desayuno tan sano?

-¿Dónde están tus padres?- Inquirió de pronto.

-En el extranjero. Papá explora unas ruinas y Mamá encabeza una investigación de una importante universidad.-Contesto ella.

-Por eso has quedado a cargo del viejo decano.

-Sí, siempre ha sido mi tutor- Pauso para darle un bocado a su pan tostado – Y mi mentor desde niña, fue él quien vio la capacidad con la que nací-Pauso otra vez, esta vez para beber un poco de leche- De hecho lo vio en el momento en que nací. Pero supongo que eso ya lo sabías, después de todo me “leíste” anoche.

-Solo sé y comprendo tus emociones, actitudes, temores, sentimientos y pensamientos en general. Pero de tu pasado solo se algunas cosas, lo básico que me ayudo a entender todo lo anterior.

El silencio se mantuvo por unos minutos, Katherine no sabía cómo interpretar aquello. Era invasivo, poco considerado e incluso hasta grosero que admitiera todo aquello de esa forma. Pero sabía que no podía hacer nada, lo cual la hacía sentir inútil.

-No tienes por qué sentirte así, no es tu culpa, ni siquiera a mí me gusta. De hecho también me incomoda- Agrego Broken.

Kathrine se atraganto con la avena al escuchar eso, estuvo a punto de preguntar como lo sabía sin embargo se respondió a ella misma. Realmente le frustraba conversar con alguien que la conocía completamente.

-Quiero preguntarte algo- Dijo el hombre mientras baja su cuchara- ¿Cómo es ir a un instituto? ¿Qué se siente? Cuando yo tenía tu edad, no, incluso cuando yo era un niño esos lugares no eran muy comunes. Normalmente los profesores iban directo a tu casa… si es que tus padres podían costearlos. En si cada quien aprendía por su cuenta.

La pregunta sorprendió a Kathrine de sobre manera ¿Cuándo él era joven? ¿Qué querría decir con eso? Ella lo observaba incrédula, la apariencia de Broken  era la de alguien maduro, de eso no había duda, pero a simple vista ella hubiera podido decir e incluso que su huésped no era más que 5 o 6 años mayor que ella. Entonces recordó aquella peculiaridad suya, y el recuerdo de la noche anterior, cuando pese a estar cercenado hablo con toda la tranquilidad del mundo.  Él llevaba mucho tiempo sin morir, por lo que no pudo evitar preguntarse hacia cuanto tiempo el era…

-Broken-Le llamo la chica- ¿Cuántos años tienes?

Él hombre frente a ella esbozo una media sonrisa, que no era más que una parte de una sonrisa rota y respondió – Muchos más de los que quisiera tener. Pero por favor, responde a mi pregunta, ¿Cómo es ir al instituto?

-Es… agradable… a veces. Conoces gente, haces amigos, aprendes….

-Pero te parece aburrido- Le interrumpió.

-No enseñan las cosas que ha personas como nosotros nos interesa aprender.

-Pero ese instituto es diferente ¿No?, Después de todo es manejado por la orden.

-Cierto, pero aun así tengo que participar en la fachada, al igual que el resto de mis compañeros de la “clase especial”

-Escucha lo que te diré- Hablo de pronto Broken en forma seria- El conocimiento es una tortura, no trates de desvelar todos los secretos de este mundo ni de ningún otro, si lo haces el dolor te perseguirá.

-¿Cómo a ti?-Inquirió Kathrine mientras se ponía en pie sonriendo burlonamente y menos preciando las palabras de su interlocutor. Pero esa sonrisa se apagó al ver el serio semblante que poseía Broken.

-Sí- Dijo este- Como a mí.

Kathrine cayó en silencio y se quedo pasmada por la seriedad del hombre comprendiendo que había metido la pata.

El viejo reloj de péndulo en el pasillo replico llenando con su sonido el vacio que dejaron las voces apagadas de quienes se hallaban en la cocina. Una a una las campanadas sonaron hasta completar ocho, siendo con el replicar de la ultima  en el que la chica reacciono.

-Se me ha hecho tarde- Dijo con una voz sin emoción alguna y tomo su mochila, la cual pendía del respaldo de su silla- No sé qué es lo que harás ahora, pero eres libre de quedarte aquí si así lo decides. Debo irme.    

-Te acompaño-Hablo Broken-Al menos durante un tiempo, necesito caminar para pensar que es lo que haré.

Caminaron juntos en dirección del instituto. El trayecto no fue largo, pero si muy silencioso. La mañana era cálida y placentera, ambos podían ver como los rayos de sol caían danzando sobre las cosas. Atravesaron una plaza para cortar el camino. Los arbustos se alzaban verdes y los arboles extendían sus ramas buscando capturar más luz solar. Las flores en sus jardines despedían su exquisito aroma, mientras que algunas plantas susurraban unas a otras al ver pasar a sus visitantes, algunas otras les saludaron abiertamente deseándoles un buen día y tanto Kathrine como Broken correspondieron a los deseos.

Pasaron frente a una banca en la cual se encontraba una curiosa estatua de bronce de un hombre sentado en ella.  Broken se preguntaba como la banca resistía el peso cuando alentó su paso hasta casi detenerse y por un momento le pareció ver como la cansada expresión de la estatua formaba una sonrisa fugaz al ver pasar a Kathrine, para luego volver a mostrarse exhausta.
Una sonrisa rota se dibujo en el rostro de Broken y continúo su camino, restándole importancia a lo sucedido. Al menos por el momento.

Llegaron al final de la calle, la cual desembocaba en una más grande y sobre la cual se alza el magnífico instituto que manejaban los soñadores, aquella fachada en la cual buscaban talento para engrosar sus filas.

Broken se detuvo en seco detrás de Kathrine, quien al percatarse de ello volteo a verlo. Pero la mirada de Broken se alzaba sobre ella, posándose en la entrada del instituto donde dos hombres aguardaban por la chica.

Él los conocía. No por lo que había visto en la chica, sino porque su reputación los precedía. Aquel hombre viejo de barba canosa y pelo ralo, con un semblante serio y expresión de sabio no era ni más ni menos que Phillips Joshep Lamh, Decano y líder de la orden de soñadores en el mundo vigil. Mientras que el hombre de mirada adusta y cabellos castaños que se encontraba a junto a él no era otro si no Dexter Bicknell, su mano derecha.

-Quizás te vea más tarde- Dijo Broken y se apresuro a marcharse del lugar sin darle oportunidad a chica de despedirse y a sabiendas de que la penetrante mirada de Bicknell se mantenía fija sobre él.



El lugar era oscuro y lúgubre, sin embargo no siempre fue así, en un tiempo lejano había sido muy diferente, luminoso y esperanzador, tanto que traía paz y calma a los corazones de quien se encontraban en él.  Pero ya no era así. Su naturaleza había sido cambiada, alterada por quienes lo ocupaban ahora.

La silueta de un hombre sentada en el trono se mostraba impaciente, no obstante se contenía. A su lado, sus dos siervos trataban de reconfortarlo.

-Él no tardara, mi señor. Después de todo es el mejor perro de su clase- Dijo una voz que parecía más un graznido- En cuanto él llegue podremos… - Se interrumpió pues el sonido de las puertas a la abrirse se hizo presente.

Por ellas entro la alta figura de un hombre (o al menos lo parecía) que cargaba con algo, dio unos pasos dentro de la estancia antes de arrojar el bulto al suelo y arrodillarse.

-He cumplido con su encargo, amo. He aquí frente a usted el cadáver que lo comprueba. Ya nadie en este mundo puede oponerse a su plan.

Una siniestra sonrisa se dibujo entre las sombras y la sed de poder y conocimiento surco el espacio en aquel lugar en forma de una sola palabra. Una palabra que no era otra más que:

-Comencemos.

Espero que les guste y sea de su agrado, Como saben cuancuel comentario, critica, sugerencia, consejo es bien recibido. Sobre cada cuanto actualizare es pero que sea dos meses al mes, pero de que almenos pongo un capitulo por mes lo pongo. 

Hasta luego. 

Esta historia esta registrada en safecreative bajo el Código: 1207262025836


Última edición por yuske el Miér Dic 26, 2012 4:05 pm, editado 5 veces




avatar
yuske
Admin

Mensajes : 1141
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 26
Localización : En un lugar de la mancha
Insignias :





Ver perfil de usuario http://alzerath.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] Broken [Capitulo 5 |26/12/12|]

Mensaje por MaNtoSastO el Dom Jul 29, 2012 4:16 am

Pinta muy buena. Los personajes inmortales siempre llamaron mi atención, de hecho también había creado uno de chico y aún lo uso en historietas sin importar la distancia entre una y otra Very Happy

El instituto y como aparecen las cosas me hicieron acordar a Ao no exorcist, tiene un aire parecido.
Espero ir viendo como se desarrolla esta prometedora historia.

Por otro lado si te sirve noté que en algunas partes, del capítulo 0, pone "a él nigromante" o "de él sujeto". los el irían sin tilde porque son artículos y se combinarían con a y de siendo al y del.

Ahora sí, me voy a brincar sobre montículos de pasto a la espera de próximas entregas!
Un saludo!
avatar
MaNtoSastO
Mod

Mensajes : 987
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 28
Localización : Saturno
Insignias :





Ver perfil de usuario http://yutube.com/user/Apaerorfo

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] Broken [Capitulo 5 |26/12/12|]

Mensaje por yuske el Sáb Ago 25, 2012 11:16 pm

Personajes inmortales puede que no tengan mucho sentido para algunos, pero a mi me parecen que pueden ser interesantes si se sabe como explotarlos, claro, en una historia con batallas y riesgo de muerte no tienen mucho sentido, pero argumentalmente pueden ser muy valiosos.

No he visto AO no exorcist, aunque por el titulo me doy una idea mas que básica de que va. Solo espero manto que no pienses que la historia se desarrollara en un entorno académico, por que te decepcionare, esta historia va mas allá de una escuela.


Al final de este capitulo encontraran algunos comentarios y detalles, pero por lo pronto les dejo con el segundo capitulo. Espero que les guste.

Capitulo 2.- Ordenes:




Las paredes de la oficina se encontraban tapizadas por estanterías repletas de libros. Algunos muy antiguos, tanto que el paso del tiempo se podía notar en las borrosas inscripciones de sus lomos, que tiempo atrás eran claramente legibles. Otros, igualmente antiguos o quizás de mayor edad representaban un completo misterio, pues sus páginas tenían grabados extraños símbolos que a los ojos de cualquiera podrían parecer incomprensibles, y por lo tanto ilegibles. Pero no así para los ojos de los más versados en el campo de los secretos. Alguien con los conocimientos adecuados podría identificar las diversas lenguas en las que aquellos libros se encontraban escritos. Reconociendo fácilmente el lenguaje de las runas, el códice nublado y la escritura privada. Así como lenguas muertas entre ellas el latín, el griego y el egipcio antiguo, pero no solo las encontraría a ellas, También descubriría en aquel recinto el atleonius, la lengua oculta y pérdida de los atlantes. La lengua del astrato y el códice oculto de las estrellas. En aquellas paredes se hallaba sin duda una de las colecciones de conocimientos y secretos más ambicionada de este mundo. Y de mucho otros.

El escritorio de solida y oscura caoba que se erguía en medio de la habitación. Se encontraba inusualmente ordenado, hecho que le parecía extraño a Kathrine, pues se había acostumbrado a verlo repleto de papeles, manuscritos y libros abiertos. Su dueño, Phillips Joseph Lamhn se encontraba sentado detrás de este con una mirada de preocupación en su rostro.

Quizás podría ser visto como alguien frio e inexpresivo, pero aquellos que lo conocían sabían en realidad lo mucho que quería y se preocupaba por su ahijada.

Kathrine no sabía qué hacer, se preguntaba si debía esperar o no; si debía sentarse o no; si debía hablar… Y si tenía que hacer esto último ¿Por dónde empezaría? ¿Explicar por qué llego tarde? ¿O debería reportar lo sucedido anoche con los nigromantes? Estaba nerviosa y el silencio de su mentor, como la mirada vigilante de Dexter desde la entrada de la oficina no la dejaba decidirse.

-Esta mañana ¿Quién estaba contigo?- Hablo pro fin el decano- No quiero mentiras- Agrego.

-No lo sé- Respondió Kathrine- Responde al nombre de “Broken”, pero su verdadera identidad la desconozco. Él estaba detrás de los nigromantes al igual que yo.

-¿Es uno de ellos?- Pregunto esta vez Dexter Bicknell.

-No. No lo creo. Al principio lo pensé pero- Hizo una pausa cuestionándose como debía explicar lo ocurrido- Después de que lo ataque me di cuenta que no era un enemigo.

-Estas ocultando algo Kathrine, dímelo todo. Quiero saber quién es él.-Hablo con autoridad el viejo.

Kathrine suspiro resignada, quería evitar explicar algo que no comprendía, pero parecía imposible.

-Cuando lo ataque, le acerté un golpe… Más que mortal con Fhano Locde. Él ni siquiera trato de esquivarlo. Y lo corte. Eso no me sorprendió, pues Fhano Locde corta solo a las criaturas que no son de este mundo, pero después… Bueno él me hablo, después su cuerpo vibro hasta desaparecer y luego volvió a aparecer…completo y sin un rasguño.

El viejo decano y Dexter se miraron mutuamente, claramente sorprendido y preocupados. Jamás habían oído hablar de algo así.

-¿Te hizo daño?- Pregunto Dexter.

-No, bueno… él me miro a los ojos y leyó mi interior, pero solo eso.

Phillips Joseph Lamhn se incorporo de su asiento bruscamente, aquello era cada vez más alarmante. Una criatura que sobrevivía al Fhano Locde y que además podía comprender las mentes no era para nada algo común. Levanto un poco su mirada hacia Dexter, podía ver que él pensaba lo mismo.

-Se requiere de gran habilidad y poder para comprender a un ser vivo, especialmente a uno tan complejo como una persona. Incluso en toda la orden solo hay cuatro personas que pueden hacerlo y dos de ellas están ante ti, y las otras dos en el extranjero, Kathrine. – Dijo el decano con seriedad.- ¿Qué tipo de nigromante ha traído a una bestia así a este mundo sin que nos diéramos cuenta?

-No creo que sea una bestia- Comento Kathrine y su mentor la miro perplejo.- Es humano, estoy segura… o por lo menos lo fue alguna vez.

-Kathrine, Fhano Locde lo corto, si fuera humano solo hubiera borrado su mente, no lo hubiera rebanado.- Le recordó Dexter.

-Lo sé, a mí también me parece extraño- Admitió- Pero él es humano, no dudo de eso, sus expresiones, su forma de hablar… Él me dijo que hacía muchos años no había institutos como ahora, que los profesores iban a su casa.


Broken se encontraba sentado al pie de un árbol seco entre dos lapidas antiguas, en alguna parte de algún cementerio. No sabía el por qué, pero estar dentro de un camposanto le reconfortaba.

Su vista se poso sobre unos pequeños gnomos, bastante jóvenes que jugueteaban de un lado a otro e incluso trepaban sobre él sin temor alguno. Su mente, por otro lado, se encontraba lejos de él, aunque no en el lugar que le hubiese gustado. Parecía estar indeciso, pero no era así, el ya había tomado su decisión, pero aun se cuestionaba de que le serviría, si realmente funcionaria o si solo le traería problemas. Pero como nada podía dañarlo, no tenía nada que perder y lo más triste, ni siquiera existía un riesgo el cual correr. Solo deseaba que su plan funcionara o de lo contrario su existencia en este mundo se complicaría. Sobre todo ahora que aquellos dos le habían visto y que sin duda, sabrían de sus peculiaridades ahora que Kathrine se los contara, ya que ella no estaba obligada a guardar ningún secreto.

Pero no podía culparle, pues él también lo hubiera hecho.


El bosque había terminado y frente a ellos se encontraban los verdes prados de la comarca Esfint, y sobre ella se alzaba magnifica la torre de jade, suspendida en el cielo por las peligrosas y valiosas nubes de cristal y diamante, que en tiempos pasados fueron construidas para proteger a su gran señora.

La ansiedad lleno su rostro y una sonrisa maliciosa se formo en él. No hablo, no dio indicaciones a sus sirvientes que le acompañaban. Solo avanzo entre los verdes pastos y ellos lo siguieron, volviendo gris y árido el suelo bajo sus pies a cada paso que daban. Mientras que en el cielo, las nubes negras acechaban y un cuervo las guiaba.


-Alrededor del claro donde se realizaba el ritual se había colocado una barrera. Jamás había visto alguna así, pero parecía podrir y absorber la vida de quien entrara en contacto con ella. Fue ese sujeto, Broken, quien la atravesó sin sufrir grandes daños y la rompió para mí. Sin embargo no pudimos frenar el ritual a tiempo y la bestia Ryleath fue llamada parcialmente a este mundo. Desafortunadamente los nigromantes no contaban con el poder para controlarla, por lo que fueron devorados por la bestia. Sin embargo y con gran esfuerzo y cooperación, Broken y yo pudimos hacerla regresar a su lugar de origen.- Concluyo Kathrine su reporte de la noche anterior.

-¿Cómo?- Inquirió el decano, no en tono de sorpresa, si no como un verdadero cuestionamiento.

-Bueno, la verdad fue más él que yo. Lo único que hice fue distraer a la bestia mientras el modificaba los signos de la llave, después musito una orden tres veces y la bestia se vio obligada a regresar por donde vino.

Phillips Joseph Lamhn se reclino sobre su asiento y adopto una expresión pensativa. Aquel sujeto Broken le intrigaba y no dejaba de parecerle una amenaza, ni de dudar de su supuesta humanidad. Pero se veía obligado a reconocer que, de no ser por su presencia anoche hubiera ocurrido una verdadera tragedia. Fue una suerte para Kathrine contar con su apoyo, pues por si misma jamás hubiera podido atravesar esa barrera, mucho menos hacer volver a Ryleath a su dimensión. En cambio su adorada ahijada hubiera muerto. De alguna manera estaba agradecido con él, pero eso era algo que nunca admitiría, al menos no con palabras.

-Dexter- Hablo de pronto el decano.- Tráelo.

El susodicho afirmo con la cabeza.

-¡Maestro!- Protesto Kathrine angustiada. Estaba agradecía con Broken, pese a lo que le había hecho, y quería a
Dexter como a un hermano mayor, pues así siempre se había mostrado con ella. Conocía la fuerza de ambos, sabía que si se enfrentaban las cosas no terminarían bien.

-Solo quiero hablar con él- Le aseguro el decano, mientras que en sus pensamientos la frase “al menos por ahora” se formulaba- Ve a la cafetería, y pide a Sara que te prepare algo. Por mi culpa no has podido comer nada y ya es casi la hora de la cena. Anda ve.- Añadió.

-Pero…

-Vete- Repitió firme- Y tu, ve y haz lo que te he dicho- Dijo a Dexter.

Lo que parecía ser para Dexter Bicknell una larga búsqueda término por no serlo. Su empresa por localizar al que se hacía llamar Broken concluyo a penas se alejo un par de cuadras del instituto cuando lo diviso en aquella plaza que Kathrine diariamente cruzaba. ¿Acaso la estaba esperando?

Dexter avanzo hacia él con paso decidido. Lo llevaría con el aunque se negara y en el fondo, esperaba que lo hiciera, tan solo quería una razón para darle una paliza por haberse metido en la mente de su pequeña “hermana”.

-Por lo que veo eres nuevo en este vecindario, ¿No es así?- Le escucho decir Dexter al sujeto.

Bicknell estuvo a punto de responderle, cuando se percato de que aquellas palabras no eran dirigidas a él.
Broken estaba de pie frente aquel banco en la cual se posaba la estatua de un hombre que parecía descansar.

-Venga, no finjas, Esta mañana mostraste tu verdadero rostro. Te gustan las colegialas, ¿verdad? Eres una criatura pervertida- Dijo Broken.

Dexter le escuchaba manteniéndose al margen de lo que sucedía, quería ver de lo que estaba hecho eso sujeto, aunque se encontrara a ante un ser tan insignificante como ese.
Un chirrido metálico se escucho por todo el lugar. La estatua había levantado su cabeza y ahora miraba fijamente a Broken.

-Tú tampoco eres de por aquí. No te he visto antes- Dijo con una voz profunda y resonante.

-Barbath Tsugen liltorion y’gon- Dijo el pelinegro y una rara sensación se creó en el aire.

Dexter sintió como el tiempo se detuvo, una extraña presión apareció en su pecho y desapareció de pronto, miro a su alrededor descubriendo que el entorno se había vuelto de un color rojo. No un rojizo anaranjado como el ocaso en el que se encontraban, si no rojo oscuro como un ladrillo. No tardo en comprender que aquello era algo más que una barrera, era un espacio alternativo, pero ¿Por qué lo había atraído a él también?

-¿Así que quieres bailar?- Dijo la estatua.

-Considérate afortunado, normalmente ignoro a criaturas como tú, no me interesan aquellas que no pueden matarme. Pero no me gusto como la has mirado a ella. Pagaras por eso.

La estatua se incorporo asombrosamente rápido para su peso y se abalanzo sobre Broken, quien solo se deslizo hacia un lado, eludiéndola sin problemas.

-No sé qué idiota te haya traído a este mundo ni porque, pero es hora de que regreses al hoyo de donde viniste.

La estatua gruño y se abalanzo una vez más sobre el pelinegro pero este ya recitaba su mandamiento.

-Perea exilis dyrtgon yorghot.

La estatua se quedo inmóvil por un segundo y un aullido funesto salió de su interior junto con una criatura horripilante y demacrada de varias lenguas, con un torso humano que en lugar de terminar en un par de piernas lo hacía en 5 viscosos tentáculos.

-Gybor Benpho Faberad Wygothern Y’goroth- Proclamo Broken y la creatura cayó al piso adolorida.

Aquel ser horrendo trato de incorporarse, sin embargo aquellas palabras volvieron a salir de la boca de Broken y golpearon a la criatura que se retorció en el suelo incontrolablemente.

-Desaparece- Dijo el pelinegro y completamente serio y recito aquel mandamiento por tercera vez.

En esa ocasión la criatura no grito ni se retorció de dolor, simplemente en mudo, asustada al ver su cuerpo volverse sal, tierra y ceniza.

Broken volvió a hablar, esta vez las palabras pronunciadas regresaron los alrededores a la normalidad.

“A desecho la alternancia” pensó Dexter, quien se quedo de pie, viéndolo de perfil. Aquello no había sido una gran hazaña, Exorcizar Seproptus era de lo más básico que un miembro de la orden podía hacer, sin embargo crear un espacio alternativo con solo musitar unas cuantas palabras era mucho más que un conocimiento básico, era algo que requería un conocimiento completo del lugar a alterar y domino sobre aquello que lo formara. Algo que solo los nigromantes y los soñadores más experimentados podrían realizar. Algo que ni él podía realizar aun a la perfección.

“No sé por qué me sorprendo” Pensó Dexter. “Este tipo regreso a Ryleath a su mundo y sobrevivió a la Fhano Locde. No se trata de alguien normal.”

Broken se percato de la presencia de Bicknell y volteo a verlo, sus miradas se toparon y cada quien pudo sentir la fuerza y el vacio del otro. Sin embargo ninguno trato de leerse. El cruce de sus miradas había generado entre ellos un respeto mutuo que era aun más grande que la curiosidad que sentía el uno por el otro.

-El seño Phillips Joseph Lamhn solicita su presencia- Al fin hablo Bicknell.

Broken se limito a asentir con la cabeza y camino hacia el instituto junto a Dexter.


La puerta de la sala principal de la torre de jade se abrió de golpe y los cuerpos de los guardas cayeron inertes dentro. Aquel hombre de cabellos negros grisáceos y ojos azules entro por ella seguido de dos hombres más, el primero de ellos de nariz picuda, con ojos rojos y cabello negro azabache, el otro con una mirada de serpiente, ojos dorados y de pupila rasgada como los reptiles, no tenía ni el más mínimo indicio de poseer cabello, los tres vestían ropas igualmente oscuras.

Registraron la habitación. En ella no había más que pintura coral y una gigantesca concha de mar. Tras asegurar el lugar entro su amo, con paso firme y dominante. Llevaba una capa blanca cruzada, símbolo de su narcisismo, su rostro fino y agraciado, pero perverso, sus ojos de una verde miel eran engañosos pues reflejaban una amabilidad que no existía, sus cabellos rubios, peinados hacia atrás le brindaban un encanto adicional. Bajo la capa llevaba ropas de un color claro, una camisa roja brillante y unos pantalones azules. Se poso frente a la concha y sonrió con malicia.

-Sal, sal, mi bien amada señora, sal- Dijo.

La concha se abrió lentamente y un vapor comenzó a emanar de ella, poco a poco se fue erguiendo y tomando forma. Su cuerpo era completamente de vapor o quizás de niebla, sin embargo no era completamente etéreo, pues podía notarse bien definida una bella silueta femenina. Una vez abierta completamente aquella concha pudieron apreciarla en su totalidad, era casi trasparente, pero emanaba un resplandor plateado y despedía un olor a agua marina. No tenía piernas, pero si brazos y torso. Las facciones de su rostro eran las de una hermosa mujer madura, y una capa de de vapor más espesa parecía ser su cabello.

-Ha pasado mucho tiempo, Lord Faustus- Saludo la señora de la torre de jade.

-¡Vaya! Me recuerdas, que gran honor representa eso para mí, señora- Dijo con una felicidad fingida y se doblo un poco por la cintura, haciendo una leve reverencia.

-¿Cómo voy a olvidar a aquel sucio granuja que me propino tantas afrentas? ¿Cómo olvidar a aquel ser que se atrevió a usarme como un objeto para tratar de conseguir su propio beneficio? – Bramo la dama-¿Cómo se supone que voy a olvidarte?, Lord Faustus.- Hizo una a pausa y miro a su alrededor, enfocando su mirada en quienes acompañaban al rubio.- Veo que te has conseguido unas buenas mascotas, el presagio de las tempestades, Raven el cuervo. – Dijo mirando al sujeto de ojos rojos- Y por aquí tenemos a Snabik, La discordia reptante. – Señalo al hombre calvo.- Tu sí que me sorprendes, Werewolf, un Winged Fenrir, sin duda te has convertido en el símbolo del poder de Lord Faustus.

El hombre pelinegro de ojos azules dejo escapar un leve gruñido ante aquel comentario.

- El debe de ser tu orgullo, tu perro más querido Faustus, nunca nadie lo había controlado antes. Werewolf, la bestia asesina.

Faustus rio jactanciosamente. Aquello era verdad, él era el primero en poner al Winged Fenrir bajo sus órdenes, nunca nadie antes lo había logrado. Era su orgullo y su perro más querido, tal y como lo había dicho.

-Y los obligaste a tomar forma humana ¿No te es suficiente ya? ¿Por qué esto no te basta? ¿Qué te falta que aun ambicionas?- Dijo de pronto la dama- Tienes bajo tus ordenes a las tres más peligrosas criaturas existentes. Ya has logrado lo que nadie ha podido hacer. ¿Por qué ambicionas con más poder?

-Quiero lo mismo que otro consiguió para sí, quiero estar a la altura de ellos.

-Jamás serás como ellos, Faustus.

-Mi querida Lorihen, seré muy superior a ellos cuando los mate.

-Blasfemo- Grito Lorihen sorprendida- Eso es imposible, Aun en este mundo eres mortal, jamás podrás matarlos. Incluso si consigues la inmortalidad los otros jamás te permitirán acércate a ellos.

-Eso ya lo veremos. Ahora si eres tan amable, revélame los secretos que quiero saber.

-Nunca. No pienso revelarte nada- Bramo la dama.

-¿Segura?, tú misma has dicho quienes son mis sirvientes ¿Crees que no los usaría para doblegar tu voluntad?

-No me importa que me hagas, no te lo diré.

-¿Y qué me dices si los contra uso en los demás? Por ejemplo contra los habitantes de la comarca de Esfint.

La señora Lorihen se asombro, aquello era tan bajo y rastrero. En ese momento todo su desprecio se reflejo en su mirada hacia Faustus.

-No me mires así, querida Lorihen. No tienes opción. Me vas a tener que obedecer.

-No te saldrás con la tuya Faustus, te detendrían.

-¿Enserio? ¿Quién? ¿El Rey Amadeus? ¿Atrax del sur? ¿El guardian de la máscara? ¿Viem de los templos estelares? Todos están muertos mi señora.

-La orden lo hará.

-¡La orden!- Exclamo Faustus y rio- Desde que los traiciono Crewd no ha habido en ella alguien con el conocimiento suficiente para detenerme.

-Phillips Joseph Lamhn Te detendrá

-¿Phillips Joseph Lamhn?- Dijo pensante- Él ahora no es más que un viejo, no tiene oportunidad alguna frente a mí.

Faustus miro a Lorihen a la cara, miro su convicción y esperanza en ella, lo cual le desagrado.

-Bien, si crees que es tu gran esperanza- Hizo una pausa- ¡Werewolf!- Bramo- Mata a Phillips Joseph Lamhn.



Espero que el capitulo haya sido de su agrado. Ahora sobre lo que comente antes del capitulo... Voy a tratar de hacer un bestiario de las criaturas que me vaya inventando para la historia, se suponia que pondira el primero en el capitulo anterior pero como perdí la hoja no lo hice (XD), pero bueno, ya la encontre asi que:

Bestiario: wrigûz:

wrigûz: Son pequeñas criaturas de color verde o cafe con tres patas y un par de brazos, una antena con un ojo y una ancha boca en el centro de su cuerpo viven en las grietas de las casas y calles. Son insectívoros, es decir se alimentan de insectos (entre sus favoritos están las cucarachas y las larvas de termitas), ocasionalmente comen arañas pequeñas. suelen ayudar a los humanos regresando las cosas pequeñas que caen y entran en sus madrigueras.

Otro detalle del cual me quede con pendiente es la pronunciación de el nombre "Kathrine", pese a que se escribe con una "e" al final realmente esta no se pronuncia (esta básicamente de adorno XD), Por lo que su pronunciación seria mas como "Catrin".

Todas las "palabras mágicas" y "conjuros" me los invento de una de dos formas: Tecleando la primera sucesión del letras que se me ocurre o golpeando el tecleado y rellenando con vocales por aquí y por allá cuando es necesario. Aunque tengo que admitir que hay algunas palabras que son usadas en las historias de H.P. Lovecraft, esto como referencia a su influencia en mí y en esta obra.

Por el momento seria todo, como saben cualquier comentario, critica, consejo, sugerencia, pizza doble queso con refresco de toronja y spaggeti, helado napolitano de postres, etc. es bienvenido.




avatar
yuske
Admin

Mensajes : 1141
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 26
Localización : En un lugar de la mancha
Insignias :





Ver perfil de usuario http://alzerath.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] Broken [Capitulo 5 |26/12/12|]

Mensaje por MaNtoSastO el Vie Sep 21, 2012 4:32 am

NOOOO! ¿Cómo dejé pasar este capítulo tanto tiempo?
NOOOOO!! Ese final!!!
NOOOOOOOO!!! El encuentro entre Broken y Dexter!!!!
Estuvo tremendo este capítulo, quiero el siguiente y lo quiero ya! xD

Creo que este Faustus es un enemigo definitivamente ya, y por lo que dice debe buscar el conocimiento que adquirió Broken o algo parecido, ahora me deja la duda: ¿Quienes serán "ellos"? ¿Habrá más inmortales como Broken o acaso... Lo dejo ahí, no quiero apresurarme Very Happy

Sobre lo de Ao no exorcist era solo una mención porque me lo hizo recordar, nunca espero nada parecido a otra cosa, me gusta sorprenderme con la originalidad de los autores Very Happy

Saludines!
avatar
MaNtoSastO
Mod

Mensajes : 987
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 28
Localización : Saturno
Insignias :





Ver perfil de usuario http://yutube.com/user/Apaerorfo

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] Broken [Capitulo 5 |26/12/12|]

Mensaje por yuske el Sáb Sep 22, 2012 9:33 am

quiero el siguiente y lo quiero ya!

Es un honor para mi complacer tus deseos XD

En este capitulo no hay mucho movimiento, irónicamente podría decir que es en este donde las cosas comienzan a moverse. Es un poco mas corto en comparación con los anteriores. Espero que les guste.

Cap. 3.- Desición y promesa.:




Faustus sonreía con malicia a la dama de Lorihen, su mente perversa solo podía imaginar la expresión en el rostro de la dama cuando su última esperanza cayera ante ella. Con apenas unas señales ordeno a Basilisk y a Raven que hicieran correrla voz de lo que estaba había hecho para atraer a Philips Joseph Lamhn hasta allí. Por su parte Werewolf esperaría en la torre, acechando a quien se atreviera entrar.

El lord camino hacia la dama con un aire amenazado, sin embargo no la tocó. Camino hacia atrás de ella y altero el fondo de la habitación de forma que nadie pudiera ver que él se encontraba ahí. Ya no había más que esperar a que el ratón cayera en la trampa.


La puerta del despacho se abrió y por ella entraron Dexter y Broken, cerrándola detrás de ellos. El viejo decano que se encontraba leyendo un papiro amarillento alzo la vista y los contemplo. Dejo escapar algo parecido a un gruñido y se quitó sus anteojos de lectura, dejándolos sobre el escritorio, lentamente pero sin dificultad alguna se incorporó de su asiento y se dirigió al desconocido que había acompañado a su ahijada. Lo miro con detenimiento, como cualquier persona normal lo haría tratando de recordar si ya le conocía, pues en su ámbito era muy difícil que él no conociera o supiera de la existencia de alguien con las cualidades que Kathrine le había dicho. Sin embargo ese no era el caso. Su rostro no le resultaba para nada conocido, ni su presencia le era familiar, no obstante en él encontraba algo que no le era ajeno, pero eso no le era algo agradable, pues se trataba de la misma sensación que despiden los secretos más ocultos y con los que no se debe jugar.

El eco de unas pisadas en el pasillo se dejó escuchar y estas no tardaron en acercarse hasta llegar a la puerta, la cual se abrió llamando la atención de todos. Kathrine apareció por ella, estaba agitada por la carrera que hizo, pero indudablemente aliviada de haber llegado antes de que hubiera pasado algo. La chica respiro hondo tratando de recuperar el aliento y cerró la puerta tras de sí.

-Kat, sal no deberías estar aquí.- Le dijo Dexter pero ella lo ignoro.

La chica camino hasta el decano sin quitarle la vista de encima y le dijo:

-Padrino, por favor no…-No concluyo la frase pues se dio cuenta de que el viejo decano no la escuchaba.

-¿Qué eres?- Dijo de pronto el viejo con una voz dura y seca que no albergaba ningún temor, mientras casi inconscientemente hacia que Kathrine se pusiera detrás suyo.

-Solo lo que ves- Respondió Broken extendiendo los brazos.

Una mueca de molestia se dibujó en el rostro del decano, aquella respuesta no le agrado para nada.

-No juegues conmigo-Bramo el viejo.

-No lo hago. Te he respondido con franqueza, yo soy lo que está frente a tus ojos. Nada más- Hablo Broken.

Sin embargo lejos de calmar la molestia del viejo aquello solo le irrito más, la actitud molesta del desconocido no le dejo otra opción, por lo que Phillips Joseph Lamhn poso su penetrante mirada en los ojos de Broken dispuesto a leer en su interior y averiguar todo lo que quería saber.

Pero lo que paso le dejo sorprendido, aquello que veía le resultaba más que conocido. Las pirámides de Krash, las ruinas de Taz-Khan, la torre de jade y el concilio de los Akanoor… Todos esos lugares en los que él había estado, no, más que eso, él podía ver y escuchar las conversaciones que había tenido. Entonces se dio cuenta de lo que pasaba, aquellos eran sus recuerdos, no estaba viendo dentro de aquel sujeto, si no de sí mismo. Inmediatamente comenzó a defender su mente, poco a poco logro hacer retroceder a Broken hasta que puso expulsarlo de su cabeza, pero no sin esfuerzo alguno.

Ante su vista volvió el rostro y los ojos grises de aquel hombre. Podía sentir el sudor resbalando por su frente y los latidos de su corazón acelerándose, pero lo que más podía percibir era dolor de su orgullo herido al no darse cuenta de lo que pasaba desde un principio.

Nuevamente trato de ver dentro de Broken, esta vez poniendo más empeño y cuidado en ello, sin embargo tan pronto como trato de entrar sintió como se estrellaba contra una barrera que lo reflejaba hacia el mismo. El decano se apresuró a romper el contacto visual, pues sabía que no podría frenarle una segunda vez. Quizá en otro tiempo sí, pero ahora no.

Phillips Joseph Lamhn cerró los ojos y retrocedió un par de pasos tambaleándose, hecho una de sus manos hacia atrás buscando apoyarse en su escritorio y lo consiguió. Dexter y Kathrine no creían lo que veían, nunca habían visto al viejo decano en ese estado, la preocupación se asomaba en sus rostros, no sabían que debían hacer y constante mente sus miradas pasaban del decano a Broken quien no mostraba signo alguno de cansancio o esfuerzo.

El decano comenzó a estabilizarse, su respiración se normalizo y sus parpados se levantaron mostrando incredulidad en sus ojos. La preocupación se fue diluyendo en los rostros de Dexter y Kathrine al ver como el viejo se ponía mejor, no obstante la consternación ante lo sucedido perduraba y miraban a Broken asustados y molestos a la vez. Para Kathrine aquello le resultaba especialmente irritante, pues era la segunda vez que se quedaba atemorizada e impotente ante aquel hombre.

-Eso fue completamente inapropiado.-Dijo Broken- No vuelvas a hacerlo, lo digo por tu bien. Si supieras lo que hay en mi interior perderías la razón. Eso va para ustedes dos también- Agregó.

Los tres miembros de la orden lo mirando desconfiados.

-Se los aseguro, no tienen nada por lo que preocuparse. –Les dijo- No pienso hacer nada contra la orden ni sus miembros – Dijo dirigiéndose a Phillips Joseph Lamhn- Y para probártelo yo…- Añadió pero se detuvo al percibir algo extraño.

El resto de las personas en aquella habitación también lo hicieron. Nuevamente el eco de unos pasos se acercaba hacia el despacho. La puerta se abrió por tercera vez en esa noche y por ella apareció un joven bastante alterado.

-¿Qué sucede, Darnell?-Preguntaron el decano y Dexter al mismo tiempo.

-Malas noticias- Dijo como pudo-Acabo de regresar del país de los sueños. El rey Amadeus ha sido asesinado.

También el resto de los guardianes. Lord Faustus se ha proclamado responsable.

El rostro de Phillips Joseph Lamhn adquirió de pronto un tipo diferente de seriedad, una seriedad que solo aparece en los rostros de quienes comprenden en realidad lo mal que están las cosas.

Pero no fue el único. La expresión serena y vacia de Broken se volvió preocupada. Un ligero tic apareció en una de sus cejas e involuntariamente cerro sus puños. Señal inequívoca de que aquella noticia no le agradaba. Phillips Joseph Lamhn se percató de ello y pudo leer lo que su cuerpo revelaba: Él había conocido a Amadeus. Habían sido cercanos.

-Me temo que hay más, señor.-Dijo Darnell llamando nuevamente la atención de todos.- Faustus ha tomado la torre de jade y ha aprisionado a la dama Lorihen.

Aquello no le resulto sorprendente al decano, pues bien sabía que Lord Faustus desde hacía tiempo deseaba los conocimientos que se resguardaban en aquella torre.

-¿Has dicho que el nombre del asesino es Faustus?- Pregunto Broken como queriendo comprobar que había oído bien.

Darnell lo miro extrañado, no se había percatado de la presencia de aquel sujeto hasta ese momento. Volteo a ver al decano que con un gesto le ordeno que le respondiera, pues esperaba que con su reacción revelara más sobre sí.

-Sí. Así es.- Le confirmo Darnell.

-¿Lo conoces?-Inquirió el decano a Broken al no percibir ninguna reacción física en él.

-No- Respondió-No sé quién es.

Aquello capturo la atención del decano. Conoció a el rey Amadeus pero no ha Faustus. Eso le parecía ilógico, entonces recordó lo que su ahijada le había contado, de cómo pese haber sido rebanado seguía con vida. Cayó rápidamente en cuenta de que la respuesta era mucho más absurda e imposible pese a las tantas otras igualmente absurdas que existían, comprendió que aquel sujeto era más viejo de lo que aparentaba, mucho más viejo que él mismo.

“ES inmortal, no hay duda.” Pensó Phillips Joseph Lamhn “Conoció a Amadeus, pero no ha Faustus… ¿Podrá ser él?”
-Gracias Darnell, ya me encargare yo, puedes retirarte.- Dijo el decano aun con el pensamiento puesto en la identidad de Broken.

-Ustedes también salgan, por favor, pero no se vayan. Esperen afuera- Volvió a posar su vista en Broken- Hay algo que quiero preguntarte.

Pese haber protestado, Dexter y Kathrine salieron del estudio a regañadientes y esperaron como se les dijo. No se molestaron en tratar de oír a hurtadillas pues sabían que una barrera impedía que cualquier sonido saliera del estudio.

Cuando la puerta se cerró el decano volvió a posar su mirada en Broken, sin embargo esta vez no hizo más que hablar.

-¿Eres Crewd?- Pregunto sin rodeos.

-No.-Respondió Broken enseguida.-Pero le conocí. Y eso es lo más cerca que estarás de saber quién soy. Por favor no trates averiguarlo, será lo mejor tanto para ti como para mí.

-¿Por qué debo creerte?

-No tienes que hacerlo. Pero no soy quien piensas. Crewd ya no existe en este mundo ni en ningún otro.

-Eso es imposible.

-Claro que es posible. Incluso la muerte puede morir.

-¿Lo mataste?- Pregunto incrédulo. Sin embargo él no respondió.

Permanecieron en silencio durante un rato. Para Phillips Joseph Lamhn estaba claro que Broken no le diría nada más, por lo que no le quedó más que aceptar lo obtenido.

-Cuando trate de entrar en tu mente y me reflejaste hacia mí mismo, ¿Tu pudiste ver dentro de mí? –Pregunto el decano.

-Solo lo que tu viste, aun así confieso que me he dado una idea general de cómo eres.-Dijo Broken.-Por cierto, en el concilio de Akanoor, ¿Faustus es el rubio, cierto?

-Si.- Respondió el decano- Pero no nos salgamos de tema. Si te has dado una idea general, entonces podrás suponer que te voy a pedir.

-Supongo un par de cosas, pero sé que solo me pedirías una así que no se cual es en la que piensas.

-Hay algo en ti que no me gusta, pero tendré que confiar en que lo que has dicho es cierto, por favor prométeme que…

La puerta se abrió una vez más y Dexter y Kathrine entraron a la oficina. El decano se había sentado en su sitio y Broken estaba parado junto a la puerta, sin duda fue el quien les invito a pasar de nuevo.

-Iré al país de los sueños y parare a Faustus-Dijo el decano.

-¡No! Maestro, ¡No!-Protesto Dexter- Déjeme ir a mí, yo…-Hizo una pausa pues no supo si debía decir más joven o que tenía mejor condición.

-Es muy amable de tu parte Dex, pero he de ir yo. Tu eres fuerte y sabio, pero no lo suficientemente experto para enfrentar a Faustus.

-Padrino…-Dijo Kathrine preocupada.

-Tratare de volver tan pronto como pueda. Durante mi ausencia quiero que te encargues de mi trabajo Dexter. Kathrine, Broken acepto esperar a mi regreso para continuar con nuestra charla. Hospédalo en tu casa- Dijo y ambos aceptaron con pesar.- Y tu- Se dirigió a Broken.- Más vale que cumplas tu promesa.

-No te preocupes. Lo hare.- Aseguro con una mirada seria.

-Bien, pues me voy.- Dijo y salió de su oficina rumbo al país de los sueños.


Espero que el capitulo haya sido de su agrado. Como saben cualquier critica, comentario, suguerencía,pabalabras de animo, jarabe para la tos es bien venido.




avatar
yuske
Admin

Mensajes : 1141
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 26
Localización : En un lugar de la mancha
Insignias :





Ver perfil de usuario http://alzerath.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] Broken [Capitulo 5 |26/12/12|]

Mensaje por Eagle calm el Mar Sep 25, 2012 10:25 pm

Hasta este capítulo me gusto mucho. Las ideas son bellísimas, solo que capaz podrías enfocarte un poco más en describirlas, ya sabes, la torre de jade bien descrita puede enamorar a un lector.
Entiendo que esto tenga también influencia del anime. Pero pienso que con un aire más sombrío, el mensaje de la historia llegaría mejor.
Spoiler:
Supone que Faustus piensa que él es capaz de controlar el conocimiento perdido. Al darle un enfoque más sombrío al mensaje de "Conocimientos que matan" transformas a todos los personajes en algo más osado, más humano, y a él en algo perturbador. Igual, no se que ira a hacer Faustus, es solo una suposición mía.

Es original, en una trama de anime vi pocas veces esto (o ninguna lol) te felicito.
avatar
Eagle calm
Escudero de palabras

Mensajes : 249
Fecha de inscripción : 12/05/2012
Insignias :








Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] Broken [Capitulo 5 |26/12/12|]

Mensaje por yuske el Mar Sep 25, 2012 11:07 pm

Hola eagle, gracias por tu comentario.

Respecto a las ideas que están muy pocos descritas eso se debe a dos cosas:

La primera es mas simple de lo que parece, fue improvisación, algo que se me ocurrió en el momento y que decidí mencionar para darle un poco más de sustancia al capitulo (y al a historia), pero no es que esos detalles se vayan a quedar asi (bueno, quizás algunos que no lleguen a tener mucha relevancia si), si no que segun avance la trama se desarrollaran.

La segunda razón es algo intencional, la historia va comenzando, en estos capítulos solo se muestran detalles generales tanto del mundo vigil como del país de los sueños. Cuando los protagonistas entren de lleno en la trama ya pondré mas detalle en ellos, sobre todo en la torre de jade y algunos lugares mas.

en cuanto a lo que comentas en el spoiler

Spoiler:

No estas muy lejos de lo que dices, pero no podemos decir que ese conocimiento este perdido, pues la dama lorihen lo posee (o mejor dicho lo resguarda). Más bien es un conocimiento avanzado y peligroso, no tanto para los demás como para el poseedor, sin embargo ese conocimiento es necesario para que faustus continué con su plan.

Bueno,me voy yendo a trabajar en los siguiente capítulos (tanto de broken como de la caída) Hasta luego.




avatar
yuske
Admin

Mensajes : 1141
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 26
Localización : En un lugar de la mancha
Insignias :





Ver perfil de usuario http://alzerath.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] Broken [Capitulo 5 |26/12/12|]

Mensaje por MaNtoSastO el Sáb Sep 29, 2012 5:49 pm

Hacía días que me debía leer este capítulo pero con el resfrío nunca me daba ganas de ponerme a hacer algo xP Estuvo muy llevadero pues me lo devoré como un niño devora su algodón de azucar. La trama se pone cada vez mejor y mejor, se va abriendo de a poquito y como que quiero seguir leyendo pero no puedo porque no está lo que sigue xD

Me intrigan mucho los personajes y todo lo que se va nombrando, espero que pudas continuarlo pronto.

Saludos!
avatar
MaNtoSastO
Mod

Mensajes : 987
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 28
Localización : Saturno
Insignias :





Ver perfil de usuario http://yutube.com/user/Apaerorfo

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] Broken [Capitulo 5 |26/12/12|]

Mensaje por yuske el Mar Nov 13, 2012 11:55 pm

Genial, creí que tendría que hacer doble post pero veo que no es así.

Les dejo el capitulo cuatro, lamentablemente con esta entrega me quedo sin reservas asi que recen por que encuentre una manera de escribir el capitulo 5 (si es que les gustaría que haya)

Cap 4.- Secretos:


La cama que se hallaba en el centro de la habitación rebosaba de elegancia. Su base y sus altos doseles hechos de madera de pino tenían diversos grabados. Grandes cortinas de fina seda con de una tonalidad guinda la rodeaban, aunque en ese momento se mantenían abiertas mostrado un colchón de plumas cubierto con unas sabanas de un azul oscuro. Una única almohada de un pulcro blanco esperaba para brindarle soporte a la cabeza de su dueño.

Phillips Joshep Lamhn se encontraba frente a la cama, ya no llevaba el traje gris que hasta hace unos momentos vestía. Pero tampoco se había ataviado con ropa de cama. En lugar de eso vestía una playera color tierra y unos cómodos pantalones de viaje. De no ser por la situación en la que se encontraba aquello le habría hecho sentir como un jovenzuelo.

Marry, una de las enfermeras del instituto se acerco a él y le tomo el pulso, midió su respiración y después su presión. Ella se encargaría de vigilar su sueño, no obstante sentía que su presencia serviría de muy poco, pues el despertar a un soñador experimentado era algo más que difícil, dado que saben cómo mantenerse apartados del mundo vigil.

La puerta de la habitación se abrió poco antes de que el viejo decano entrara en la cama, tanto la enfermera como el viejo voltearon hacia ella encontrado a Dexter Bicknell en bajo su umbral con un semblante sumamente preocupado.

Phillips Joshep Lamhn giro su cuerpo hacia él. Sabía lo que le diría, pero aun se dispuso a escucharlo.

-¿Está seguro de esto, maestro?

-Completamente. Tengo que ser yo quien lo haga- Respondió.

-Pero…-Trato de replicar Dexter pero calló ante la indicación de su maestro.

-Entiendo tu preocupación. Yo también tengo miedo. Soy viejo y él desde hace mucho tiempo que sigue siendo joven.

-Es por eso que debería ir yo-Dijo Dexter de repente.

-No, Dex. Es por eso que debo de ir yo. Soy viejo y sabio y bastante experimentado, pero soy el pasado. En cambio tú Dexter eres fuerte y joven, muy sabio para tu edad y con más experiencia que cualquier otro. En estos momentos tu eres el presente de la orden y su futuro más cercano.- Hizo una pausa- No me queda mucho tiempo, si yo fracaso y muero no pasara nada. La orden seguirá en pie, junto contigo. Pero si te envió a ti y mueres… Esto hará tambalearse a la orden entera.

-Están los padres de Kat. Ellos podrían hacerse cargo en mi lugar- Argumento Dexter- E incluso Kat podría. Ella es el futuro de la orden, no yo.

-Patrick y Sam jamás aceptarían ser la cabeza, se sentirían encerrados si así lo hicieran- Explico el decano- En cuanto a Kat, ella es aún demasiado joven y necesitara de ti para crecer.

-¿Si necesitara de mi entonces por que la ha dejado a cargo de Broken?-Señalo Bicknell

-Te conozco Dex, sé que no te quedarías a su lado si algo pasara, correrías tras Faustus. No trates de negarlo.

-Ella también lo haría- Dijo Dexter por lo bajo.

-Se me hace tarde Dex. Tengo una cita con la muerte. Adiós. – Se despidió el decano.

La noche se ceñía al cielo y las estrellas brillaban con total naturalidad en el manto nocturno. Una fresca brisa de viento acariciaba sus rostros al tiempo que les hacía sentir el aroma de la paz que había en el ambiente.

Broken y Katherine caminaban juntos, ninguno de los dos parecía querer regresar a casa por lo que deambulaban por las calles. Sin embargo las cosas no eran tan sencillas como parecía, pues el pelinegro podía palpar la angustia y preocupación de Katherine, sabía que pronto ella le preguntaría sobre el país de los sueños.

-¿Cómo es?- Dijo la chica suponiendo de ante mano que quien le acompañaba conocía sus intenciones, lo cual así era.

-Es maravilloso, es un lugar fantástico, casi mágico. Está lleno de secretos pero esos mismos secretos lo hacen un lugar peligroso. Hay todo tipo de criaturas, perversas y benevolentes. Amables y crueles. Horrendas y hermosas.

-¿Cómo se llega?

-Eso no es ningún secreto. No le llaman el país de los sueños por nada, se llega a él durmiendo. Soñando. Solo tienes que soñar, pero lo difícil es controlar tus sueños y buscar la escalera de los 777 escalones hacia el santuario de la puerta donde están los sacerdotes Nefus y Nostros quienes guardan la entrada al país de los sueños. Son ellos quienes te abrirán las puertas.

-Esos son muchos escalones-Comentó Kathrine- ¿No hay otra entrada?

-Hay otras puertas- Admitió Broken- Pero como llegar a ellas y atravesarlas es un secreto, uno que no puedes descubrir aquí- Hizo una pausa- Lo que quiero decir es que esas puertas son especiales, puedes atravesarlas desde allá para llegar a este mundo, pero no puedes abrirlas desde este lado. Bueno, casi nadie puede.

-¿Tu si?

-No- Respondió Broken- Se donde están y como abrirlas, pero ellas no se abrirán para mí. Tienen voluntad propia, si no te consideran digno no se abrirán.

-¿Entonces la única manera de llegar es por los 777 escalones?

-También puedes hacerlo si te invocan. Pero eso es sumamente complicado y es difícil que pase, normalmente
somos los humanos quien es tonteamos con esas cosas. – Comento el pelinegro- Pero bueno… digamos que de momento la escalera es tu única manera de llegar. – Hizo una pausa- Aunque quizás cuando seas una soñadora experimentada puedas usar otras puertas.

Ambos guardaron silencio luego de eso y siguieron caminando. Un sentimiento de incomodidad comenzó a percibirse entre ellos, como si se trataran de dos jóvenes que se gustaban el uno al otro y sin embargo, no sabían cómo expresarlo. Pero realmente no era así, Broken sabía muy bien el por qué del silencio de Katherine y lo que estaba pensando. Comprendía su angustia y la preocupación que tenia por su padrino. Ella lo adoraba, siempre había estado para ella, y la idea de que él se enfrentara a un asesino la mortificaba. No sabía que haría sin él.

Una pequeña y ágil sombra apareció sobre sus cabezas, Broken la percibió al instante, sin embargo Katherine estaba tan sumida en sus pensamientos que no se percato de ella. La sombra desapareció y una sonrisa rota apareció en el rostro de Broken, se le había ocurrido algo con que distraer a la chica.

-¿Cuál fue tu primer? – Inquirió súbitamente capturando la atención de su acompañante.

-¿Disculpa?- Dijo Katherine confundida y un poco abochornada.

-Secreto- Aclaro Broken- ¿Cuál fue el primer secreto que descubriste?

-¡Oh!- Exclamo la chica al comprender. Volvió su vista al cielo, no como si tratara de recordar, más bien buscando algo en él. Extendió su mano hacía el firmamento, a Broken le dio la impresión de que ella estaba tocando el cielo,
Katherine cerro su mano y bajo su brazo y junto a él bajo aquella extraña oz con una hoja en forma de media luna.

-Fhano Locde- Dijo Broken- Siempre me pregunté qué pasaría si esa cosa me cortaba… supongo que ya lo sé. – Comento acariciándose el torso.

Katherine miro hacia el abdomen de Broken con un gesto de arrepentimiento, estuvo a punto de decir “lo siento” cuando Broken hablo de nuevo.

-Es curioso que sea tu primer secreto, ¿Cómo paso?

-Fue hace siete años, estaba con Dexter cuando nos internamos en el bosque de la reserva persiguiendo a un Scriputff cuando nos perdimos. La noche cayó sobre nosotros y un Shadolahri nos ataco. Dex peleo contra él pero era demasiado fuerte. Nos hirió a ambos. Mientras él combatía yo buscaba por ayuda, entonces mire el cielo nocturno y vi lo que encerraba, el por qué era así, lo que había en el, alcé mi mano y sujete a Fhano Locde y con su ayuda derrotamos al Shadolahri y salimos del bosque- Explico la chica- Cuando salimos mi padrino nos dio una buena bronca antes de que se diera cuenta del arma que tenia- Añadió con una sonrisa nostálgica. -¿Por qué has dicho que es interesante que Fhano Locde haya sido mi primer secreto?- Pregunto la chica comenzando a recuperar su humor natural.

-Porque es el mayor secreto del cielo nocturno- Respondió Broken- Muy pocos pueden ver que está ahí y al igual que las puertas que te mencione tiene su propia voluntad, es ella quien elige a su portador.

Katherine miro el arma que sujetaba de forma pensativa.

-Sí, es cierto.- Le dio la razón- ¿Cuál fue tu primer, Broken?

-El mío no fue tan dramático como el tuyo- Dijo el hombre y extendió su brazo hacia a un lado al tiempo que dejaba escapar algo parecido a un maullido.

Una pequeña figura salto hacia Broken, esta vez Katherine se percato de ella, pero contuvo su reacción al ver bajo la luz artificial de las farolas un gato que había saltado al hombro de Broken.

-¡Hablas con los animales!- Exclamo sorprendida.

-No.- Dijo Broken entre risas- Solo con los gatos. Siempre me gustaron estos felinos, de niño me la pasaba jugando con ellos, creo que tenía siete cuando descubrí el leguaje de los gatos- Explico mientras acariciaba al felino.

Kathrine se acerco a Broken y acaricio con las yemas de sus dedos el peludo lomo del gato. Su mirada se volvió hacia Broken y en ella encontró un pequeño atisbo de preocupación. Estaba preocupado por ella, podía verlo sin necesidad de leerlo.

-Volvamos a casa- Dijo de pronto.

-De acuerdo.

-El regresara, ¿Verdad?

-No lo sé.

La conmoción por la muerte del rey Amadeus era palpable, no había lugar en el país de los sueños en que no se hablara de eso. La duda y el temor en las personas era evidente y las oraciones a los dioses por su ayuda eran constantes. Pero estos parecían no tener intenciones de ayudar o intervenir. Después de todo, los problemas de los mortales deben ser resueltos por los mortales.

Philips Joshep Lamhn se encontraba de pie de frente a un paraje árido que hace solo unas cuantas semanas atrás había sido un campo florido cubierto de pasto cuyo intenso color verde competía con el hermoso destello de las esmeraldas. No obstante, ahora no era más que tierra gris y estéril.

Aquella vista no sorprendió al viejo decano. Desde su llegada al país de los sueños y durante su viaje hacia la torre de jade había escuchado rumores e historias sobre campos y praderas que se volvían grises y estériles, bosques completos que se secaban y lagos y ríos cuyas aguas se tornaban oscuras con una tonalidad purpura. Al principio no lo creía, aquello era demasiado incluso para Faustus, pero luego de haberlo visto con sus propios ojos supo que Lord Faustus había cruzado la línea he ido demasiado lejos, pues había tomado al país de los sueños como su rehén para presionar a la dama Lorihen a revelarle los secretos que él quería conocer.

Mientras avanzaba a la torre de jade, Phillips Joshep Lamhn no dejaba de preguntarse por que los dioses lo habían permitido, ¿Tan poco les importaba ya su creación que preferían quedarse resguardados en su ciudad perdida a hacer algo para evitar aunque mueran?

Dejando atrás esos pensamientos el decano entro a la torre y una sensación de inseguridad lo invadió. Algo andaba mal, lo presentía. Encontró sangre seca, armas y cadáveres descompuestos en el piso, aquello no le impresiono, conocía a Faustus y sabía que él no se molestaría en limpiar algo como esto.

Comenzó a subir las escaleras, tenía la certeza que encontraría al Lord en la cámara principal. Sin embargo aun no podía explicarse por que aun nadie había ido a “recibirlo”. Toda esa tranquilidad le daba la certeza de haber entrado en una trampa.

Abrió la ultima puerta que encontró frente a sí y entro en la cámara principal. Ahí en el fondo de la sala se encontraba aquella concha gigante que guárdese a la dama Lorihen. Entro con precaución y despacio cerró la puerta a sus espaldas y dijo:

-Muéstrate, Faustus.

Murmuro unas palabras incomprensibles y la habitación comenzó a ondular, no paso mucho tiempo para que se distorsionará y comenzara a fragmentarse cayendo la imagen de la cámara que tenia frente a si en pedazos y develando la figura de Faustus.

-Que pocos modales tienes- Dijo este- Rompiendo por la fuerza las ilusiones de los demás. Y es “Lord Faustus”, será mejor que lo recuerdes por el resto de tu vida… aunque no sea mucho tiempo.

Pronto un extraño círculo apareció bajo los pies del decano quien no tardo en reaccionar saltando y dibujando un círculo en el aire al tiempo que decía las palabras necesarias para bloquear lo que sea aquello que Faustus trataba de hacer. No obstante la habitación comenzó a distorsionarse y grietas comenzaron a aparecer dentro de aquel espacio. Una sensación electrizante recorrió su espalda y un agudo dolor le atravesó el pecho al tiempo que los fragmentos de la cámara desaparecían de nuevo revelando que se encontraba en otra dimensión alterna.

El dolor se volvió más intenso y sintió como algo salía de su cuerpo, un liquido caliente comenzó a cubrirlo. Cayo de rodillas, ahora lo entendía todo y quedo pasmado. No había una sino dos realidades dentro de aquella habitación, la primera ocultaba a la dama junto con el cómplice de Faustus, la segunda ocultaba al lord.

Phillips Joseph Lamhn se dejo caer al piso mientras escuchaba el desesperado grito de la dama Lorihen. No había podido hacer nada por ella, había sido engañado. Con sus últimos esfuerzos giro la vista hacia ellos, vio la sonrisa burlona de Faustus en su rostro, el desencajado rostro de la dama al ver perdida su última esperanza, y unos ojos fríos y serios aparentemente inexpresivos, pero que a sus ojos reflejaban molestia por sus actos. Basto un segundo en el cual se cruzaron la mirada del decano con la de aquel hombre para que pudiera reconocerlo.

-Werewolf… S… Fenrir- Murmuro.

Ahora podía ver la diferencia de poder que había entre Faustus y el resto. Detenerle seria una empresa imposible para cualquier criatura ordinaria.

Dio una lenta inhalación entendiendo que el ya estaba perdido, cerro sus ojos y pensó en su ahijada, pero fue con la esperanza de que él cumpliera su promesa con la que dejo escapar su último aliento, antes de perderse para siempre en la eterna nada.

Espero que les haya agradado, ya saben cualquier comentario, critica, consejo, sugerencia, ofrecimiento para hacer mis tareas en mi lugar a para así ponerme a escribir, es bien recibido.

Hasta luego:

bestiario:


Scriputff: es una pequeña criatura alada, su cuerpo es similar al de un caballo, salvo por sus patas que terminan en una especie de pequeñas garras, sus pueden ser trasparentes hasta coloridas, dejan una estela de colores tras de si cuando vuelan.

Shadolahri: es una criatura delgada y de piel muy oscura, tanto que se le suele confundir con sombras de arboles, vive en lo profundo de los bosques es bastante agresivo con criaturas de otras especies.




avatar
yuske
Admin

Mensajes : 1141
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 26
Localización : En un lugar de la mancha
Insignias :





Ver perfil de usuario http://alzerath.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] Broken [Capitulo 5 |26/12/12|]

Mensaje por Eagle calm el Miér Nov 14, 2012 5:37 pm

¡Muy bueno! Me encanta que se vaya develando el sistema de "poderes" que va a tener la serie. Estuve esperando este capítulo por mucho tiempo, y su contenido no me defraudo.
Picarón, el 7 es un número considerado especial o sagrado hasta por la biblia. Me encantó eso de Werewolf al final, le dio un toque tan misterioso.

Lo que sí, para las futuras ediciones que le hagas a esta serie,
Spoiler:
trata de darle un poco más de efecto a la muerte de Joseph. No creo que vaya a revivir, por lo que es triste que aquel fuera su último momento.
¿Escribiste muy apresurado este episodio? Porque encontré algunos dedazos al principio.
Escucha la canción "Still Unbroken" de Lynyrd Skynyrd. Quizá te inspire. Y mira Hellsing Ultimate, eso seguramente también te ayude.
Suerte!
avatar
Eagle calm
Escudero de palabras

Mensajes : 249
Fecha de inscripción : 12/05/2012
Insignias :








Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] Broken [Capitulo 5 |26/12/12|]

Mensaje por MaNtoSastO el Sáb Nov 17, 2012 2:15 pm

Definitivamente esta historia me gusta más y más. He de coincidir con Eagle sobre Lamhn, sabíamos que sucedería pero me quedé como... no... no se suponía que fuera así... xP Pero de todos modos tiene su nivel de impacto. Quizá el que esperáramos una cosa y que resultase otra fuera tu intención.

Esperare con muchas ansias la siguiente entrega! Mientras esconderé las llaves de casa en algún lugar para no poder encontrarlas y no poder salir para así no perderme cuando aparezca el próximo capítulo!

Saludos!
avatar
MaNtoSastO
Mod

Mensajes : 987
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 28
Localización : Saturno
Insignias :





Ver perfil de usuario http://yutube.com/user/Apaerorfo

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] Broken [Capitulo 5 |26/12/12|]

Mensaje por yuske el Miér Dic 26, 2012 4:04 pm

Hola hola, caracola.

Antes que nada, gracias por leer esta historia, que la verdad me da la sensación de que pasa de inadvertida, pero que la verdad yo siento que es igual o mas emocionante que la caída.

Bueno, pues luego de poco mas de un mes les traigo el capitulo 5 de Broken. pero antes...

La muerte del Sr. Phillps joseph lamhn, como lo han comentado, no a estado a la altura de lo que se esperaba o por decirlo de otra manera a como suelo escribir. como ya lo dijo manto da una sensación de "se suponía que no debía de ser asi" pues bien, tiene toda la razón y me complace escucharlo...err leerlo, ya que esa es la reacción que se suponía que debía ocurrir. Escribir grandes encuentros, batallas épicas que son mas exhibiciones de habilidad, de poder y fuerza es algo que pueden predecir de mí, así que para esta muerte quise hacer algo diferente, algo que no pudieran anticipar. Aquí no abra grandes peleas que duren un capitulo entero (bueno, duraran más ya que haré cambio de escenas, a lo que me refiero es que no habrá capítulos dedicados a una sola batalla), esas están reservadas para la caída, pero eso no quiere decir que no vaya a ver peleas donde se exhiban las habilidades tanto de dexter, kathrine y broken comolas de Faustus, raven, fenrir y de más.

Ahora, este capitulo puede ser tanto bueno como malo, la idea que tenia respecto a se vio un poco afectada por lo ocurrido en capítulos pasados asi que trate de embonarla lo mejor que pude y aunque o estoy seguro si el desarrollo del capitulo les guste, sé que el final les dejara impactados. casi tanto como a mi.


Capitulo 5.- ¿Por quien?:



El desconcierto se había hecho con los pasillos del instituto privado Newport. Los alumnos, dentro de sus salones o en los corredores de la escuela esperaban con cierto pesar e incertidumbre que se diera a confirmar aquellos rumores que corría en voces susurrantes de un oído a otro. “El director Lamhn ha muerto” “Fue un paro cardiaco” “La enfermera Mary lo encontró sin vida en su cama esta mañana” “No habrá clases en toda la semana” “El instituto cerrara”, eran el tipo de cosas que circulaban por el instituto manteniendo en suspenso al alumnado. Pero sobre todo, era la ausencia de los profesores e incluso del duro y estricto prefecto Dexter lo que más les intrigaba.

Nadie les había dicho que fueran a sus salones, ni se habían mostrado en toda la mañana. La sala de profesores estaba vacía y el sistema de comunicación de la escuela guardaba silencio. Pronto los alumnos comenzaron a inquietarse y las voces se alzaron, exigían saber que pasaba, el por qué no iniciaban las clases, si los rumores eran ciertos, si podían retirarse a casa. No obstante no recibieron respuesta alguna, nadie salió a hablar, parecía que les ignoraban completamente. Pero no era así, quizás los maestros y el personal del instituto no les daban la información que les pedían, pero si les dirigían la palabra lo suficiente como para mantenerlos alejados de la parte residencial de la institución, pues era bien sabido por todos que el director, algunos miembros del personal de la escuela entre ellos maestros y enfermeras, así como algunos pocos alumnos de la clase avanzada vivían en la escuela.

Dentro de aquel lugar el ambiente era completamente tenso y lúgubre. La tristeza se podría palpar y el dolor de los presentes era más que evidente. Al igual que su inseguridad respecto al futuro de la orden. Estaba claro para todos que algún día Dexter Bicknell tomaría el mando, pero aun era demasiado pronto para ello, aunque el brillante pupilo del decano Lamhn había conseguido ganarse su lugar dentro de la organización y su nombre ya era respetado por los habitantes del país de los sueños, a sus 23 años aun era demasiado joven e inexperto para ello. Alguien tendría que ayudarle.

Sin embargo, ya discutirían eso después. Había algo más importante de que encargarse. Katherine lloraba en silencio sobre el cuerpo inerte de su padrino, lo que en un principio había sido un llanto histérico y desconsolado había amainado hasta convertirse en un débil sollozo, más sus lagrimas seguían fluyendo, cayendo lentamente hasta las sabanas ensangrentadas que cubrían los restos de quien fuera un abuelo para ella.

Afuera en los pasillos se decía que el director Philips Joshep Lamhn había muerto de un paro cardíaco, lo cual pudo haber sido cierto, pues es común que cuando un soñador muere fuera de su cuerpo vigil, sus órganos comienzan a colapsar, siendo el corazón el primero de ellos. Sin embargo este no era el caso, aunque era mejor que se dijera que fue un ataque al corazón, pues la verdad era mucho más terrible. A veces, cuando se sufre heridas producidas por seres muy poderosos, estas aparecen en el cuerpo dejado atrás en el mundo vigil. Y eso era lo que había sucedido, una horrible herida en el centro del pecho había aparecido, pero no solo eso, también el daño causado apareció junto a ella, la sangre emano descontrolada e incluso inundo los pulmones que fueron perforados, mientras que el corazón no tardo en detenerse. Quien sea quien le había hecho aquella herida debía ser un monstro terriblemente poderoso.

Broken observaba la escena desde el rincón, alejado del resto de los ahí presente, sabía lo que sentía Kathrine en aquel momento y por ello buscaba alguna forma de consolarla. Pero nada parecía servirle, por lo que no tardo en concentrarse en la conversación privada que tuvo con Philips Joshep Lamhn y en aquello que le hizo prometer.

-Hay algo en ti que no me gusta, pero tendré que confiar en que lo que has dicho es cierto, por favor prométeme que ayudaras a Katherine.

-Sin, duda lo haré, pero ¿Porqué yo?

El viejo decano rodeo su escritorio para sentarse en su asiento. Dejo escapar un fuerte suspiro que a Broken le pareció más bien un leve gruñido, al tiempo que apoyaba sus brazos en la superficie de su escritorio.

-La habitación está completamente aislada, del mundo exterior, una vez cerrada esa puerta ningún sonido podrá salir de aquí. –Dijo Phillips Joseph Lamhn con severidad- Pero supongo que ya te habías percatado de ello.

Broken asintió y dijo- Si, también del pequeño truco en la puerta, que permite que los sonidos del pasillo lleguen a quienes están dentro de la habitación. Un complicado truco, pero admirable. ¿Qué tiene que ver eso con Kathrine?

-Con ella nada. Pero no me trago el que hayas matado a Crewd. Y a decir verdad pienso que tú no eres otro más que el mismo Edward Crewd.

Broken bufó con fastidio antes de volver hablar – Crewd fue un buen hombre, mucho mejor que yo no tengo duda. Pero no soy él.

-¡¿Por qué no hablas con franqueza?!- Alzó la voz el anciano y se levanto de su asiento- Admítelo de una vez, tu eres Crewd, ningún hombre diría “fue un buen hombre” salvó el mismo. Engañaste a todos, a Amadeus, a Atrax, Viem y a la dama Lorihen. A toda la orden original. Y ahora regresas aquí con mi ahijada. Debería matarte… lo haría si fuera posible.

-Por última vez, yo no soy Crewd. Él está muerto, yo mismo lo hice. –exclamó Broken un poco airado.

-¿Porqué te empeñas en negarlo?-

-Por que no lo soy. Respóndame una cosa- Habló el pelinegro con irritación en su voz- ¿Por qué se fundó la orden?

-Para impedir que los seres oscuros se expandieran sin control, para evitar que soñadores ambiciosos como tú, se metieran con fuerzas oscuras y conocimientos más allá de su control y compresión.

-¡Excelente! Me alegra ver que aun recuerden sus objetivos, pero ahora dígame, ¿Por quién se fundó la orden?

-Fue el rey Amadeus, la dama Lorihen, Atrax del sur, Viem de los templos estelares y tu, Edward Crewd, quienes la instauraron. ¿Acaso lo olvidaste?

-No. Pero al parecer o no entendió la pregunta o ha olvidado su historia. – Proclamó Broken ante la confundida mirada del viejo- Le explicaré- Continuo- Es bien sabido que a cada acción corresponde una reacción, ¿Cierto? Pues la fundación de la orden fue eso, una contra mediada para evitar que los soñadores siguieran los pasos de aquel que ambicionaba demasiado.

El viejo Phillips Joshep Lamhn se quedos pasmado al recordar. Una sensación de incredulidad le embriago ¿Sería posible? Parecía una completa locura, pero él había conocido al rey Amadeus. No obstante ¿Cuál era la probabilidad de que esto pasara? Phillips Joseph Lamhn abrió la boca y un nombre comenzó a tomar forma en la punta de su lengua.

-No lo digas-Se apresuro a decir Broken- Ese nombre esta maldito. En este mundo y en cualquier otro.

-Esto es inverosímil-Dijo con el decano con la voz pasmada- El más grande enemigo de la orden aquí. –Hizo una pausa- Creímos que te habías fugado a los altos planos estelares.

-Y así lo hubiera hecho. Pero a los grandes dioses no les agrado para nada que, en nombre del caos les recordara para quien trabajan. Y a pesar de que no comprendieron como es que conservé la cordura, ellos me maldijeron a mí y a mi nombre expulsándome del de los planos astrales.

El viejo director volvió a sentarse en su silla, no sabía cómo debía sentirse, pero de alguna forma podía decir que estaba inseguro.

-Entonces… ¿Te es imposible regresar?- Pregunto viendo desmoronados sus planes.

-Al menos por mi propia cuenta. –Confesó-Ninguna puerta se abrirá para mí pero si para alguien más. Si soy lo suficientemente rápido podre pasar.

Phillips Joseph Lamhn respiro profundo, meditando sus opciones. Si antes la idea no le agradaba, ahora lo hacía menos, sin embargo el tiempo estaba en su contra.

-Crewd fue un buen hombre- Dijo de pronto Broken- Siempre dispuesto a hacer lo que tenía que hacerse, no le importaron las consecuencias ni que su nombre se manchara por el titulo de traidor y todo para conseguir acabar con el soñador que lo inicio todo.

-Pero tú lo mataste, ¿o es que ahora lo niegas?

-No. Yo lo maté eso nunca lo voy a negar. Pero perdí contra él, su muerte me cambio, me hizo abrir los ojos y darme cuenta de lo mal que estaba. Edward Crewd perdió la vida, pero consiguió su objetivo.

El directo sopeso aquellas palabras, su experiencia le decía que aquello no era una mentira, su voz hablaba con total honestidad, por lo que entonces pensó en arriesgarse.

-Dexter y Kathrine son muy parecidos, ambos son unos prodigios, impulsivos e irreflexivos. Si algo me llegase a pasar los dos correrían al país de los sueños a vengarme.

-Pero Katherine nunca ha ido al país de los sueños- Señalo Broken.

-No, y Dexter no la llevaría con él, sin embargo ella es lo suficientemente lista como para averiguar cómo llegar ahí, pero en la situación actual del país de los sueños… un soñador novato no durara mucho.

-Y es ahí donde quieres que entre yo- Intervino Broken- Quieres que sea su guía, le enseñe y la proteja.

-¿Lo harías?

-Me ofreces la posibilidad de volver al país de los sueños, desde luego que lo haré.


Una ligera presencia llego a su lado sacándolo de su recuerdo. Katherine se había acercado a él y lo abrazaba por el brazo con una mirada triste y los ojos hinchados de tanto llorar. Broken volvió a poner atención a lo que había frente a él. Dos hombres, uno de ellos Dexter movían el cuerpo del decano hacia una camilla para llevarlo a otro lugar. Kathrine echo el rostro contra el pecho de Broken, rompiendo nuevamente en un llanto silencios, a lo que Broken respondió con un abrazo.

El día pasó y al final los alumnos del instituto Newport no tuvieron clases, ni las tendrían al día siguiente, ni al siguiente. Los festejos fúnebres durarían al menos dos días de los cuales las primeras 24 horas serian usadas para velar los restos dentro del mismo instituto, de forma que los alumnos de la escuela pudieron despedirse de su director, sin mencionar que la mayoría de los miembros de la orden se hicieron presentes para presentar sus respetos. Siendo menos de media docena los que no pudieron asistir, entre ellos los padres de Kathrine.

Al día siguiente a ese, los restos Phillips Joseph Lamhn fueron llevados al crematorio para hacer de su cuerpo cenizas las cuales, se esparcieron al viento, en el agua y en la tierra, en parte como un acto simbólico, pero ciertamente aquello fue una medida preventiva. Conservar las cenizas de alguien tan sabio y poderoso, y que había descubierto tantos secretos de cómo funcionaba el mundo podría ser peligroso, pues siempre podría existir la posibilidad de que un nigromante tratase de hacerse con ellas para usarlas con fines poco escrupulosos. Lo mejor era que se perdieran, y que los secretos que quedaban en ellas, regresaran a la tierra.

Después de la cremación la orden se dispersaron, no obstante los miembros de mayor importancia presentes se dirigieron de vuelta al instituto. Habría que revisar el testamento y decidir quién sería el próximo líder de la orden, al menos por los próximos siete años, pues aunque era bien sabido que Phillips Joseph Lamhn pretendía hacer de Dexter Bicknell su sucesor, esté, si bien poseía el conocimiento, aun no contaba con la experiencia para hacerse cargo del puesto por completo. Por lo que había necesidad de colocar un senescal hasta que ese momento llegara. Sin embargo aquella elección no era nada sencilla, normalmente se hubiera realizado un concilio de elección en el país de los sueños con la presencia del rey Amadeus, la dama Lorihen y los sacerdotes astrales más sabios… pero eso ya no era posible, El rey había muerto, al igual que los sacerdotes, mientras que la dama permanecía en poder del ser que se hacía llamar a si mismo lord Faustus. Eso sin mencionar que los principales candidatos a ocupar el puesto no estaban presentes y se negarían a aceptarlo. Para Patrick y Samantha el misterio y la aventura lo eran todo, ni siquiera el tener una hija logro apartarlos de eso por mucho tiempo, un puesto que ninguno de ha querido difícilmente lograría hacerlo.

Pero aquello no fue el único problema. No paso mucho tiempo después de haber llegado al instituto para que Dexter desapareciera. Broken no pudo evitar percatarse de ello entendiendo de inmediato que, tal como se lo había dicho el decano, Bicknell ya debía de estar en camino al país de los sueños. Y sabía bien que pronto Kathrine intentaría lo mismo, por lo que se la llevo a casa donde podría vigilarle mejor.

Al entrar en aquel lugar, una triste y callada Kathrine no tardo en enfilase hacia las escaleras, no obstante Broken le tomo por el brazo y la llevo ir a la estancia, haciéndole sentarse en el sofá al igual que él.

-Sé porque tipo de lo dolor estas pasando. – Le dijo.- Lo he visto muchas veces, y lo he sentido también. Además te conozco y sé exactamente como te sientes. –Hizo una pausa.- Si, tienes razón al pensar eso. Como tú muy bien sabes si él hubiera muerto aquí, si esto hubiera pasado en el mundo vigil, él de algún modo aun existiría. No dudo que el viejo hubiera podido desprenderse completamente de su cuerpo y trasladarse para siempre al país de los sueños. No es nada raro, de hecho es común que los soñadores experimentados lo hagan al momento de su muerte en este mundo. –Pauso un momento tratando de encontrar una forma sutil de decir lo que quería- El dolor que ahora sientes, yo lo sentí al menos un par de veces en mí…vida. Ya hace mucho tiempo cuando era joven e inexperto. El saber que, cuando un soñador muere en el país de los sueños, su alma desaparece por completo, sin posibilidad de encontrarla de nuevo, de renacer o de… ser algo. –Broken cayó al ver como una lágrima bajaba por el rostro de la chica sin emitir ningún ruido.-El realmente no volverá y lo sabes- Continuo Broken tras un minuto de vacilación- Hacer eso… solo reanimara un recuerdo de lo que fue y nada más. Él no hubiera querido, mucho menos que tu lo hicieras. Dame esas cenizas.

La mano de Kathrine se movió lentamente hasta el bolsillo de abrigo del cual sustrajo un pequeño frasco apenas mayor que una taza para muñecas, el cual contenía un fino polvo grisáceo en su interior. Broken lo tomo y se lo guardo en su chaqueta para luego pasar un brazo alrededor de los hombros de Kathrine dándole un confortable abrazo.

-Broken, yo…- Dijo entre el llanto, no obstante se detuvo y antes de que el susodicho lo viera venir Kathrine se sentó sobre sus piernas con la cara hacia él.

El rostro de ambos yacía a la misma altura, los dos pares de ojos, grises y negros, se toparon sin llegar a mirarse. Pronto, sus latidos parecían uno y su respiración llego a sincronizarse. Broken sintió el tacto de la manos de Kathrine en su rostro y el espacio entre ellos se redujo hasta que sus labios se unieron en un beso roto por el dolor de perder a un ser querido. El pelinegro cerró los ojos absorto por el calor que Kathrine le brindaba, mientras se preguntaba hacia cuando tiempo no sentía un calor así. Dominado por el momento, Broken deslizo sus brazos por el cuerpo de Kathrine posando su mano izquierda en la cadera de la chica y mientras que la derecha la abrazaba por la cintura. Sin embargo aquello hizo a la chica reaccionar y darse cuenta de sus actos, por lo que sorprendida interrumpió el beso de inmediato y trato de alegarse de él. Más Broken se lo impidió al levantarse del sofá con ella en brazos.

Kathrine sorprendida y abochornada por lo sucedido enmudeció por un instante, más recupero la voz al darse cuenta que subían por las escaleras.

-oye, no, espera. Suéltame- Balbuceo la chica de cabellos cobrizos, pero Broken lo le hizo caso.

Cruzaron una puerta y Kathrine la reconoció como la recamara de invitados. Broken dejo caer a la chica a la cama, que inmediatamente trato de apartarse, no obstante el hombre se acostó sobre ella, abrazándola.

-¡No, por favor! ¿Qué haces?- Exclamo Kathrine asustada.

-Tranquila, no voy a hacerte nada- Le susurro Broken al oído con un tono de voz suave entre triste y nostálgico. – Solo te llevare al país de los sueños.

Espero que el capitulo haya sido de su agrado, como saben cualqueir comentario, critica, sugerencia, teoria, propuesta, recomendacion, amenaza de muerte, regalo de navidad, es bien recibido.

Hasta luego.




avatar
yuske
Admin

Mensajes : 1141
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 26
Localización : En un lugar de la mancha
Insignias :





Ver perfil de usuario http://alzerath.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] Broken [Capitulo 5 |26/12/12|]

Mensaje por Izanagi el Dom Ene 27, 2013 9:38 pm

Recién me tomé el tiempo para leer esta historia Yuske y la verdad es que valió la pena enormemente. La verdad es muy original y entrenida y aunque es distinta a la Caida no es menor que esta. Igualmente tengo que admitir que me gusta más Katherine como protagonista que Broken, no se porque pero no me gusta demasiado....

Me gustaría saber si Broken puede morir en el Mundo de los Sueños, aunque seguro que para saber eso tendremos que esperar...

Buen trabajo, estaré al pendiente de ver como sigue.

Saludos: Izanagi
avatar
Izanagi
Escudero de palabras

Mensajes : 209
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Insignias :





Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] Broken [Capitulo 5 |26/12/12|]

Mensaje por yuske el Lun Ene 28, 2013 11:13 pm

Gracias por tomarte tu tiempo iza, ver tu comentario me hizo recordar que tengo que escribir el siguiente capitulo de esta historia.

Ahora sobre lo que comentas de kathrine te entiendo perfectamente, a veces siento que el personaje esta para cosas mayores y sin duda hará grandes cosas, pero por el momento es una novata mientras que tanto broken como dexter son soñadores completamente calados. Quizas el brillo de ella se vea opaco con las acciones de estos dos. Pero prometo hacer que el rol de katherine sea más protagonico para lo que se viene.

Sobre lo que preguntas de Broken te dire que el es "inmortal" en todos los planos, pero recuerda que su primera aparición le pregunta a kathrine si ella realmente puede matarlo, aunque parece que hace la pregunta con arrogancia no es asi. Lo cual nos quiere decir que broken puede morir, pero no todos pueden matarlo.

Repito, quizás no haya mucho atractivo en un personaje que es inmortal y no puede morir. pero descubrir como se convirtió en lo que es... eso quizás sea mas atrayente.

nuevamente gracias por leer iza.

hasta pronto.




avatar
yuske
Admin

Mensajes : 1141
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 26
Localización : En un lugar de la mancha
Insignias :





Ver perfil de usuario http://alzerath.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] Broken [Capitulo 5 |26/12/12|]

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.