Últimos temas
» Afiliación hermana
Jue Abr 28, 2016 9:26 pm por d-conanmx

» ¿Todo es Posible si lo intentas?
Sáb Jul 11, 2015 8:03 am por Melisa_chan0

» Bannea al usuario de arriba
Sáb Abr 18, 2015 8:38 pm por Eagle calm

» EL REINO DEL PUNT, EL PARAÍSO DE LOS FARAONES de J A Falcón
Miér Mar 04, 2015 3:29 pm por libros15

» [P] Como una flor marchita.
Mar Feb 03, 2015 7:52 am por Kurenea

» La chispa de Alhza
Lun Feb 02, 2015 9:24 pm por yuske

» [P] A mi perro el Balto
Dom Feb 01, 2015 7:33 pm por Melisa_chan0

» Acciones
Mar Dic 30, 2014 3:37 am por Eagle calm

» Inicio y normas.
Mar Dic 23, 2014 2:14 pm por Eagle calm

» Preguntas y respuestas
Lun Dic 22, 2014 6:35 pm por Eagle calm

» [Reseña] Cementerio de Animales - Stephen King.
Lun Dic 22, 2014 4:06 pm por Kurenea

» Solicitudes de entrada.
Sáb Dic 20, 2014 2:47 pm por Kurenea

Ver más afiliados
Ver menos afiliados
Licencia Creative Commons
Todas las obras expuestas en este foro estan bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

[E] El hada del silencio. - Capítulo V -

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

[E] El hada del silencio. - Capítulo V -

Mensaje por Kurenea el Lun Mar 19, 2012 6:28 pm

Bueno, este es un proyecto que inicié no hace mucho. Sera una misma historia dividida en tres partes (o esa es la idea), aquí dejo el prólogo, e iré subiendo más poco a poco.

Spoiler:
Prólogo.

Sus ancianas manos recorrieron con suavidad la corteza de aquellos árboles que por tanto tiempo la habían acompañado en su vida, sus pies se hundieron en la fresca hierba de la pradera donde había pasado tantas largas noches recogiendo flores medicinales, sus resecos labios emitieron con premura el canto a los espíritus que miles de veces habían entonado.

- Solo una vez más – susurró con su cascada voz – una última vez para mí, que tal vez sea la última para todos…

Y sus cansadas piernas avanzaron sin un solo temblor, firmes y marcando el paso de una juventud que su mente ya casi había olvidado, tomaron el desdibujado sendero que solo ella tenía derecho y privilegio de seguir, hasta que estas la llevaron frente a una alta pared blanca, cuyo final ni su vista ni la de nadie eran capaces de alcanzar: la barrera del equinoccio, la única separación entre su mundo y otro que les era absolutamente desconocido.

Sería aquella la última vez que ella permaneciese allí, acampada durante dos días y dos noches, cantando sus salmos y hechizos, guiando el poder de los espíritus en su más importante labor, mantener la barrera intacta durante los sagrados días de equinoccio, impidiendo así que alguna criatura del exterior se colase en sus tierras, poniendo en peligro el delicado equilibro que había reinado en ellas desde el principio de los tiempos. Aquel era, por encima de todos sus otros deberes, el más importante que debía cumplir un Guía del silencio.

- Comencemos, acabemos con esta Era – proclamó, extendiendo sus brazos al cielo y afianzando sus descalzos pies en la tierra.

Pero antes de que la diáfana nota de su primer canto se elevase por los aires y vibrase en la tierra, una sacudida recorrió su ser, y su intensa mirada ámbar quedó prendida de la barrera, observando el reflejo de unos profundos ojos azules que relucieron con frialdad; reconoció su fin, su anciano cuerpo fue incapaz de esquivar la espada que atravesó su corazón: mas la sonrisa que sus labios esbozaron en el fracaso de su misión, desmintió la desesperanza a la que su mundo parecía condenado.



Última edición por Kurenea el Sáb Ago 11, 2012 12:27 pm, editado 4 veces
avatar
Kurenea
Guardia literal

Mensajes : 307
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 24
Localización : El pais de los delirios
Insignias :





Ver perfil de usuario http://ink-sea.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] El hada del silencio. - Capítulo V -

Mensaje por MaNtoSastO el Lun Mar 19, 2012 6:48 pm

Shocked
Ese es un buen prólogo. Ya me tienes enganchado para leer todo lo que siga. Bueno, tampoco es que te fuera muy dificil enganchar a las personas xD
Se ve prometedor, espero las próximas entregas Smile

Saludos!
avatar
MaNtoSastO
Mod

Mensajes : 987
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 28
Localización : Saturno
Insignias :





Ver perfil de usuario http://yutube.com/user/Apaerorfo

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] El hada del silencio. - Capítulo V -

Mensaje por templar.mime el Lun Mar 19, 2012 7:46 pm

Concuerdo con manto, pero si esta vez nos dejas picados y a medio historia tendré q enviar a las cabras ninja a buscarte!!! Así q prosigue porfavor n.n

templar.mime
Guardia literal

Mensajes : 388
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Insignias :





Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Primera parte: El secreto del hada gris.

Mensaje por Kurenea el Mar Mar 20, 2012 7:15 pm

Cabras ninjas nooooooooooooooo T-T cualquier cosa menos cabras ninjas, ¡piedad! oh maese templar T-T... Vale, ya se me paso (?) T-T pero en serio cabras no, ¡que se comerán mis papeles! .-. y entonces si que es verdad que os quedareis a media historia hasta que la rescriba…

Bueno, a lo que iba (?) me alegra que os gustara el prologuito, aquí dejo ya el primer capítulo (aviso, los primeros capítulos serán algo cortos). Bue, aquí lo dejo, -.- y a ver si logro terminar de editar el primer capítulo de memorias (t-t es malditamente desesperante teclear con una sola mano, préstenme una (?).



Spoiler:
Capítulo I: Decisión, ¿naturaleza o traición?

Miles de millares de relampagueantes destellos se alzaban en el aire, surcándolo como si siempre hubiesen sido parte de aquel entorno, de aquel mundo. Mas para sus ojos no había nada más antinatural que el lejano titilar de la cristalina ciudad de las hadas. Esos seres que, siglos atrás, habían logrado abrirse paso a través del manto protector que cubría sus tierras.

Se acomodó mejor entre las ramas del árbol que le daba cobijo. Quedaba poca esperanza para su gente, él lo sabía, lo comprendía y, al contrario que muchos otros: lo aceptaba.

A fin de cuentas él había sido uno de los pocos supervivientes del primer ataque de las hadas. Ese que barrió por completo la capital, y no solo esta, sino también miles de las hectáreas del bosque que la rodeaba y protegía. Alzó la vista, volviendo a concentrar su atención en aquellos coloridos destellos; donde una vez se alzaron los más altos y robustos árboles, allí donde él nació, se alzaba ahora un cumulo de altísimos muros de deslumbrante cristal, y más allá de aquellas murallas, podía vislumbrar sin problemas el mayor delito que las hadas podían haber cometido contra su pueblo: el gran santuario vivo que constituía el árbol Centratel, asesinado y convertido en una gigantesca torre de cristal, ya ni siquiera él, que se crio a la sombra de aquel árbol santuario – y había visto además con sus propios ojos lo ocurrido – era capaz de afirmar que aquella cosa en otros tiempos fue el Señor de los árboles, el más grande, el más fuerte y el más sabio de todos ellos.

- Estamos condenados a la extinción – murmuró para sí, mientras su mano inconscientemente se posaba en el colgante que permanecía oculto bajo su camisa.

Los árboles comenzaron a estremecerse, a vibrar, le avisaban que el peligro acechaba mucho más cerca de lo que esperaba. Sus músculos reaccionaron, no tardó ni un segundo en estar agazapado en lo más alto del árbol, que protectoramente lo envolvió entre sus ramas y hojas, alejándole de aquel enemigo que casi había logrado atraparle desprevenido. Frunció su ceño ante ese pensamiento, y llevó su mano despacio hasta la deslucida empuñadura de la espada que su hermana mayor le regalase tantísimos años atrás, cuando solo era un crío.

Se hizo el silencio, el bosque entero calló a su alrededor, y él mismo se vio conteniendo la respiración. Fijó su atención en la estilizada criatura que se deslizaba por el suelo, observando a su alrededor y hacia las alturas una y otra vez. Tenía miedo, él podía leerlo en cada uno de sus movimientos, en cada desconfiada mirada que echaba al entorno, en cada tenue respiro que escapaba de su boca. Sonrió divertido, un hada en el bosque era como un pez fuera del agua, ni siquiera eran capaces de dar dos pasos en línea recta. La seriedad volvió a su semblante, ¿qué hacía un hada, sola, en el bosque?; torció el gesto, solo podía ser una trampa.

- ¡Lady Kryal! – el grito lo pilló por sorpresa un instante, logrando que se tensase, listo para la acción. Mas enseguida se calmó, su agudo sentido del oído le había jugado una mala pasada, aquella voz provenía de mucho más allá, justo donde acababa el cristal y comenzaba el bosque. Demasiado lejos para causarle problemas, por el momento.

Sin embargo, el hada se detuvo, paralizada, inquieta. Casi podía decir que se la veía aterrada, cosa que él no pudo dejar de anotar en su mente, era un dato curioso. Las hadas no solían mostrar sus sentimientos, o al menos él nunca había visto a ninguna expresándolos. Alejó la mano de su espada, sentía que aquel encuentro era más curioso que amenazante, aunque no dudaba en lo más mínimo de la capacidad del hada para hacerle rodajitas si revelaba su presencia. Y entonces lo vio, las pequeñas manos de ella se fundieron por un instante entre los pliegues de su ropa – de un gris metalizado – y volvieron a surgir, esa vez armadas con una afilada daga, cuya brillante hoja de cristal relució alumbrada por la tenue luz del sol que lograba llegar hasta el suelo a través del mar de árboles. Sabía que ella no le había sentido, lo sabía, pero entonces… ¿Cuál era el destino de aquella fría arma cristalina?

La respuesta le llegó demasiado deprisa, la daga fue a clavarse directa en el cuello del hada, en la zona izquierda, justo unos milímetros por encima del hombro. Ese lugar al que él había aprendido a apuntar en sus refriegas contra los guerreros de las hadas. Tembló de pies a cabeza, aturdido ante la escena que contemplaba: un hada, un hada tirada en mitad de la reseca hojarasca, encharcando la tierra a su alrededor con un incontenible rio de sangre, de brillante sangre plateada. La boca se le secó, un doloroso nudo se formó en su garganta:

¿Iba a dejar morir a otro ser vivo, aunque este perteneciese a la raza que había jurado exterminar a la suya? Hacerlo supondría ir en contra de su propia naturaleza, en contra de la naturaleza de todo su pueblo… pero no hacerlo, no hacerlo supondría una traición a todos los que habían caído durante aquellos siglos ante las afiladas armas y las belicosas trampas de las hadas. Mordió sus labios, gruñó frustrado, y antes de darse cuenta ya había saltado al suelo.

Como ya sabéis, criticas, comentarios, tomates, rescatadores que me saquen del hospital, cheques en blanco...


Última edición por Kurenea el Mar Mar 27, 2012 1:40 am, editado 1 vez
avatar
Kurenea
Guardia literal

Mensajes : 307
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 24
Localización : El pais de los delirios
Insignias :





Ver perfil de usuario http://ink-sea.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] El hada del silencio. - Capítulo V -

Mensaje por SiriusTheWolf el Miér Mar 21, 2012 1:00 am

Tremendo el prólogo, ésta vez me dejaste sin palabras así que lamentablemente no podría aportar nada productivo =P. El capítulo está muy interesante y nuevamente repetiré esto: es muy atrapante!
Quisiera resaltar dos errores según mi punto de vista, nada malo xD

1) "Los árboles comenzaron a estremecerse, a vibrar, le avisaban de que el peligro acechaba mucho más cerca de lo que esperaba."
Aquí, según creo yo, es un error que se conoce como dequeismo. Hay muchas expresiones donde está mal decir "de que" donde sólamente un "que" ya suena bien. No es así en todos los casos y podría estar equivocandome al hacerte corregir eso, así que veremos que opinan los demás n_n

2) "Fija su atención en la estilizada criatura que se deslizaba por el suelo"
Aca creo que el tiempo del verbo está mal usado, donde un "Fijó" queda mejor. Lo pude notar porque en el contexto es el único verbo en tiempo presente, mientras que los demás son pretéritos. Espero que no te cueste nada arreglar esto, ya sabes, por tu problema del brazo.


Espero pronto su siguiente capítulo n_n
Saludos
avatar
SiriusTheWolf
Bardo

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Localización : Somewhere in the existence

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] El hada del silencio. - Capítulo V -

Mensaje por yuske el Miér Mar 21, 2012 4:58 pm

Impresionante.

El prologo me dio una fuerte impresión de lo que pasaría, pero este capitulo me ha hecho ver que lo vi al revés.

Como siempre en lo que refiere a ortografía y gramática yo no tengo nada que decirte (Pues sueles ser tu la que me corrige a mí XD). Pero daré mi opinión respecto al primer punto que menciona sirus:

Y es que estoy (al menos parcialmente) de acuerdo con lo que dice, el primer "de que" me parece innecesario, o mejor dicho pienso que sobra el "de" ahí. Venga ¿No crees que "[..] le avisaban que el peligro acechaba mucho más cerca de lo que esperaba." suena mejor?

Regresando a la historia diré que al principio (el prologo) me dio la impresión de que se trataba de una historia del mismo mundo de "memorias del silencio" pero al leer este primer capitulo me parece que me he equivocado y que ambos mundos tienen muy poco que ver entre ellos.

Es poco común ver a las hadas como las villanas... o al menos lo es para mi, se que ninguna criatura es del todo bondadosa y que las hadas pueden llegar ha ser terribles si están realmente enojadas, peor verlas como conquistadoras devastando pueblos.... nunca lo había imaginado, hasta hoy.

Es por eso que tengo que decir que la temática de esta historia me parece mas que original, aun no das los detalles suficientes para darme una idea clara de los personajes, solo se que quien estaba en el bosque era un chico de buen corazón, bondadoso y noble, con sentimientos oscuros pero con una voluntad que los supera. mientras que el hada... me parece que es una chica arrepentida y avergonzada de las cosas que ha hecho ella y su pueblo que buscara el perdón mismo.

Estare al pendiente de la historia, hasta luego.




avatar
yuske
Admin

Mensajes : 1141
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 26
Localización : En un lugar de la mancha
Insignias :





Ver perfil de usuario http://alzerath.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] El hada del silencio. - Capítulo V -

Mensaje por MaNtoSastO el Miér Mar 21, 2012 8:05 pm

Genial el capítulo. No tengo mucho que agregar, comparto todo lo que ha dicho Yuske.

En cuanto a los dos puntos mencionados por Sirius, concuerdo con que el "de" sobre: Le avisaron eso, o le avisaron de eso. Creo que la primera suena correcta.

En cuanto a "fija su atención", no hay error para mí. No es verbo sino estado de la atención, está fija en...

Esperaré al siguiente capítulo con muchas ansias, un saludo!
avatar
MaNtoSastO
Mod

Mensajes : 987
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 28
Localización : Saturno
Insignias :





Ver perfil de usuario http://yutube.com/user/Apaerorfo

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] El hada del silencio. - Capítulo V -

Mensaje por SiriusTheWolf el Miér Mar 21, 2012 8:27 pm

Mmm... mira bien lo que viene despues Mantito

"Fija su atención en la estilizada criatura que se deslizaba por el suelo, observando a su alrededor..."

El verbo "observando" no tendría que ser "observó a su alrededor"?

Sería el caso como dices si la parte de "observando a su alrededor y hacia las alturas una y otra vez" se lo pudiese tomar como aposición. Pero sin una coma o punto y con el "– tenía miedo –" entre medio me confundo un poco.

No se por qué sigo insistiendo en esto pero la frase está como que no me convence aunque podría estar delirando xD

Sólo Kurenea puede convencerme de como quiso expresarse aquí. Así que mejor no discuto más xD
avatar
SiriusTheWolf
Bardo

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Localización : Somewhere in the existence

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] El hada del silencio. - Capítulo V -

Mensaje por MaNtoSastO el Miér Mar 21, 2012 8:44 pm

Mmm... Pues sigo creyendo que "fija" se refiere a la atención de él sobre el hada, y "observando" continúa con lo que está haciendo esa hada... Pero finalmente después del -tenía miedo- acaba por no cerrarme tampoco. Esperemos a que nos salve Kure xD
avatar
MaNtoSastO
Mod

Mensajes : 987
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 28
Localización : Saturno
Insignias :





Ver perfil de usuario http://yutube.com/user/Apaerorfo

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 2.

Mensaje por Kurenea el Mar Mar 27, 2012 1:21 am

Lo siento, los he tenido abandonados un buen tiempo. Lo lamento, es que no me sentía... demasiado bien (?). Bueno, ahora a lo que iba, os contesto.

Sirius: Empiezo por tu primera indicación, después de darle cuatrocientas vueltas al asunto, y acabar haciendo algo que realmente odio (analizarla sintácticamente), he notado que tenéis razón, (-.- ahora tendré que darle la razón a la profesora de lengua y decir que analizar las frasecitas me ha servido para algo). En cuanto a tu segunda indicación.-. Debo decir que es un simple error de dedo, ni siquiera me había dado cuenta de que ponía ``fija´´ en lugar de fijó. Así que no me queda más que decirte: gracias.

Yuske: Saltándonos lo del ``de´´ que enseguida lo corrijo (antes de que se me olvidé xD), paso directamente al resto de comentario.
.-. La verdad es que no se me había pasado por la cabeza el hecho de que se pudiera relacionar el prólogo de esta historia, con el mundo de Memorias del silencio. Porque tal como comentas después, va a tener sino nada, muy poco en común con este. En cuanto a las hadas como villanas… la verdad es que no estoy segura de que sea poco común, si tenemos en cuenta, que algunos relatos describen a las hadas como seres belicosos, que se dedican a engañar a los humanos xD. Bueno, el caso es que será… como una versión de las hadas pero modeladas al estilo Kure (?). Ahora lo que comentaste de los personajes, vas bien encaminado, aunque las razones del hada para hacer lo que hizo… tal vez parezcan algo… ¿cliché? Pero en fin, ya se vera xD. Saludos y nos leemos.

Sirius/Manto: Como dije, el fija fue un error de dedo mio, ni siquiera lo había notado. Pero tal como comento Manto, observando sigue con lo que hace el Hada, es el hada. La que observa a las alturas y a su alrededor una y otra vez. Aunque me quedé pensando en si debería quitar esa coma y sustituirla por un punto *Kure se rasca la nuca con cara de duda*. Aunque, casi mejor, en lugar de ponerlo así: ``Fijó su atención en la estilizada criatura que se deslizaba por el suelo, observando a su alrededor y hacia las alturas una y otra vez – tenía miedo – él podía leerlo en cada uno de sus movimientos, en cada desconfiada mirada que echaba al entorno, en cada tenue respiro que escapaba de su boca´´. Podría ponerlo así: Fijó su atención en la estilizada criatura que se deslizaba por el suelo, observando a su alrededor y hacia las alturas una y otra vez. Tenía miedo, él podía leerlo en cada uno de sus movimientos, en cada desconfiada mirada que le echaba al entorno, en cada tenue suspiro que escapaba de su boca.

Y después de todas esas enormes respuestas, os dejo el segundo capítulo, que os diré, además de ser bastante corto… no me convence del todo.
Spoiler:
Capítulo II: Fragancia.


Susurros, interminables susurros a su alrededor, devorándola, consumiéndola. Aquel era el final que había escogido, el suicidio, la muerte venida por su propia mano. Era mejor a la alternativa, era mejor a volver a caer en un mundo que ya no veía como suyo, era mejor a vivir sin la frescura de su aroma, simplemente lo prefería a olvidar todo aquello que él la enseñase a sentir.

``Pase lo que pase, sea cual sea el castigo que reciba, recuerda siempre esto. Llévalo en tu corazón, en tu mente, en tu alma. Aférrate a ello sabiendo que es la más absoluta verdad: mi amor, mis sentimientos, todo mi ser. Irán siempre contigo, te protegerán a cada paso, me llevaras por toda la eternidad a tu lado, mi amada Kryal´´.

Recordaba las palabras, su profunda voz, aquella gama de infinitas tonalidades que parecía abarcar tan solo murmurando unas pocas palabras. Se estremeció, también podía recordar los volátiles besos que había depositado en su piel, la ardiente ternura de las caricias que la habían recorrido en aquella lejana noche, casi podía sentir su calidez. Su intoxicante fragancia embriagándola en un profundo océano de sensaciones y sentimientos – que no debería – ni había sentido en toda su existencia.

``Como aberración sin propósito, es pues el destino de la criatura de los bosques: la destrucción´´.

Gimió, tembló, quiso apartar de ella ese recuerdo en concreto. Volver a aquellos otros, a los que le propiciarían un punto y final tranquilo, cálido. Sin embargo, las imágenes se obstinaron en seguir tomando forma, en revivir lo acontecido; el dolor y el miedo la embargaron, no quería, no podía, no sería capaz de soportarlo de nuevo. Lloró, se revolvió y gritó, deseaba que todo acabase ya, que la herida que ella misma se había infligido cumpliese de una vez su cometido, borrando su existencia, y junto a esta; su agonía.

Y, entre el bullicio de sus recuerdos, entre el sufrimiento de su ser. Algo fue capaz de llegar hasta ella, algo del exterior, una esencia, un aroma, una fragancia que la dejó inmóvil. Que la obligó a abrir sus ojos, a cruzar su sufriente mirada con otra, que le respondió brillando con fiereza, con pasión, con una vida que ella reconoció. Dejó escapar otra lágrima, alzó su temblorosa mano, y rozó por un segundo la calidez de otra piel. Antes de dejarse caer al denso abismo que constituían sus sueños, rindiéndose al hecho de que al parecer, aún no había llegado su hora de marchar.

Bueno, hasta aquí llego, ya saben, criticas, tomatazos, etc. Saludos y nos leemos.

Pd: Para los que esperais el cap editado de Memorias, os dire que lo tengo a medias, pues como os dije no me sentia... demasiado bien.
avatar
Kurenea
Guardia literal

Mensajes : 307
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 24
Localización : El pais de los delirios
Insignias :





Ver perfil de usuario http://ink-sea.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] El hada del silencio. - Capítulo V -

Mensaje por MaNtoSastO el Mar Mar 27, 2012 7:41 am

Siempre digo lo mismo pero es que no se me ocurre otra cosa: Me gustó el capítulo.
Si está algo cortito y quisiéramos leer más, pero no nos podemos quejar si nos estás entregando algo, lo deja a uno con ganas de seguir y eso siempre es bueno... A menos que la gente sepa donde vives y se reúnan para hacer una manifestación en la puerta de tu hogar por dejarlos con esas ganas, lo que sigue siendo poco probable, así que está bien.

Imagino que aquellos fieros ojos con los que se cruzó son los del muchacho del primer capítulo, lo que me deja dando vueltas en la cabeza otro par de cosas, pero me lo guardaré.

En cuanto a "– tenía miedo –" o ". Tenía miedo," me gusta más como queda la segunda.

En fin, me quedaré sentadito como un niño bueno mientras espero el siguiente capítulo. Y espero te mejores prontín Smile
Un saludo!
avatar
MaNtoSastO
Mod

Mensajes : 987
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 28
Localización : Saturno
Insignias :





Ver perfil de usuario http://yutube.com/user/Apaerorfo

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] El hada del silencio. - Capítulo V -

Mensaje por SiriusTheWolf el Mar Mar 27, 2012 6:30 pm

Con ser "bastante corto" esperaba algo un poco más largo xD, pero de todas formas me gustó mucho. Al igual que Manto, yo también pense que se trataba del otro personaje del primer capítulo pero nada, me encantó como describiste cada sentimiento (ojala pudiese escribir a tu estilo xD).
Otra cosita para decir ya no se me ocurre, así que estaré esperando tu próximo capitulín n_n
Saludo!
avatar
SiriusTheWolf
Bardo

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Localización : Somewhere in the existence

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo III.

Mensaje por Kurenea el Vie Abr 13, 2012 7:06 pm

Bueno, sin mucho que decir, aparte de que este capítulo tampoco me convence (xD para variar). Así que, aquí os lo dejo para me arrojeis tomates y hortalizas varias despues.

Spoiler:
Capítulo III: Promesa.

Lo primero que se le cruzó por la cabeza al posar los pies en el suelo, fue que si aquello era una trampa, entonces se merecía con creces ser atrapado, torturado y ejecutado de la peor de las formas. Sin embargo, se obligó a apartar esos turbios pensamientos de su mente, y dedicarse por completo al irónico dilema que se le planteaba: descubrir como sanar un hada siendo él uno de los mayores expertos de su raza en exterminarlas. Gruñó, mira que alcanzaba a ser idiota, solo él era capaz de meterse en semejante entuerto, se reprochó con molestia mientras desanudaba el pañuelo que sostenía sus cabellos. Lo primero era cortar la hemorragia, después de eso ya vería.

Y con ese pensamiento se acercó al desmadejado cuerpo del hada, e ignorando el charco de plateada sangre que fluía a su alrededor, se arrodilló a su lado e introdujo con suavidad la tela en la herida, antes de quitarse una de sus muñequeras y atarla con firmeza sobre el pañuelo. La verdad, se veía horriblemente patético, pero para su sorpresa el flujo de sangre se fue deteniendo.

- Bien… ¿y ahora que? – susurró para sí. Podía identificar en los alrededores varias plantas medicinales, pero claro, no tenía maldita idea de si para un hada serían buenas o malas.

Resopló, y despacio, dudoso. Se atrevió a mirar el rostro del hada: era pequeño, fino y delicado, como el de todos los de su especie. Mas en esos momentos estaba ensombrecido por un macilento tono azul celeste. Frunció el ceño, había algo distinto, algo extraño que no había visto en las otras hadas. Era su expresión… parecía como si… como si guardara una profunda tristeza.
Un escalofrío comenzó a recorrerlo desde dos frentes, ascendiendo desde los dedos de sus pies, descendiendo desde la raíz de sus cabellos, para acabar chocando con furia en un mismo punto: aquel que era tocado por la tibia superficie del medallón que una vez perteneciera a su hermana.

- No es posible… no se parecen en nada. ¡No puedo relacionar a mi hermana con una maldita asesina! – su voz retumbó, volvió a sus oídos. Y el veneno que captó en sus propias palabras lo hizo retroceder hasta chocar contra el tronco del árbol más próximo.

El acido regusto del asco y el miedo dominó su paladar. ¿Cómo había llegado a ese punto? ¿Cómo llamaba asesina a una criatura que no conocía? Tal vez el hada jamás había tocado a uno de los suyos, era posible que no estuviera de acuerdo con su raza, que sintiera culpa por lo que hacían, o que simplemente no supiera de ello… Apretó los puños y la observó desde donde estaba, delineando con la vista su pequeño y delgado cuerpo: se veía frágil, indefensa. Nada que ver con la fiera rigidez que adoptaban las hadas guerreras con las que se había enfrentando en tantas ocasiones. Cerró los ojos y avanzó, no podía echarse atrás en su decisión, si había saltado al suelo era para ayudar a un ser que lo necesitaba, no importaba cual fuese su especie.

Volvió a arrodillarse junto al hada y abrió los ojos, la piel de ella lucía cada vez más azul, apenas sentía su respiración. Era obvio, a pesar de haber cortado el flujo de sangre, se estaba muriendo.

- Tal vez… si la llevo con los suyos…

El hada gimió, lo sacó por completo de sus cavilaciones sobre que hacer, pues nada más posó su vista en el rostro de ella, descubrió algo que jamás había esperado ver: lágrimas, cristalinas lágrimas recorrían lentamente sus azuladas mejillas. Quedó hechizado, prendida su mirada de aquellas perlas liquidas. Tan fascinado estaba con su deslizar que solo logró volver en sí cuando un lastimero grito se elevó entre los árboles, chocando contra sus oído, haciéndolo consciente del sufrimiento que el hada sentía en su interior… un sufrimiento que no le era desconocido. Por ello, como si fuese un imán, sus labios se acercaron a la mejilla de ella, rozándola con nostálgica ternura. Pudo sentirla temblar ante el roce, y se apresuró a alejarse, pero antes de hacerlo topo con sus ojos observándole. Eran de un gris acerado, y se veían llenos de amargura, pero también de sorpresa, de ilusión… La mano de ella se alzó temblorosa, le rozó el rostro como él la había rozado antes con los labios, para finalmente caer de nuevo en la inconsciencia.

- Vivirás… - logró murmurar, tomando su frágil cuerpo en brazos con delicadeza, y perdiéndose silencioso entre la espesura. Con la firme promesa en su mente, de que en aquella ocasión, sería capaz de espantar a la muerte.

En fin, gracias Manto y Sirius por vuestro comentarios, xD espero y no me tireis piedras con este. Saludos y nos leemos.
avatar
Kurenea
Guardia literal

Mensajes : 307
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 24
Localización : El pais de los delirios
Insignias :





Ver perfil de usuario http://ink-sea.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] El hada del silencio. - Capítulo V -

Mensaje por MaNtoSastO el Mar Abr 17, 2012 6:49 am

Jaja no, no puedo tirarte piedras porque mi mamá me reta si lo hago.
Ya sabemos que rara vez estarás conforme con tus escritos y sabemos también que siempre nos sorprenderás y nos encantarán, así que dejo ese tema de lado con un: estuvo muy bueno.

Ahora en cuanto a lo visto en el capítulo. Me gusta. Van dándosea conocer de a poquito y sutilmente estos personajes, si bien no parece que se haya explicado mucho sobre ellos vemos varios detalles sugestivos. Como el medallón de la hermana, más los comentarios dados por él, lo que me sugiere que su hermana murió y probablemente en sus brazos. Pero ahí me estoy adelantando y suponiendo ciegamente Razz

En fin, espero poder degustar pronto la siguiente entrega Very Happy
Un saludo desde Mordor!
avatar
MaNtoSastO
Mod

Mensajes : 987
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 28
Localización : Saturno
Insignias :





Ver perfil de usuario http://yutube.com/user/Apaerorfo

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] El hada del silencio. - Capítulo V -

Mensaje por Izanagi el Lun Abr 30, 2012 11:24 pm

Bien, acabo de leer los tres capítulos y a pesar de los cortos que son (Tacaña XD) me han gustado mucho y me han dejado ganas de seguir leyendo. Primero que nada me pareció bastante original el hecho de que las hadas sean las malas y que odien el bosque, más bien como algo extraño que llamó mi atención ya que en la mayoría de los lugares las hadas son bondadosas, dóciles y viven los bosques. Fue un buen gancho el de ponerlas como enemigas.

Sobre la relación de los personajes, a pesar de que no revelaste demasiado ya que recien vas por el terce capítulo se puede notar (o por lo menos yo) como los dos personajes se van a atraer sentimentalmente (repito puede ser una estúpida idea mía).

Mucho más no sabría decirte ya que soy pésimo corrigiendo errores de ortografía o puntuación.

Saludos: Izanagi
avatar
Izanagi
Escudero de palabras

Mensajes : 209
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Insignias :





Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] El hada del silencio. - Capítulo V -

Mensaje por SiriusTheWolf el Vie Mayo 04, 2012 8:06 pm

Que mala costumbre tenes de que no te convenza lo que escribis xD me encanta como escribis y no me importa ser repetitivo, siempre nos sorprendes. El capitulo me encantó, todo tan detallado de una forma tan especial que me dejaste con ganas de leer más. Al igual que Manto, también tuve la primera impresion de que la hermana murió, pero solo vos sabrás.
Concuerdo también con Izanagi sobre la relacion de los personajes, se siente un tipo de atracción entre ellos, pero como vos podes escribir lo que se te de las ganas, mejor no me hago ilusiones xD

Como que no hago ninguna aportación nueva... asi que mejor espero con ansias el 4to capitulete, nos estamos leyendo!
Saludos
avatar
SiriusTheWolf
Bardo

Mensajes : 62
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Localización : Somewhere in the existence

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Capítulo IV

Mensaje por Kurenea el Miér Mayo 30, 2012 11:48 am

Antes que nada, disculpad la demora, como ya comente por ahi ando de examenes y trabajos, por lo que tengo poquito tiempo para ponerme a escribir. Bueno, aquí les dejo el capitulo cuatro, espero y no me lancen piedras xD.

Spoiler:
Capítulo IV: Atisbos del pasado.

Nubes, densas nubes de tormenta, eso observaban sus ojos. Siguiéndolas en todo momento, cosquilleando su cuerpo de anticipación, pronto descargarían, podía percibirlo en la humedad del aire; ``el agua es el sustento de los bosques, es el sustento de toda vida´´. Sonrió, eso le había dicho su hermana cuando era muy pequeño, en una lluviosa tarde en la que él que se quejaba de no poder salir a jugar. Entonces no lo había comprendido, era demasiado niño, sin embargo, en esos instantes lo comprendía: a fin de cuentas ya había sido nombrado Guardián, sería patético si no lo entendiese.

- ¡Te atrapé! – canturreó una cariñosa voz a sus espaldas, mientras unos brazos le apresaban desde atrás en un suave abrazo.

- Hermana – respondió él, sin poder evitar que una sonrisa se formase en sus labios, se sentía tan bien el saber que ella siempre estaba ahí, que siempre lo estaría.

- Así que aquí estaba nuestro apuesto Guardián, escondidito en la copa de un árbol, que escondite más original – comentó ella, cambiando su cariñoso tono por uno matizado de burla y coquetería, mas él no cayó en la trampa, sabía bien que ella solo quería hacerlo avergonzar; era su pasamiento favorito desde hacía unos años.

Por lo que simplemente cerró los ojos, recargando un poco de su peso en su hermana y aspirando hondo, dejando que la calma que siempre gobernaba el bosque antes de la lluvia lo embargase. Ya era un Guardián, ya era un adulto, a partir de ese día las cosas cambiarían. Nada volvería a ser lo mismo, para empezar, debería escoger su propio árbol, viviría solo hasta el día que encontrase un compañero o compañera con quien compartir su vida… Todo pasaba tan deprisa, se dijo, perdiendo la calma que acababa de aspirar con el aire y cerrando sus dedos en torno a la ropa de su hermana, que permanecía quieta tras él, abrazándolo imperturbable.

- Tengo miedo – admitió, temblando como cuando de niño la sombra de alguna pesadilla angustiaba sus noches – no sé… si estoy listo para esto, hermana.

Una caricia recorrió su pelo, unas gentiles manos le hicieron voltear, y unos pequeños dedos recorrieron su rostro con dulzura. Haciendo que poco a poco se atreviese a abrir los ojos, a toparse con los de su hermana, que brillando del pardo color que adquirían las hojas en otoño, sonreían llenos de esa pacifica calma que siempre la había caracterizado. La brisa sopló, y los cabellos de ambos siguieron su compas, mostrando el idéntico color miel que poseían.

- Todos y cada uno de nosotros, desde nuestro pueblo al más pequeño insecto, sentimos el miedo correr igual que corre la sangre por nuestra venas – escuchó atentó las palabras de su hermana, dejó que ella girase su rostro hacia la izquierda, y observó en completo silencio el bosque extendiéndose a sus pies, ese inmenso mundo multicolor que crecía y se expandía incluso más allá de lo que su mirada lograba abarcar – pero si dejásemos que el miedo nos dominase, ahora mismo ni siquiera existiríamos, y todo esto que ves, tampoco existiría. Sería el fin de la vida, pues nadie se atrevería a vivir.

- Yo… lo entiendo… pero aún así…

Un dedo impidió que siguiera hablando, y una vez más fijó su vista en la de su hermana, que le sonreía abiertamente, con calma, pero sobre todo con orgullo. Uno que él no había esperado encontrar, y que sin embargo ahí estaba, reluciendo en todo su esplendor.

- Crece hermanito, sigue creciendo, sé que algún día tu corazón será tan fuerte y albergara tanto amor como el mismo bosque que nos rodea; tus decisiones marcaran el futuro.


Abrió los ojos, las nubes de tormenta habían desaparecido, el mismísimo cielo había sido borrado. Pero, por encima de todo eso, lo que de verdad le dolió fue descubrir que estaba solo, que había sido un sueño, una jugarreta de sus recuerdos y la inconsciencia. Suspiró, apartando la vista del techo y desviándola a su derecha, estaba recostado en el suelo: ¿por qué estaba durmiendo en el suelo si estaba en su casa? La confusión lo invadió por un instante, no recordaba ni cuando había vuelto, se suponía que estaba haciendo una de sus rondas, lo normal era que tardase días, incluso semanas, en abarcar toda su zona de vigilancia. Se pasó la mano por el pelo, parpadeó, ¿dónde estaba su pañuelo? Nunca se lo quitaba, ni siquiera para dormir.

- Siliäm… - el tenue murmullo llegó hasta sus oídos haciéndolo saltar del suelo, alerta, precavido. Nadie, jamás, entraba en su casa sin permiso – Siliäm…

Contuvo el aliento, esa tonalidad… ¿Un hada? Los recuerdos volvieron a él raudos, haciendo que su cuerpo se relajase, quedando como muerto en vida en mitad de la sala de estar de su propio hogar. Echó un vistazo a su alrededor, todo seguía igual que siempre, las estanterías llenas de polvo, la mesa cubierta de libros y pergaminos, la chimenea hasta arriba de montañas de hollín.

- Tal vez debería poner un poco de orden – murmuró pensativo, permitiendo que sus pies se moviesen sigilosos hasta la cortina que separaba la sala de estar de las escaleras, unas que ascendían hasta su dormitorio, otras que bajaban hasta la base de su árbol. Apartó la cortina y comenzó a subir las escaleras en silencio, deteniéndose en la entrada misma de la habitación, no podía entrar sin más. Si ella estaba despierta se llevaría un buen susto.

- Siliäm…

Tembló, sonaba tan angustiada, tan triste. Dejó de dudar, echando a un lado la cortina y entrando en la estancia despacio, con la misma cautelosa calma de la que se valía para acercarse a los animales heridos: seguía inconsciente, lo notó enseguida, como también percibió sus temblores y vio la fina capa de sudor que cubría su pequeño y delicado rostro. Se acercó hasta quedar junto a la cama, había estado tan agotado y aturdido mentalmente cuando llegó, que ni le había puesto unos auténticos vendajes sobre la herida. Cerró un momento los ojos, dándose un minuto para ordenar el desorden absoluto en el que estaba sumida su mente; él no era un buen sanador, pero no podía solicitar la ayuda de uno, puesto que no sabía como reaccionarían ante su… invitada.

¿Qué se suponía que debía hacer? ¿Cómo se le había ocurrido siquiera el traerla consigo? Lo más sensato hubiese sido dejarla lo más cerca posible de la ciudad de las hadas, en alguna de las puertas, justo donde comenzase el cristal. Así habría estado seguro de que sobreviviría, sus congéneres la habrían encontrado y estaría bien atendida, todo lo contrario a la situación actual.

- No hay duda, eres un imbécil – se reprochó, aspirando hondo y apretando los puños – ahora es tu protegida, estaba bajo tu cuidado, si muere será tu responsabilidad.

Expresarlo en voz alta le relajó, aquella era una de las normas con las que convivían los Guardianes como él, si salvaban a alguna criatura esta pasaba a ser su responsabilidad hasta que estuviera sana... o hasta la muerte de uno de los dos. Descorrió la cortina que llevaba al baño, lo recorrió con la mirada: cuatro gigantescas telarañas colgaban del techo, el suelo estaba lleno de barro, el lavabo y la bañera manchados con resto de sangre seca, el espejo cubierto de una gruesa capa de moho y polvo.

- De acuerdo… Isïal, eres un desastre.

Un escalofrió le subió por la espalda, todo su ser se tensó, y lentamente se dio la vuelta; ahí estaban, de nuevo aquellos acerados ojos grises contemplándole; no había rastro de miedo en ellos, mas si podía detectar confusión, dolor, tristeza… y por encima de todo ello: decepción.

Ahora las respuestitas de esta personita cuasi dormida sobre el escritorio xD.

Manto: Tendre que ir y agradecerle a tu mama por protegerme de tus pedraras entonces (?). En cuanto a lo que comentas de la hermana, puede que si, puede que no, me quedare calladita de forma malvada esperando a que el propio personaje os cuente la historia (?).

Izanagi: Ok xD aun estoy medio ahogada de la risa con lo de tacaña, (aca todos en la casa viendome raro porque me hago de risa con el libro de historia sobre las piernas). Como comente a Yuske, la verdad es que no vi como algo raro poner a las hadas como las malas, (que odiasen el bosque si fue novedad xD). Y, la relacion entre los personas, realmente se atraen, de que manera, mas adelante se descubrira xD.

Sirius: Pero es una mala/buena costumbre, porque asi siempre os entrego lo mejor que puedo sacar (?). En cuanto a la hermana y la relacion de los personajes, mi te dice como a Manto e Izanagi, ya lo vereis (?).

Saludos, cuidaos mucho, y gracias por comentar, cualquier cosa rara, ya sabeis donde estoy (?).

Pd: xD el titulo del capitulo no me convece.


avatar
Kurenea
Guardia literal

Mensajes : 307
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 24
Localización : El pais de los delirios
Insignias :





Ver perfil de usuario http://ink-sea.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] El hada del silencio. - Capítulo V -

Mensaje por MaNtoSastO el Miér Mayo 30, 2012 7:07 pm

Soy la persona menos indicada para recomendarte un título para el capítulo, así que ahí dejo ese tema Razz

Ahora el episodio ha estado revelador (?), agradable cómo presentaste a la hermana de Isïal (por cierto no sé como se pronuncian las letras con los dos puntitos. Debería ser la acentuación o cómo es?). Creo que habrpa mucho más sobre ella y me pinta un personaje "pilar" en la historia, desconozco el por qué.
El final me dejó, y nos dejará a todos los que leamos, con la cara pegada al monitor. Parece que en el próximo capítulo comenzará a abrirse el abanico de esta historia Very Happy

Espero enérgicamente la siguiente entrega!
Saludos desde Hogsmeade!
avatar
MaNtoSastO
Mod

Mensajes : 987
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 28
Localización : Saturno
Insignias :





Ver perfil de usuario http://yutube.com/user/Apaerorfo

Volver arriba Ir abajo

Capítulo 5.

Mensaje por Kurenea el Sáb Ago 11, 2012 12:27 pm

Y a después de varias (muchas) semanas.... ¡reviví! En fin, a lo que íbamos... os vengo a dejar el capítulo de la historia, y de paso, a pediros (si queréis/podéis claro esta) que me deis una opinión lo más seria posible sobre la historia, los personajes, el ritmo que lleva, etc ( hoy estoy pedigüeña xD). Bue, aquí os dejo el intento de cap...

Spoiler:
Capítulo V: Esperanza.

Quietos, inmóviles como dos animalillos sorprendidos en plena noche por un haz de luz; así se observaban, ella con sus ojos gris acero titilando adoloridos, y él con los puños apretados, tenso hasta tal extremo que sus músculos protestaban con ardientes lanzadas de dolor. Trató de calmarse, de expulsar de su ser aquel pánico irracional, pero lo único que logró fue que sus dientes comenzaran a chirriar de tanto apretarlos, y que el aire que respiraba se sintiera viciado, ardiente, como si volviera a respirar en aquel terrible incendio que había anunciado la llegada de las hadas a sus tierras, y de paso, sus nada buenas intenciones para con su pueblo.

- Tu… no Siliäm…

Pegó un respingo, se olvidó de todo, de la tensión, del pánico, nada quedó. Solo sus pupilas dilatadas por la impresión, y esa vez nada tuvo que ver con el dolor captaba en su voz, sino con el idioma en que había emitido aquellas tristes palabras. El dialecto de los Erenwer, aquellos que habitaban más allá de las montañas; se estremeció, hasta ese momento las poblaciones de los Erenwer eran consideradas un lugar idílico, el único sitio que las hadas no habían podido alcanzar. Y allí era donde habían enviado a los refugiados, desde niños hasta ancianos, desde mujeres embarazadas hasta Guardianes mutilados: todos los indefensos se concentraban en esa zona.

- Si han logrado atravesar las montañas… - susurró, lívido ante lo que sugerían sus propias palabras.

Se apoyó en la entrada del baño, tratando de controlar las nauseas que se hacían con sus estomago, los temblores que deseaban recorrerle el cuerpo de pies a cabeza. Tenía que mantener el control de si mismo, no podía ni debía dejarse llevar ante la idea de la masacre que se produciría – si es que no se había llevado a cabo ya – de ser ciertas sus suposiciones.

- Montañas – esa palabra, pronunciada con aquel fuerte y extraño acento lo hizo volver a la realidad, fijando su atención en la criatura que yacía sentada en su cama, temblando febrilmente mientras le observaba. – Montañas – repitió, esa vez de forma entrecortada, como si el solo pronunciar aquella palabra le produjese un fuerte dolor.

Él no contestó, la miró, sus ojos verde agua helados como el mismo hielo. La había salvado, la había llevado a su propia casa, la había acostada en su propia cama. Y no solo eso, sus intenciones habían sido nada menos que cuidarla hasta que se recuperase, pretendía proteger a uno de esos engendros, de esos seres sin sentimientos que los masacraban sin piedad… esos que sin lugar a dudas habían destruido las poblaciones de los Erenwer, y con ellas a todos los inocentes. Una oscura sonrisa se formó en sus labios, sus dedos estaban puestos sobre la empuñadura de la espada, y casi sin darse cuenta la desenvainó y avanzó, colocando la cortante hoja sobre el cuello del hada, que permaneció quieta, su vista fija en la de él de forma inmutable.

- ¿Mataras…? Si… matarme, por favor – un murmullo, tan bajo, tan agónico, tan insondable como el abismo que separaba a sus razas, eso fue lo que detuvo su mano a medio camino de efectuar el mortal movimiento, el que apagaría aquella otra vida.

En su lugar contempló su mirada, se sumergió en el metal que parecía rellenar sus irises. Aquellos ojos le eran completamente ajenos, desconocidos, sin embargo aquel océano de sentimientos atormentados, marchitos, vibrantes de sufrimiento… Le eran tan conocidos como su propio rostro, como cada beta en la corteza de su árbol, como las constelaciones que observaba cada noche en el cielo. Su espada se retiró con lentitud hasta quedar envainada, y sus piernas lo hicieron retroceder hasta chocar su espalda contra la pared, donde cedieron de golpe, haciéndolo caer de rodillas. Y allí quedo, ocultando el rostro entre sus manos y temblando como en aquel sueño, igual que en aquella bella pero consumida imagen de su pasado. Solo que en esa ocasión su hermana no acudiría, sus brazos no volverían a envolverlo, jamás volvería a guiarlo por la senda correcta. Porque ella estaba muerta, y él… él estaba perdido entre las garras de un monstruo, uno que habitaba en su propio corazón, que lo impulsaba a convertirse en lo mismo que aquellos seres a los que se atrevía a llamar engendros sin sentimientos: se convertiría en un asesino, uno como el que había logrado arrebatarle la sonrisa de su hermana.

Un fuerte golpe contra el suelo interrumpió sus temblores, mas no detuvo las lágrimas que fluían por sus mejillas, ni logró que se moviera de su acurrucada posición en el suelo. No le importó que tal vez fuese el hada, que pudiese haber estado fingiendo y que fuese a ser él el asesinado, incluso deseó que fuera así, por los menos moriría conservando su identidad. Se le cortó la respiración, unos brazos le rodeaban, notaba una débil respiración chocando en su piel.

- Siliäm… enseñó… llorar es malo… tristeza… no triste…

Cerró los ojos, no pensó, solo actuó. Dejando que sus dedos se aferrasen a las ropas de ella, de esa criatura que compartía raza con sus enemigos, y que sin embargo le ofrecía el gesto que durante tanto tiempo anheló y necesitó; un abrazo que devolvió a su interior un resquicio de luz, de esperanza, una que creía extinguida desde el último respiro que diera su hermana.

Manto: Antes que nada agradecerte el comentario, y ahora tu pregunta, los dos puntitos arriba remarcan un sonido. Ejemplo: cigüeña. Normalmente la u no sonaría, pero al ponerle los dos puntos, se indica como debe sonar en vez de decir gue, decimos gu-e. Pues al ponerle los dos puntitos sonaría como Isi-ial. Bue, espero haberte resuelto la duda, y que no te asquees con este cap... que me quedo... mmm, digamos que solo me quedo xD.

Bue, nos leemos pronto, cuidaos, y ya sabéis, cualquier cosa, desde tomates a asesinos, dejadla aquí. (La próxima actualización será pronto, y espero xD será de memorias).


Última edición por Kurenea el Miér Ago 15, 2012 8:05 am, editado 1 vez
avatar
Kurenea
Guardia literal

Mensajes : 307
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 24
Localización : El pais de los delirios
Insignias :





Ver perfil de usuario http://ink-sea.blogspot.com.es/

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] El hada del silencio. - Capítulo V -

Mensaje por MaNtoSastO el Mar Ago 14, 2012 6:41 pm

Sinceramente ya no sé si quiero que sigas memorias o esta historia, ambas se ponen muy buenas! Quiero todoooo xD

Se venía percibiendo que esta hada no sería malvada sino lo contrario, pero no me esperaba que actuara de esa forma, me gustó mucho el final de este capítulo, ya quiero leer la continuación Very Happy

Y ahora ya que pides una opinión seria (con lo serio que soy yo) haré mi mejor esfuerzo:
Desde mi punto de vista viene bien, el personaje de esta hada empieza a agradarme, ya dije que no me esperaba que actuara de la forma en que lo hizo, y encima el hecho de que no conozca del todo el idioma del protagonista y hable a lo Tarzan (por decirlo de algún modo, sin ofensas para con la hadita Razz) me encanta, le da un toque bastante único.
Por el momento son estos dos personajes, Isïal me resulta bastante humano (eso es bueno) o sea, tiene sus dudas y sus profundos dolores, me agrada.
Ahora puede que parezca que la historia avanza algo lenta. Eso debido a la irregularidad en que puedes publicar cada capítulo o porque son algo cortos, creo que se debe más por lo primero Razz
Por eso de la historia sabemos un poco sobre Ilïan, suponemos algo sobre la hada y conocemos más o menos la situación del mundo, pero todavía me resulta temprano para hablar sobre la trama.

En fin, después de ese choclo que escribí medio dormido me voy despidiendo con ansias de leer pronto otro capítulo Very Happy espero puedas hacerte algo de tiempo para continuar, o por lo menos para que descances Smile

Un saludo desde Mordor!
avatar
MaNtoSastO
Mod

Mensajes : 987
Fecha de inscripción : 18/03/2012
Edad : 28
Localización : Saturno
Insignias :





Ver perfil de usuario http://yutube.com/user/Apaerorfo

Volver arriba Ir abajo

Re: [E] El hada del silencio. - Capítulo V -

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.