Últimos temas
» Afiliación hermana
Jue Abr 28, 2016 9:26 pm por d-conanmx

» ¿Todo es Posible si lo intentas?
Sáb Jul 11, 2015 8:03 am por Melisa_chan0

» Bannea al usuario de arriba
Sáb Abr 18, 2015 8:38 pm por Eagle calm

» EL REINO DEL PUNT, EL PARAÍSO DE LOS FARAONES de J A Falcón
Miér Mar 04, 2015 3:29 pm por libros15

» [P] Como una flor marchita.
Mar Feb 03, 2015 7:52 am por Kurenea

» La chispa de Alhza
Lun Feb 02, 2015 9:24 pm por yuske

» [P] A mi perro el Balto
Dom Feb 01, 2015 7:33 pm por Melisa_chan0

» Acciones
Mar Dic 30, 2014 3:37 am por Eagle calm

» Inicio y normas.
Mar Dic 23, 2014 2:14 pm por Eagle calm

» Preguntas y respuestas
Lun Dic 22, 2014 6:35 pm por Eagle calm

» [Reseña] Cementerio de Animales - Stephen King.
Lun Dic 22, 2014 4:06 pm por Kurenea

» Solicitudes de entrada.
Sáb Dic 20, 2014 2:47 pm por Kurenea

Ver más afiliados
Ver menos afiliados
Licencia Creative Commons
Todas las obras expuestas en este foro estan bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

Anastasia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Anastasia

Mensaje por Marinuqui el Dom Mar 10, 2013 5:45 pm

¡Hola!

Pues hoy vengo con mi primera historia larga mía, original. Es sencilla. No se puede esperar de ella una historia de magia, o muy llamativa. Tiene sus partes que quizás no son del todo..."Cotidianas", al igual que con el desarrollo se va a dar temas que ocurren en la actualidad. Va a ser un drama romántico, y la primera parte, que es ésta, va a ser como la narración más centrada en la amistad de la niñez, y un poco el paso de ser niño a adolescente, con cambios en la perspectiva. Va a ser de todo un poco. Y es una historia que quería escribir desde hacía mucho tiempo, por lo que es más por mi disfrute personal, y si alguien quiere leer, está invitado (por eso también dejo la historia por aquí) Smile

Antes de nada, mencionar que la historia comienza en el año 1974, y se desarrolla en Santander, una ciudad al norte de España, en la comunidad de Cantabria.

Ésta es una especie de aclaración de todo:

Spoiler:
Título: Anastasia.

Género: Romance/Drama.

Personajes principales: Anastasia Gálvez, Marta García.

Personajes principales secundarios: David Fernández, Alicia Rivas, Alejandro de la Fuente.

Personajes secundarios: Stephan Castillo, Sandra Pérez, Jacob Gálvez, Leticia García, Lydia Diego.

Personajes recurrentes: Eduardo Gálvez, Paula Perea, Alejandro García, Ana María Álvarez, Roberto Torre.

Rating: "T", aunque puede contener más adelante algo de rating "M"

Advertencia: Es un Femmeslash principalmente, con toques de slash y demás.

Resumen:

Anastasia vive mucho durante su vida. Muchas cosas. Todo con un principio y un final. Ella es diferente. Lo sabía su familia. Lo sabían sus amigos. Lo sabía incluso ella misma. Sin embargo, había algo constante en su vida que le hacía plantearse muchas cosas. Un nombre. Cinco letras. ¿El problema? Que era una mujer. ¿Su nombre? Marta.

Disclaimer: Todos los personajes son míos.

Y aquí el pequeño prólogo, muy cortito, pero que creo que así está bien para introducirse un poco a la historia:

Spoiler:

El concepto de nacer es algo que se podía llegar a discutir.

Paula caminaba de un lado al otro de la habitación. Aspiraba de vez en cuando el oxígeno y podía escuchar como su marido le pedía que se calmase. Pero le costaba. Y mucho. Tenía que caminar para intentar disipar el dolor, pero de vez en cuando le llegaba una contracción, y era algo que le hacía detenerse y lamentarse. Le dolía mucho. Le hacía querer salir huyendo. Era tan dolorosa esa experiencia que creía que se iba a morir de un momento a otro. Como si se tratase de un disparo. Un disparo que le estaba haciendo quejarse de dolor.

Eduardo se sentó en la silla mientras observaba a su esposa ir de adelante hacia atrás. Podía escuchar sus quejas, maleficios y demás cuestiones. También, de vez en cuando, si se acercaba a ella, recibía un golpe que le hacía retroceder por completo. El moreno, sin embargo, no podía evitar sonreír un poco. Estaba a punto de tener a su niño, o niña, y eso le hacía pensar que todo merecía la pena. Sin embargo, cuando se lo repetía a su mujer, tenía que escabullirse para no recibir ningún objeto lanzado por la castaña. Y siempre finalizaba esa conversación con un "cambiemos los papeles y repite lo que acabas de decir".

Paula lo tenía claro. El hombre hablaba de más porque no sabía lo que era estar en ese momento. Y encima, llevaba diez horas esperando y lo único que había delatado eran tres centímetros. Si eso no era un calvario, lo demás eran tonterías. Se dejó arrastrar por su marido a la cama.

El sudor le recorría el rostro, y el calor se apoderaba de todo su cuerpo. Tenía que admitirlo. Le dolía todo el cuerpo. Todo. Y quería tener a su hijo ya. Quería salir de ese maldito lugar. Quería irse a casa. Quería olvidarse de todo eso. Pero no podía. Tenía que seguir con eso. Y en el fondo, la esperanza se apoderaba de ella. Iba a tener un hijo con su marido. ¿Podía ser más feliz?

― ¿Cuándo va a venir el puto médico a sacarme a éste niño de aquí? ―Se señaló el vientre con desesperación. Eduardo no pudo evitar reír entre dientes.

―Vendrá cuando estés preparada para tener al niño. Está claro que aún no puedes…Pero no te preocupes, cariño. Todo va a salir bien.

― ¿Quieres que te lance algo? ―Inquirió ella, riéndose nerviosamente―. Quiero que me lo saquen ya. ¿Y si no puedo soportarlo?

―Todas las madres dicen lo mismo, y mira. Tu madre también ha tenido que pasar por esto, y tuvo a cuatro. Y otro tanto de mi madre.

―No pienso volver a tener ningún hijo jamás.

―Quedamos en que dos―se burló él, acariciando el rostro de su mujer con cuidado, esperando que no le hiciese nada―. Estás preciosa.

―Estoy controlándome, Eduardo. No me provoques.

―Si llego a saber que te pones así de arisca, no vengo―señaló, ganándose la mirada reprobatoria de su esposa―. Venga, cariño, si sabes que estoy bromeando…Y después de todo esto, vas a querer tener a otro pequeño correteando por la casa.

―Sí…Ya…Ya hablaremos de eso, mi amor―carraspeó ella, tumbándose en la cama―. ¿Qué te gustaría más? ¿Un niño o una niña?

―Un niño. Así podría jugar al fútbol con él―sonrieron los dos―aunque me gustaría tener a mi pequeña princesa para mí solo. Una princesa, junto con mi reina.

―Siendo así de halagador vas a conquistar hasta a la enfermera.

―No tengo intención de ello. Solo quiero que mi mujer no me lance nada a la cabeza―esquivó el golpe que ella le iba a dar―. No me vuelvas a lanzar nada. Estás muy agresiva.

―Es una excusa para todos los golpes que te debía de años―añadió ella con gesto sonriente, sonsacando una sonrisa en él.

―Ya veo de qué me enamoré de ti…

―Si es niño, Jacob.

―Y si es niña, Anastasia. Lo sé. Lo sabemos. No hace falta que me lo recuerdes en tan poco tiempo.

―Es que estoy tan nerviosa…Mi Anastasia o mi Jacob a punto de nacer…Estoy muy nerviosa―hubo un breve silencio―. Bésame.

No hizo falta que se lo repitiese. Él la besó con todas sus fuerzas.



Última edición por Marinuqui el Miér Mar 13, 2013 5:21 pm, editado 1 vez




"Seamos sinceros, luchemos por lo "imposible" ".

"El amor es amor cuando duele".

" ¿Te he dicho hoy que te quiero, ojos de cielo?"
avatar
Marinuqui
Aventurero

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 06/02/2013
Edad : 22
Localización : Cantabria
Insignias :





Ver perfil de usuario http://www.fictionpress.com/u/846441/Marinuqui y http://www.fanf

Volver arriba Ir abajo

Re: Anastasia

Mensaje por Eagle calm el Mar Mar 12, 2013 2:30 pm

No puedo esperar a ver como se desarrolla esta historia saca rapido el primer episodio Hace rato que no leo un romance.
"¿No podía ser más feliz?" Tengo la ligera sensación de que ahí debería ser "¿Podía ser más feliz?"
See ya!


Última edición por Eagle calm el Sáb Abr 25, 2015 6:22 pm, editado 1 vez
avatar
Eagle calm
Escudero de palabras

Mensajes : 249
Fecha de inscripción : 12/05/2012
Insignias :








Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Anastasia

Mensaje por Marinuqui el Miér Mar 13, 2013 5:21 pm

Gracias por los errores, Eagle. Lo voy a modificar ahora para ir dejando la historia, dentro de lo que cabe, bien. Y me alegro de que te interese la historia. Por ahora solo van a ser pequeñas intervenciones de la infancia, como introducción. ^^ Un beso




"Seamos sinceros, luchemos por lo "imposible" ".

"El amor es amor cuando duele".

" ¿Te he dicho hoy que te quiero, ojos de cielo?"
avatar
Marinuqui
Aventurero

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 06/02/2013
Edad : 22
Localización : Cantabria
Insignias :





Ver perfil de usuario http://www.fictionpress.com/u/846441/Marinuqui y http://www.fanf

Volver arriba Ir abajo

Re: Anastasia

Mensaje por Marinuqui el Miér Mar 13, 2013 5:28 pm

Spoiler:


A Paula le gustaba salir a caminar con su pequeña por el parque de al lado de casa. No era precisamente un parque, aunque a la mujer se le antojaba como algo similar.

Aún recordaba lo que era salir por él, paseando lentamente, con el carrito. Podía escuchar también las palabras de su madre, la que venía de vez en cuando a Santander para visitar a su nieta. Y también su hermano, Jesús, el que siempre hacía rabiar a la pequeña con juegos de niños. Era un niño grande, y Paula envidiaba lo bien que se le daba cuidar a los críos.

Sin embargo, Anastasia ya tenía tres años y medio y se movía como un auténtico diablo. Se escapaba con suma facilidad, añadiendo el hecho de que ella estaba muy pendiente de Jacob, su hijo menor, el que contaba con nueve meses. Y le gustaba salir con él también. Y con su pequeña de cabello castaño.

El problema con el que más le costaba lidiar era con el fuerte carácter que parecía mostrar la niña. No era tranquila como hubiese deseado, sino alguien que conseguía que todos los niños del parque saliesen corriendo con tan solo verla.

Ese día, sin embargo, iba a ser distinto. Porque había una niña nueva. Con un amigo a su lado.

El chico parecía tener la misma edad que Anastasia. Su cabello rubio se encontraba en puro contraste con el sol y su piel, no tan clara como la de su compañera. Era pequeño y muy delgado, y sonreía fácilmente mientras que la otra reía nerviosa. Estaban con unos coches de juguete, y la pequeña parecía ensimismada en intentar ganar a su amigo, el que a veces se quejaba con un pequeño sollozo. Y aunque ella también de vez en cuando lloraba estrepitosamente, llamando la atención de su madre, sabía cómo controlarse.

La castaña se acercó con paso firme. Pese a tener tres añitos, era la que parecía mandar en esos lares. Y ahora le quedaba imponer su autoridad a la otra, que no podía dejar de reírse. Y el sonido de su risa llamaba la atención de la otra, la que se detuvo. Su sombra se cernió sobre la menuda figura de la pequeña.

Ésta se giró, sorprendida.

―O me dejas peinarte, o te tragas la tierra―dijo en una especie de lengua de niños pequeños que se podía entender a medias.

La aludida la miró sin entender, pero sonrió. Se levantó, acercándose para acomodarse al lado de Anastasia. Ésta se quedó desconcertada, sin comprender a qué venía ese gesto de esa niña que era desconocida para ella. Y aunque se veía capaz de darle un empujón que la hiciese caer al suelo, no se atrevió. Por primera vez en esos meses en los que era la reina del parque, no se vio con ganas ni intención alguna de hacer llorar a esa chica. A esa chica de ojos azules.

Pudo sentir como la niña sonreía, y que después, tiraba de su mano para que se sentase a su lado. El otro pequeño se quedó consternado, aunque también le invitó a la otra que se acoplase con ellos dos. Anastasia creía que podría haberle tirado la tierra que llevaba en su mano derecha, pero en vez de hacer eso, dejó caer el trozo sobre el suelo, sonriendo un poco. ¿Qué narices le pasaba? La chica rubia le dejó que le peinase el cabello, y Anastasia lo hizo con sumo cuidado. El niño observaba atento, y de mientras, jugaban a los coches. La castaña sonrió un poco. Se sentía contenta y satisfecha de que su nueva amiga no se quejase para nada de sus tirones. Le gustaba que estuviese allí con ella.

Paula observaba la escena con una curiosidad palpable en su rostro. Sin embargo, ésta incrementó al ver acercarse a una mujer con una pequeña niña entre sus brazos. Se hizo a un lado, dejando que ésta se sentase a su lado con una suave sonrisa dibujada en el rostro.

La mujer no parecía ser mayor de treinta años. Era considerablemente joven. Sus ojos azules claros coincidían perfectamente con los de la pequeña que jugaba con su princesa. Su cabello, en cambio, era tan oscuro como la noche. Se preguntó si su hija, (porque tenía claro que era su hija), había heredado el color de su cabello del padre.

― ¿Es su hija? ―El tono fue suave, aterciopelado. Su acento, en cambio, dejaba entrever que era extranjera.

―Sí. Se llama Anastasia―susurró con cierta timidez. Pese a ser ya una mujer hecha y derecha, como buena expresión, siempre se encontraba incómoda a la hora de socializar con la gente―. ¿Y su pequeña?

―Se llama Marta―habló la mujer con suma delicadeza, clavando sus pupilas en las de la otra mujer―. Parecen que las dos se han hecho amigas.

―Eso es raro en mi niña…No suele llevarse tan bien con nadie―la otra se encogió un poco, quitándole importancia al tema. Permanecía con la vista fija en las chicas―. Disculpe. He sido una maleducada. Mi nombre es Paula―le tendió la mano.

―Ana María―respondió con gracia, plantando dos besos en las mejillas de la otra madre. Su rostro mostró confusión ante el desconcierto de la otra―. ¿No es una costumbre española?

―Sí, bueno…Aquí no somos muy españoles―bromeó Paula―. Somos muy distantes los de aquí.

― ¡Oh! Mi marido dice que son gente agradable.

―Lo somos, pero no somos tan abiertos a simple vista…Al menos en eso coincidimos varios de esta ciudad―musitó―. ¿Es de fuera?

―Soy de Argentina, y mis hijos también.

― ¿Y su marido? ―Se mordió el labio al percatarse de la falta de consideración que estaba teniendo. Ana María sonrió ante el gesto de la mujer.

―No se preocupe. Mi marido nació aquí, en Santander. Tuvo que trasladarse de bien pequeño a Venezuela con su madre y posteriormente fue a Argentina, donde nos conocimos.

―Su marido ha viajado mucho por lo que veo.

―Así es…Pero a él le gusta más España.

Paula sonrió un poco. No sabía porque, pero se imaginaba que tanto ella como su hija acababan de encontrar nuevas amigas.





"Seamos sinceros, luchemos por lo "imposible" ".

"El amor es amor cuando duele".

" ¿Te he dicho hoy que te quiero, ojos de cielo?"
avatar
Marinuqui
Aventurero

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 06/02/2013
Edad : 22
Localización : Cantabria
Insignias :





Ver perfil de usuario http://www.fictionpress.com/u/846441/Marinuqui y http://www.fanf

Volver arriba Ir abajo

Re: Anastasia

Mensaje por yuske el Vie Mar 15, 2013 1:03 am

Sinceramente no a sido lo que me esperaba, creia que como el relato del rally la historia iniciaria a una edad mas avanzada.

Sin embargo y aunque no es el tipo de historias que suelo leer (tiendo mas a la fantasía) , encontré algo en esta historia que me a llamado la atención y es la madre, Paula tengo la ligera impresión de que estos primero capítulos trataran un poco mas de ella que de la propia anastasia (aunque también creo posible que conozcamos a anastasia desde el punto de vista de su madre).

Gracias por traernos esta historia. esperemos pronto puedas continuar.

Hasta luego.




avatar
yuske
Admin

Mensajes : 1141
Fecha de inscripción : 16/03/2012
Edad : 25
Localización : En un lugar de la mancha
Insignias :





Ver perfil de usuario http://alzerath.foroactivo.mx

Volver arriba Ir abajo

Re: Anastasia

Mensaje por Eagle calm el Sáb Mar 16, 2013 2:40 pm

Me gusta mucho eso de que empieces por el pasado, siempre es preferible esto antes de que cueles estas escenas a modo de flashback trabando el paso de la historia.
Osea que la diferencia de edad entre Jacob y Anastasia es de casi tres años.
Supongo que la nena con la que jugaba Anastasia era Marta, y la Ana María era su madre, por lo que asumo que, la peque que estaba con Ana era la hermana menor de Marta.
"... al lado de casa. No era precisamente un parque, aunque a la mujer se le antojaba como algo similar."
Ahí podes evitar poner el punto poniendo
"...al lado de casa, el cual no era precisamente un parque, aunque a la mujer se le antojaba como algo similar..."
"―O me dejas peinarte, o te tragas la tierra―" que encanto XDD.
"...con una curiosidad palpable en su rostro. Sin embargo, ésta incrementó..." creo que ese "sin embargo" no viene muy a cuento. Podrías pone algo como "e incluso."
Espero ver pronto como sigue!
avatar
Eagle calm
Escudero de palabras

Mensajes : 249
Fecha de inscripción : 12/05/2012
Insignias :








Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Anastasia

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.